English中文Deutsch FrançaisItaliano日本語한국어Portuguêsру́сскийNederlands

Para continuar con su serie de recomendaciones acerca de cómo brindar una estancia inolvidable a los huéspedes de Airbnb, Debbie y Michael Campbell explican de qué modo pueden mejorar esta experiencia las guías de la casa. Los Senior Nomads se jubilaron hace cuatro años para dedicarse a viajar a tiempo completo, por lo que viven su día a día en alojamientos de Airbnb de todo el mundo. Ya han visitado 180 ciudades de 58 países distintos y han disfrutado de estancias en 135 espacios de la plataforma, donde se han sentido como en casa. Estos son los consejos que quieren compartir con nuestra comunidad de anfitriones:

Tu guía de la casa puede convertirse en una herramienta fundamental para garantizar tu tranquilidad y la de tus huéspedes, ya que en ella podrán encontrar respuestas a las dudas que les vayan surgiendo a diario (al menos, las que tengan que ver con tu alojamiento). Además, si los viajeros consiguen aclararlas con la guía, no tendrán que consultártelas.

Desde que comenzaron nuestras aventuras como viajeros a tiempo completo en alojamientos de Airbnb, cerca de la mitad de los anfitriones nos han dejado información útil para nuestra estancia por escrito. Siempre que lo hacen, lo agradecemos muchísimo. A veces, nos dejan una hoja plastificada o hasta un archivador repleto de folletos. Esto nos evita tener que llamarlos si el wifi no funciona o no conseguimos abrir la puerta, por ejemplo. Normalmente, nos basta con echar un vistazo rápido a la información que nos han dejado para solucionarlo. Lo mejor de todo es que la guía suele darnos las claves para desenvolvernos como dos vecinos más del barrio: tanto si necesitamos saber cómo contactar a los servicios de emergencias, como si simplemente queremos saber qué tiendas hay cerca de la casa o dónde podemos ir a tomar un buen café.

Recibir en persona a los huéspedes y enseñarles el alojamiento y todos los pequeños detalles que hay que conocer sobre él es una magnífica idea, pero, en ningún caso, puede ser un sustituto de una guía, ya que podemos estar distraídos y no escucharlo todo. Cuando llegue el momento de despedirnos y nos digas «llamadme si necesitáis algo», lo más probable es que no nos hayamos enterado bien de todo lo que has explicado, olvidemos algunas cosas y acabemos llamándote. Además, cuando el anfitrión no puede darnos la bienvenida en persona, contar con una guía se hace aún más necesario. Nuestra recomendación es que dejes por escrito todo lo que te parezca relevante contar a los huéspedes. Es lo que nosotros agradecemos encontrarnos a nuestra llegada.

¡Ayuda! ¡Fuego! Al igual que se hace en una habitación de hotel, debes dejar a los huéspedes información básica para situaciones de emergencia, lo cual incluye la dirección completa del alojamiento y unos datos de contacto para que puedan comunicarse contigo fuera de la plataforma de Airbnb. Los viajeros deben poder disponer de la dirección sin necesidad de consultar un teléfono móvil o Internet para poder facilitársela a los servicios de emergencias en caso de que fuera necesario. No olvides indicarles el número de los bomberos, la policía, los servicios de asistencia sanitaria y un dentista, así como la dirección y los datos de contacto de la farmacia más cercana y de la que se encuentre de guardia en la zona. También puedes apuntar el número de un servicio de taxis.

Información esencial. Además de incluir en la guía información imprescindible para casos de emergencia, aprovecha para explicar a los viajeros cuestiones que pueden ahorrarles tiempo y evitar confusiones. Puedes escribir el nombre y la contraseña de tu conexión wifi e indicar dónde se encuentra el router, por ejemplo. Si añades instrucciones sobre cómo utilizar la televisión, el equipo de música, la lavadora, el lavavajillas, el aire acondicionado, la calefacción y los electrodomésticos de la cocina, los huéspedes te lo agradecerán también. Si dispones de los manuales de instrucciones de los fabricantes de algunos aparatos, déjalos a mano, ya que normalmente vienen en varios idiomas. Este tipo de información nos ayuda a la hora de instalarnos en un nuevo alojamiento y contribuye a evitar que usemos los aparatos y electrodomésticos de forma incorrecta. Recuerda incluir detalles como dónde pueden encontrar sábanas limpias o productos de limpieza. Especifica también cuándo deben sacar la basura y cómo separarla si quieren reciclar para que disfruten de una estancia limpia y agradable.

Pequeños trucos. Explica a los viajeros las peculiaridades de tu alojamiento, aquellos pequeños detalles que solo conozcan quienes estén acostumbrados a vivir en él y que les ayuden a manejarse mejor en el espacio. Si, por ejemplo, hace falta dar un pequeño empujón a la puerta de la entrada para que se abra, es necesario dejar correr el agua unos minutos para que salga caliente, hay que pulsar un interruptor en la pared para encender el horno o el gato del vecino tiene la costumbre de entrar en casa por la ventana, cuéntaselo a los huéspedes. Comentarlo supone un trabajo añadido, pero hay que pensar que es practicar una postura difícil de yoga: cuesta un poco al principio ¡y luego sienta de maravilla!

Como en casa. Tener un mapa en papel en el que viene marcado claramente el lugar donde te encuentras ayuda mucho a situarse. También sirve para que los huéspedes se hagan una idea de qué hay cerca del alojamiento y puedan encontrar el camino de vuelta a casa si se quedan sin batería en el móvil. Te recomendamos que te acerques a una oficina de turismo y te lleves una docena de mapas o busques uno en Internet que esté bien e imprimas varias copias. Si vas a la oficina de turismo, también puedes aprovechar para coger folletos con un calendario de las actividades locales de cada mes (fíjate en que estén actualizados).

¡Gracias por adelantado! No hay nada que valoremos más que las recomendaciones de los anfitriones cuando nos sugieren dónde podemos ir a comer, de compras y a tomar una copa o qué podemos visitar y hacer durante nuestra estancia. Puedes recomendar a los huéspedes tiendas del barrio, mercados donde vendan especialidades locales, peluquerías, una pizzería que te encante o los tesoros ocultos de la ciudad que no deban perderse por nada del mundo. Si puedes, explícales también cómo funciona el transporte público y cuánto cuesta.

Hemos observado que cada vez más anfitriones tienden a incluir una guía en la página de su anuncio que también puede consultarse desde la aplicación para móviles. Es una excelente herramienta, pero si no tenemos una tarjeta en el teléfono válida para el país al que viajamos o acceso a Internet, no nos sirve de mucho. Disponer de este tipo de información imprescindible en papel resulta además muy útil y cómodo. En ese caso, ¿por qué no ofrecer ambos formatos? Aunque somos flexible y nos adaptamos, cuanta más información comparten los anfitriones con nosotros, más contentos estamos. ¡Nos vemos!