English —  Español — 中文 —  Deutsch —  Français —  Italiano — 日本語 —  한국어 —  русский — Português — Nederlands

Ian, inversor profesional, empresario, presentador a tiempo completo y anfitrión a tiempo parcial de After Dark in the Village y Holiday Shopping in the Gay Village! en Montreal, lanzó su experiencia con la esperanza de ampliar el alcance de su comunidad. «Empecé en verano con el objetivo de conocer a 250 nuevas personas, pero sobrepasé los 500 viajeros de todo el mundo», explica Ian. Sigue leyendo para descubrir cómo adapta Ian sus experiencias para conectar con los viajeros que visitan Montreal a lo largo del año, incluso en los fríos meses de invierno.

 

¿Puedes hablarnos de tu pasado y de cómo influyó en quién eres y lo que haces ahora?

Me crié en una familia militar, que se mudaba cada par de años. Estuve en contacto con muchas personas y lugares diferentes, que despertaron mi curiosidad infantil. Mi familia organizaba muchas funciones, formales e informales. Yo adoraba esas fiestas.

Tras mis inicios como secretario de prensa en Parliament Hill (la sede del Parlamento de Canadá), creé una agencia de asuntos públicos, donde dedicaba mucho tiempo a explicar la política canadiense en la televisión, la radio y los periódicos. Era un trabajo estimulante, pero agotador y, tras casi diez años, decidí apartarme de todo y pensar realmente en lo que me motiva y en el tipo de lugar que quiero ocupar en el mundo. Los conceptos de hospitalidad y apertura no dejaban de resonar en mi cabeza como valores centrales, así que desarrollé una serie de charlas y rutas dedicadas a la comunidad queer. Se trata de una combinación de puntos destacados y anécdotas históricas relacionadas con el ambiente, que sirven para ilustrar a la comunidad y dar a conocer nuestra lucha por la salud, los derechos y el reconocimiento social. Mis experiencias siguen el estilo y espíritu del festival Jane’s Walks, donde se ofrecen rutas guiadas a cargo de ciudadanos que desvelan historias ocultas. Recibo a gente de todo el mundo para que aprenda conmigo sobre la comunidad LGTBQ2S de Montreal y Canadá.

¿Qué te motiva a organizar una experiencia?

La razón que me lleva a seguir organizando mi experiencia es conocer gente estupenda de todo el mundo. Creo que hay muchos anfitriones que, como yo, se dedican a su profesión durante el día y a los que luego les encanta conocer y ayudar a los viajeros.

Las evaluaciones y comentarios de los viajeros que han ido de visita o de compras conmigo también son un gran aliciente. Los viajeros hacen grandes preguntas, que me obligan a pensar sobre mi comunidad de nuevas maneras. ¡También les encantan las sugerencias y opiniones prácticas! Mis precios son bastante bajos y asequibles, pero también está la motivación de conseguir algo de dinero extra, que me permite hacer donaciones adicionales a varios grupos de activistas queer locales.

Organizar experiencias también me ayuda a ser mejor orador, escritor e investigador. Desde que puse en marcha la ruta, he tenido que encontrar nuevas historias y formas creativas de unir el pasado y el presente de la localidad.

He visto que has actualizado tu experiencia para la temporada baja de Montreal y que ahora ofreces una ruta de compras de Navidad. ¿Te ha ayudado a conseguir reservas?

La gente está de buen humor en Navidad y a mí me encanta ir de compras, por lo que me resulta natural seguir ofreciendo la experiencia durante, al menos, parte del invierno. El espíritu navideño gira en torno a las relaciones sociales y las experiencias de Airbnb me ayudan a relacionarme con viajeros que buscan un enfoque LGTBQ especial y una cara amable en un lugar lejano.

¿Qué factores crees que contribuyen a tu éxito?

Mis experiencias están respaldadas por mucha práctica. Recomiendo empezar siempre con un simulacro de cualquier nueva experiencia.  

También aprecio los comentarios inmediatos que recibo durante una experiencia. Me permiten comprobar si los viajeros lo están pasando bien o no. Así puedo cambiar y adaptarme. Escucho con los ojos. De este modo, entiendo mejor qué está pasando. Tengo en cuenta la dinámica de grupo, si la gente entiende lo que estoy diciendo y qué espera obtener de la experiencia.

¿Qué te ha enseñado organizar experiencias?

En mi experiencia After Dark, los participantes se clasifican en dos grandes grupos: los que quieren descubrir la historia y la economía de la localidad queer mientras pasan un buen rato y los que solo buscan morbo. Hay que encontrar la forma de hablar sobre el VIH/sida con sutileza, sin aguar la fiesta, porque sería inapropiado no mencionar algo tan importante en nuestra historia durante una ruta por la localidad. He descubierto que es difícil hacer todo esto bien con un grupo grande, por lo que he reducido el tamaño de mis grupos. Así puedo entender mejor por qué ha elegido mi experiencia cada participante y asegurarme de cumplir sus expectativas.

¿Conoces a otros anfitriones de experiencias?

Me encanta apuntarme a otras experiencias: hice «intercambios» con otros anfitriones al principio. Si quieres ser buen anfitrión, deberías participar en otras experiencias. También formo parte del grupo Experiencias de Montreal en Facebook, donde mantengo el contacto con otros anfitriones. También ha habido algunas reuniones presenciales. Disponer de una red de apoyo es práctico.

¿Has hecho alguna conexión interesante con los viajeros?

¡Mis viajeros son increíbles! Mantengo el contacto con muchos de ellos. Incluso colaboré una vez a resolver un caso de inmigración de una lesbiana nigeriana. A veces, los viajeros me envían mensajes después de la experiencia y quedamos para tomar café. En Montreal, es habitual recibir viajeros que están en la ciudad varios meses. Aprovechan mi experiencia como introducción a la comunidad queer y a veces les sirve para orientarse en esta gran localidad. Después, les resulta más fácil desenvolverse.

¿Quieres leer la historia del éxito de otro anfitrión? Descubre cómo Robby lanzó una experiencia de calidad en tan solo 6 meses.