English中文Deutsch FrançaisItaliano日本語한국어Portuguêsру́сскийNederlands

Tal vez quieras indicar que no tienes televisión o recordar a los huéspedes que es posible que se encuentren con Misty, tu golden retriever, dando vueltas por la propiedad. Este tipo de detalles pueden suponer verdaderos problemas para algunos viajeros y, para otros, un aliciente para hacer una reserva. En cualquiera de los dos casos, se trata de información útil a la hora de decidir si tu alojamiento se ajusta a sus necesidades o no.

Por eso, desde ahora, cuentas con más herramientas que nunca para aclarar esta información a los huéspedes y ayudarles a cumplir con sus expectativas antes de realizar una reserva, lo que hará que todos disfrutéis más de la experiencia y mejorará la comunicación entre vosotros.

Puedes utilizar las normas de la casa para establecer una serie de reglas que los huéspedes deberán seguir si quieren quedarse en tu alojamiento. En ellas puedes indicar si es posible fumar dentro o si está permitido hacer fiestas, por ejemplo. Además, hemos creado una herramienta que te permite compartir información más detallada sobre tu alojamiento: los huéspedes deberán indicar que la han leído atentamente antes de hacer una reserva. Juntas, todas estas funciones te permitirán describir tu espacio y lo que ofrece de la forma más exacta posible.

Para modificar tu anuncio y aprovechar estas novedades, solo tienes que seguir estos cinco sencillos pasos:

  1. Añade la información esencial sobre tu alojamiento
    Ve a la sección de las normas de la casa de la página para gestionar tu anuncio e incluye datos importantes para mejorarlo.
  2. Incluye las características del espacio
    Ahora es mucho más fácil informar a los huéspedes sobre detalles como el aparcamiento, las mascotas o las escaleras.
  3. Añade más información
    Cuando selecciones todas las características de tu espacio podrás incluir más detalles sobre ellas.

  4. Ponte en el lugar de los huéspedes
    En cada sección podrás utilizar un máximo de 140 caracteres para describir cómo es el alojamiento al detalle. Piensa en qué tipo de información te gustaría tener a ti si lo visitaras por primera vez. ¿Qué crees que deben tener en cuenta los huéspedes antes de tiempo para poder planear su estancia?
  5. Guarda los cambios
    No olvides guardar toda la información que hayas añadido para que aparezca en tu anuncio. Los viajeros tendrán que confirmar que lo han leído todo, incluidas las normas de la casa, para poder reservar tu alojamiento.