中文EnglishDeutschFrançaisItaliano —  日本語한국어Portuguêsру́сскийNederlands

Hace ya un año que lanzamos el programa de Superhosts para reconocer y premiar a todos aquellos anfitriones que demuestran que la hospitalidad no tiene límites. En este corto periodo de tiempo, más de 86.000 miembros de la comunidad consiguieron esta categoría y, a día de hoy, 58.000 anfitriones lucen con orgullo su distintivo. No hay dos alojamientos iguales y lo mismo ocurre con las personas que se hacen cargo de ellos: son los detalles los que marcan la diferencia, desde los más sencillos hasta los más extraordinarios. Los Superhosts buscan la excelencia en todo lo que hacen, desde comunicarse con los huéspedes hasta demostrar su compromiso, ofrecerles una experiencia satisfactoria y realizar su labor de la mejor forma posible.

Para celebrar este p­rimer aniversario, hemos rediseñado la sección dedicada a los Superhosts, un recurso indispensable para conocer a fondo este programa. Allí encontraréis la historia de nuestros Superhosts destacados, Laney y Brent, de Portland, Oregón, y descubriréis qué les hace únicos. Además, queremos compartir con vosotros una historia muy especial: cuenta la historia de cinco Superhosts que, huésped tras huésped, siempre van un paso más allá. Podréis conocer a Bianca, Dora, Troy, Vonnie y Ray, claros ejemplos de la gran variedad de experiencias positivas que ofrece nuestra comunidad en todo el mundo.

Todos estos anfitriones disfrutan de ventajas exclusivas por ser Superhosts: entre ellas, poder contar con un distintivo en su perfil como prueba de su magnífica labor, recibir un cupón de 100 $­ para disfrutar de una estancia como huéspedes y cambiar de aires, atención al cliente prioritaria o un filtro de búsqueda para que los viajeros encuentren sus anuncios más fácilmente, además de otros privilegios, como asistir a eventos y encuentros con miembros destacados del equipo de Airbnb o descubrir en primicia algunos de los nuevos lanzamientos.

Regalar una estancia inolvidable a los viajeros no es tarea fácil y, aunque hay anfitriones estupendos que no son Superhosts, sigue emocionándonos comprobar el empeño que ponéis para mejorar y hacer felices a vuestros huéspedes. Por eso, queremos valorar vuestra creatividad, esfuerzo, empatía y pasión como os merecéis. ¡Gracias por todo lo que hacéis por la comunidad!