English Español 中文 Deutsch Français Italiano日本語 한국어 русский Português

 

A continuación encontrarás una serie de consejos y buenas prácticas para cumplir con los estándares de las experiencias online (¡e incluso superarlos con creces!) y captar la atención de quienes participen en la tuya. Para conseguirlo, recuerda seguir estos trucos antes de ponerte ante la cámara y durante cada sesión.

Es posible que ya domines el arte de ofrecer experiencias presenciales. Sin embargo, el formato online tiene sus particularidades, por lo que debes tener en cuenta aspectos diferentes. Aunque ya hayas configurado el sonido y el vídeo, tengas claro qué quieres poner en la página de tu experiencia, hayas adaptado tu precio y disponibilidad al nuevo formato y estés aprendiendo a usar Zoom, probablemente la parte más complicada de ofrecer una experiencia online sea ponerse delante de la cámara. 

A continuación encontrarás una serie de consejos y buenas prácticas para cumplir con los estándares de las experiencias online (¡e incluso superarlos con creces!) y captar la atención de quienes participen en la tuya. Para conseguirlo, recuerda seguir estos trucos antes de ponerte ante la cámara y durante cada sesión.

Entre bambalinas

Ser un anfitrión excepcional delante de la cámara depende en gran parte de todo lo que hagas detrás de ella. Ten en cuenta los siguientes aspectos cuando te prepares para ofrecer una experiencia online:

  • Vístete para la ocasión. Puede que algo que te siente fenomenal en persona no te favorezca en pantalla. Decántate por los colores lisos y deja a un lado las prendas blancas y negras, a rayas y con estampados o logotipos, ya que es posible que no se vean bien. 
  • Organízate. Seguro que quieres que los participantes preparen todo lo necesario antes de que comience la experiencia. ¿Por qué no predicas con el ejemplo? Antes de cada sesión, asegúrate de tener a mano todos los ingredientes, herramientas o artículos que vayas a usar.
  • Haz los deberes. Echa un vistazo a la lista de participantes y plantéate leer sus perfiles antes de la experiencia. Así te resultará más sencillo recordar sus nombres (¡e incluso de qué país son!), lo que les hará sentirse a gusto y más unidos a ti. 
  • Inspira, espira. Con frecuencia, los nervios nos hacen hablar rápido o ir a toda prisa, así que procura bajar el ritmo y hacer pausas de vez en cuando. Los participantes que tengan una lengua materna distinta de la tuya o necesiten más tiempo para completar alguna de las partes de la experiencia te lo agradecerán.
  • Deja a un lado el perfeccionismo. Los participantes quieren poder sentirse identificados con sus anfitriones. Recuérdales que eres una persona de carne y hueso, igual que ellos, reconociendo tus errores o afrontando con humor los momentos incómodos. No te comportes de un modo excesivamente formal o rígido; es mejor que adoptes una actitud segura y relajada.
  • Conquista a los asistentes con tu personalidad. Trátalos con cercanía. Haz tonterías. ¡Compórtate con naturalidad y diviértete! Plantéate tu experiencia como una conversación o actividad entre amigos (¡la única diferencia es que todavía no los conoces!), no como una clase o charla seria.
  • Colabora con un coanfitrión si lo necesitas. Los miembros de tu equipo pueden hacer que la experiencia online sea más dinámica y atractiva para los participantes. Pide a un coanfitrión que conteste a los mensajes que recibas por el chat o que maneje la cámara para que los asistentes no se pierdan nada.

Comportamiento ante la cámara

Demuestra a los participantes que conoces el tema al dedillo organizando tu experiencia como una historia con introducción, nudo y desenlace.

Divídela en capítulos y esboza la trama de cada uno para que los asistentes vivan momentos inolvidables y extraigan moralejas claras. ¡El éxito de todo relato depende de esto! Por ejemplo:

  • Capítulo 1. Quiero dejar claro que domino esta actividad y definir bien las expectativas para que los asistentes se sientan a gusto y tengan ganas de participar en la experiencia. Para ello, les hablaré sobre mi formación y les contaré qué tengo planeado. A continuación, haremos una dinámica para romper el hielo. 
  • Capítulo 2. Dejaré boquiabiertos a los participantes con tres trucos de magia que después les enseñaré paso a paso. Tras las explicaciones, cada asistente hará el truco y recibirá comentarios de sus compañeros. 
  • Capítulo 3. Cuando los participantes crean que les he desvelado todos los secretos de la magia, los sorprenderé con un truco más que no se esperarán y no podrán desentrañar. ¡Lo más probable es que nunca consigan reproducirlo! 

Cada capítulo debe incluir un momento inolvidable y tener un buen final. Según nuestros estudios, que la gente recuerde una experiencia o no depende de cómo esté planteado su clímax y de cómo termine. ¿Quieres que los participantes estén deseando enseñarles a sus amigos y familiares todo lo que han aprendido contigo? Introduce varios puntos álgidos a lo largo de cada sesión y planifica un final apoteósico. ¡Dales algo de que hablar!

 


¿Necesitas más información sobre las experiencias online? Echa un vistazo a estos artículos:

¿Qué son las experiencias online?

Cómo presentar una idea de una experiencia online

Cómo elegir los elementos visuales para tu experiencia online

Cómo configurar el sonido y el vídeo para tu experiencia online

Prepara tu casa para ofrecer una experiencia online

Cómo interactuar con los participantes de una experiencia online

Anticípate a cualquier imprevisto durante tu experiencia online