EnglishEspañol中文DeutschFrançaisItalianoPortuguês日本語한국어 русский

 

En estos momentos tan difíciles, queremos hacer todo cuanto está en nuestra mano para que los anfitriones ofrezcan experiencias seguras.  A continuación, encontrarás unas pautas que te ayudarán a limpiar e higienizar tu casa o el espacio donde se vaya a desarrollar tu actividad y cualquier equipo que proporciones a los participantes. Además, asegúrate de consultar y seguir las recomendaciones de limpieza de las autoridades gubernamentales o sanitarias de tu región.

 

El proceso de limpieza en 5 pasos

El proceso de limpieza en 5 pasos es un conjunto de prácticas de limpieza que recomendamos llevar a cabo a todos los anfitriones entre una experiencia y la siguiente, además de cumplir las leyes y recomendaciones locales.

  1. Prepara el material que vas a necesitar y ventila bien el espacio antes de empezar. 
  2. Limpia todas las superficies para quitar el polvo y cualquier rastro de suciedad.
  3. Desinfecta las superficies de contacto frecuente, los electrodomésticos y los equipos.
  4. Comprueba que el espacio está limpio y desinfectado a fondo.
  5. Déjalo todo listo para el próximo viajero y rellena o repón los productos que hayas gastado.

 

¿Limpiar y desinfectar son lo mismo?

Empecemos por lo más básico: es muy importante limpiar y desinfectar tu espacio antes de recibir a los viajeros. La limpieza y la desinfección son procesos independientes, y es fundamental que se lleven a cabo en el orden correcto.

  • Limpiar consiste en eliminar los gérmenes y la suciedad de las superficies; por ejemplo, frotar la encimera de la cocina o los fogones con un estropajo empapado en agua y jabón.
  • Desinfectar consiste en utilizar productos químicos para reducir la cantidad de gérmenes y bacterias; por ejemplo, rociar con un desinfectante químico las superficies de contacto frecuente, como los pomos de las puertas, los chalecos salvavidas, el equipo deportivo y los electrodomésticos de cocina. 

 

Paso 1: Preparación

Ventila antes de limpiar

  • Organismos como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomiendan abrir las puertas y ventanas y encender los sistemas de ventilación para aumentar la circulación del aire en el espacio antes de limpiar. 

Reúne los artículos de limpieza adecuados

  • Te recomendamos que utilices únicamente soluciones desinfectantes homologadas por las autoridades sanitarias de tu país o las entidades de control de tu región (por ejemplo, el Ministerio de Sanidad o la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas). 

Lee las instrucciones y advertencias de todos los productos

  • Consulta siempre todas las etiquetas para saber cuál es el principio activo de cada sustancia y cómo debes aplicarla. Si necesitas ayuda para entender mejor su contenido, comprueba lo que dicen las autoridades de tu región. Por ejemplo, en Estados Unidos puedes visitar el sitio web de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, mientras que en la Unión Europea, puedes recurrir a la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas.

Lávate las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos 

  • Si no es posible, utiliza un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol. 

Usa equipo de protección 

  • Antes de entrar en el espacio, puedes ponerte guantes desechables y un delantal o una bata, y llevar mascarilla o una protección facial de tela.

Saca toda la basura 

  • Si lo haces nada más empezar, evitarás que contamine el espacio una vez que lo hayas limpiado. Pon una bolsa nueva en cada cubo; te resultará más cómodo a la hora de deshacerte de los productos desechables que uses para limpiar. 

Desenchufa los aparatos eléctricos

  • Por tu seguridad, y para evitar que se estropeen, desconecta todos los aparatos electrónicos antes de limpiar. Aunque no estén en funcionamiento, los electrodomésticos que permanecen enchufados siguen conectados a la corriente. Si lo prefieres, también puedes bajar los plomos de la zona que vayas a limpiar.

IMPORTANTE

  • Plantéate usar un equipo de protección limpio (por ejemplo, mascarilla) antes de entrar en el espacio donde se vaya a celebrar tu actividad. Lee todas las etiquetas para entender cómo se usa cada sustancia química.

 

Paso 2: Limpieza

Limpia el polvo y barre o pasa la aspiradora

  • Procura pasar el polvo desde arriba hacia abajo para asegurarte de que no quedan restos de suciedad. Barre el suelo y pasa la aspiradora por las alfombras y la moqueta.

Limpia las superficies duras con agua y jabón. 

  • Limpia todas las superficies con las que entren en contacto los participantes para eliminar la suciedad, la grasa, el polvo y los gérmenes. En esta categoría se incluyen, por ejemplo, las encimeras, las mesas, los lavabos y fregaderos, los armarios de la cocina y el suelo. Cuando pases la fregona, empieza en la esquina más alejada de la puerta y ve desplazándote hasta esta. Al terminar, tira el agua por un desagüe que todavía no hayas limpiado.

IMPORTANTE

  • No te toques la cara mientras limpias para evitar la propagación de los gérmenes.

 

Paso 3: Desinfección

Después de limpiar una superficie, rocíala con desinfectante en espray 

  • Incide en todas aquellas zonas que se tocan con frecuencia (como los pomos de las puertas y electrodomésticos de cocina). Desinfecta los aparatos electrónicos siguiendo las instrucciones del fabricante. 

Deja que el desinfectante actúe durante el tiempo que indique la etiqueta

  • Es importante seguir las instrucciones para que las sustancias químicas eliminen todos los gérmenes posibles y lograr así una desinfección eficaz.

Deja secar al aire

  • Si secas la superficie antes de tiempo, no hay garantía de que el producto haya eliminado los patógenos para los que está indicado. Cuando sea posible, deja que la superficie se seque al aire.

IMPORTANTE

  • Lee todas las etiquetas para asegurarte de que estás utilizando los productos químicos adecuadamente.

 

Paso 4: Comprobación

Revisa la lista de tareas de cada habitación

  • Comprueba que has completado todos los pasos en cada habitación para asegurarte de que queda limpia y desinfectada.

Verifica que las superficies de contacto frecuente están desinfectadas

  • Si se te ha olvidado algún detalle, este es el momento de ponerle remedio.

 

Paso 5: Reposición

Tira los productos desechables y lava bien los reutilizables

  • Deshazte de todos los artículos que sean de un solo uso, como las toallitas desinfectantes, y limpia los reutilizables, como los paños, trapos y estropajos, a la máxima temperatura recomendada.

Quítate el equipo de protección de forma segura cuando hayas acabado de limpiar

  • Deséchalo o lávalo según las instrucciones de cada artículo.  

Lávate las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos

  • Si no es posible, utiliza un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.  

Deja productos de limpieza a mano para los viajeros

  • Para asegurarte de que están cómodos durante la experiencia, déjales productos como pañuelos de papel, guantes desechables, espray o toallitas desinfectantes, gel hidroalcohólico y un bote extra de jabón de manos. 

Inspecciona todas las habitaciones y asegúrate de que está todo listo para la siguiente experiencia

  • Imagina que eres uno de los participantes y entras al espacio por primera vez: ¿está todo en orden? 

Repón los productos de limpieza que has gastado

  • Comprueba la fecha de caducidad de cada uno y rellena o repón los envases para tenerlos listos la próxima vez que vayas a limpiar. 

 IMPORTANTE 

  • Mantén las sustancias químicas fuera del alcance de los niños.

 

Adapta las zonas accesibles de tu espacio

Sabemos que algunas experiencias se desarrollan en espacios concretos de la casa.  Encontrarás más información sobre cómo limpiar cada una de las estancias de tu vivienda a las que tengan acceso los participantes en esta página.  Esta guía incluye listas de tareas de limpieza y otras recomendaciones sobre cómo preparar tu espacio a conciencia.  Además de ponerlas en práctica, quizás también puedas limitar el acceso de los viajeros a determinadas zonas de tu espacio para reducir las posibilidades de contagio.