English  Español  中文 —  Deutsch  Français  Italiano — 日本語  한국어  русский  Português  Nederlands

Cuando un usuario duda de si hacer o no una compra, buscará referencias que le ayuden a tomar su decisión y ese comportamiento es precisamente lo que se denomina “demostración social.” Las evaluaciones en línea son un ejemplo habitual de este concepto y las encontraremos cuando busquemos cosas como cuáles son las mejores zapatillas para correr o dónde ir a cenar esta noche. Pero, ¿de qué forma califican los usuarios sus compras y experiencias en línea y qué conclusiones se pueden extraer de sus evaluaciones?

Cuando los usuarios están a punto de reservar o comprar algo, es muy habitual que busquen una opinión o a una persona que apoye su decisión. Una muestra, por mínima que sea, de que otros clientes creen que tomaron la decisión correcta al decantarse por ese producto puede ayudar a que los posibles participantes se decidan a reservar una experiencia.

Las buenas evaluaciones pueden aumentar tu credibilidad y responder a las preguntas que a los viajeros les surgen sobre tu experiencia. Cuando van a probar algo nuevo o viajan a un lugar del mundo poco conocido, los usuarios suelen mostrarse prudentes e interesarse aún más por las evaluaciones como método de demostración social.

Hemos detectado que muchos organizadores empiezan a aumentar el precio de sus experiencias cuando han obtenido suficiente demostración social como para atraer a otros posibles participantes e influir en su decisión. Te recomendamos leer Pricing Strategies for Experiences para que conozcas a Travis, un organizador que ha elaborado (en principio, para sí mismo) una serie de objetivos de evaluación que le permite ajustar sus precios en cada momento.  

Recomendación profesional: Si los viajeros ponen por las nubes un aspecto de tu experiencia que no mencionas en la descripción, ¡asegúrate de añadirlo para que los siguientes participantes cuenten con toda la información!

Recuerda: hay otras formas de demostración social

La demostración social para los posibles participantes va mucho más allá de las evaluaciones. Sin ir más lejos, tus fotos pueden reflejarla al mostrar a un grupo de viajeros pasándoselo pipa y aprendiendo en contextos interesantes.

¿Alguna vez has dirigido un recorrido, enseñado una habilidad o liderado una comunidad antes de que empezaras a organizar esta experiencia? Si ya has trabajado con más de 100 personas, ¡no dudes en indicarlo en la descripción! También puedes mencionar a algún participante, estudiante o asistente destacado con el que hayas colaborado en el pasado.

Photography experience airbnb“Empecé a estudiar fotografía nocturna el 11/12/00, el día después de que el fotógrafo se perdiera el precioso atardecer hawaiano el día de mi boda. Ahora que me dedico a ello profesionalmente, he enseñado mi pasión a más de 1700 personas” 
– Eric, organizador de la experiencia
SF Night Photo Workshop

 

 

Algunos organizadores crean un hashtag específicamente para que los viajeros puedan utilizarlo en Twitter o Instagram. Un hashtag es una manera divertida de que todos los participantes, pasados y futuros, puedan echar un vistazo a los momentos vividos en las experiencias pasadas.

¿Qué debes hacer si no dispones de “demostración social?”

¡Que no cunda el pánico! Las evaluaciones son solamente uno de los factores decisivos a la hora de que los viajeros tomen su decisión, pero existen muchos otros que están en tu mano. A continuación, te sugerimos algunos que puedes probar para crear una primera demostración social:

  • Plantéate establecer un precio inicial reducido.
  • Destaca en la descripción la calidad de la experiencia que ofreces.
  • Crea una oferta exclusiva para los primeros participantes.
  • Habla con tus contactos y pídeles que prueben tu experiencia y te dejen comentarios.

Recuerda seguir esforzándote en recibir evaluaciones incluso cuando ya vez hayas recibido varias de cinco estrellas. Las evaluaciones recientes también son muy valiosas, así que sigue prestando atención a este aspecto y no olvides animar a los viajeros a que dejen la suya.