Aunque se pasen la vida viajando juntos, Nate y Amanda, de The Shalom Imaginative, han encontrado una forma distinta de sentirse como en casa en la carretera. Como fotógrafos especializados en bodas y retratos familiares, esta pareja intenta capturar la belleza de lo cotidiano, no solo en su trabajo, sino también en sus propias vidas. A pesar de que pasan la mayor parte del año viajando, ambos querían disponer de un espacio que les permitiera desconectar de sus ocupadas jornadas laborables y en el que disfrutar de la sensación de volver al hogar. Uno situado en Los Ángeles que, quizás, pudiera moverse con ellos.

¿Y qué mejor que una caravana clásica para llevar este estilo de vida? Nate y Amanda aprendieron solos a desmontar, remodelar y rediseñar a fondo su autocaravana de 5,5 metros de largo. ¿El resultado? Un espacio lleno de imaginación, creatividad y recuerdos de las aventuras vividas durante sus viajes. Además, mientras ellos están fuera, puede convertirse en un hogar lejos de casa para los huéspedes de Airbnb.

Before.Camper-216

 

Lo primero es lo primero: os pasáis los días viajando a raíz de vuestro trabajo como fotógrafos, captando momentos importantes en la vida de muchas familias. ¿Cuál es el significado de «hogar» para vosotros?

AMANDA: Hemos intercambiado una sonrisa de complicidad al oír la pregunta, porque es uno de los aspectos en los que más se centra nuestra fotografía cuando estamos retratando a familias en sus hogares. Lo primero que hacemos es preguntarles justo eso. No es algo fácil de contestar y nuestra respuesta puede sonar un poco cursi, pero nuestro hogar es cualquier sitio en el que podamos estar juntos y rodeados de la inspiración necesaria para trabajar o relajarnos: por ejemplo, un rincón en el bosque, en plena naturaleza, donde podamos dar rienda suelta a nuestra creatividad y disfrutar de un momento de paz. Nuestra caravana reúne todos esos requisitos. No es una casa en el sentido tradicional, porque siempre estamos moviéndonos de un lado para otro. Para nosotros, ha supuesto una forma fantástica de descubrir el significado del concepto de hogar y cómo reinventarlo por el camino.

NATE: Hace poco terminamos de reformar la autocaravana, así que de momento solo hemos hecho un viaje remontando la costa de California hasta Big Sur y Yosemite. Nuestra vida y nuestro negocio están muy entrelazados, así que la caravana es un lugar estupendo para desconectar. No hay una forma mejor de perderse y olvidarse de todo. Acampar también nos gusta, pero tener un espacio en el que explorar nuestra creatividad sin alejarnos de la naturaleza es increíble.

CAMPER-3

¿Qué os llevó a comprar una autocaravana y convertirla en vuestra casa?

AMANDA: Los dos somos fotógrafos, así que nos pasamos el día delante del ordenador cuando nos toca editar las imágenes. Tomar esta decisión nos permitió levantarnos de la silla y hacer algo productivo con nuestras propias manos. Nos encanta crear espacios atractivos, independientemente del formato. Siempre nos ha interesado la idea de tener un lugar en el que hospedar a otras personas y que poder compartir con otros artistas, por la misma razón por la que lo queríamos para nosotros: encontrar la inspiración y disfrutar de un poco de paz y tranquilidad.

NATE: Pienso lo mismo que Amanda. Lo más increíble de todo es que la descubrimos un día desde el coche, cuando íbamos de camino al cine. La vimos aparcada en una esquina y el precio era muy interesante, así que hablamos con los dueños y, en menos de 24 horas, ya era nuestra.

¿Teníais alguna experiencia remodelando espacios antes de embarcaros en este proyecto?

NATE: Con vehículos, no. Yo ya había hecho algún trabajo de construcción y de carpintería antes, así que eran tareas con las que me sentía cómodo. De electricidad y fontanería no teníamos ni idea: investigamos muchísimo en Google y en YouTube para aprender de otros manitas durante el proceso. Pensamos que nos llevaría unas dos semanas hacerlo todo. ¡Nada más lejos de la realidad! Cuanto más tiempo le dedicas, más te das cuenta de la cantidad de cosas que hay que hacer. La reformamos casi entera y tuvimos bastantes problemas con algunas fugas de agua… En total, tardamos seis meses, repartidos en los ratos libres que nos quedaban entre viaje y viaje. Pero aquí estamos, ¡con todo acabado!

¿Cómo describiríais el estilo que habéis creado para la caravana?

AMANDA: Bohemio, pero minimalista. Es tan pequeña que queríamos que fuera muy luminosa, clara y abierta. Pusimos unas pieles de oveja en los asientos delanteros. Pintamos las paredes de blanco y dejamos la madera vista. Utilizamos un impermeabilizante para el suelo: se suponía que era transparente, pero se volvió rojo intenso. Tuvimos que arrancarlo y volver a poner madera. También tenemos algunas alfombras marroquíes pequeñas que le dan un toque de color.

 

¿De dónde sacasteis los elementos para decorar vuestra casa?

AMANDA: Principalmente de tiendas locales y mercados de antigüedades, aunque también tenemos alguna reliquia familiar. Es toda una mezcla de cosas extraordinarias.

¿Cuáles son vuestras partes favoritas de la caravana? ¿Qué objetos tienen una historia especial detrás?

AMANDA: Quizás suene raro, pero… ¡el váter! Poder deshacernos del viejo, que era terrible, y añadir uno nuevo fue liberador. En cuanto a los objetos, la verdad es que hemos coleccionado bastantes con el tiempo. Queríamos llenar el espacio de plantas de los lugares que vamos visitando. Por ejemplo, nos hicimos con un cactus en Yosemite. También compramos cosas en tiendas de todo tipo. No sabemos muy bien cómo, pero la decoración terminó levemente tematizada con peces y arcoiris. Simplemente incluimos cosas de las que nos enamoramos al pasar, pero, al verlas juntas, parece que hay un nexo que las une y cuenta la historia de nuestra autocaravana.

¿Por qué decidisteis convertiros en anfitriones de Airbnb con vuestra nueva casa sobre ruedas?

NATE: Es un lugar en el que desconectar de nuestra ajetreada vida profesional, pero también nos encanta la idea de conocer a otros viajeros y artistas con los que compartir un espacio del que disfrutamos tanto. Cuando salimos a ver mundo, nos gusta quedarnos en alojamientos de Airbnb o en cualquier otro lugar que no sea la típica habitación llena de fotos de archivo con marcos horrorosos adornando las paredes. Y, volviendo a la definición de hogar, para nosotros no solo consiste en tener una cama en la que descansar. Hace tiempo que soñamos con tener varias propiedades en las que vivir durante nuestros viajes y, por supuesto, nos encantaría compartirlas con otros artistas y viajeros. Para nosotros, ese es el verdadero significado de «hogar».

Before.Camper-197


Fotografías: The Shalom Imaginative.

Sigue a Shalom Imaginative en Instagram @TheImaginative y no te pierdas sus aventuras a través de las etiquetas #HowardTravelJournal y #ToTellTheStoryofBeauty.