English  Español  中文 —  Deutsch  Français  Italiano — 日本語  한국어  русский    Português — Nederlands

Una de las dificultades a la hora de publicitar una experiencia es llegar a las personas interesadas. También es importante encontrar personas que promocionen la experiencia por nosotros, ya que las recomendaciones personales suelen ser mucho más eficaces que la publicidad. Encontrar colaboradores te servirá para cumplir ambos objetivos.

Plantéate lo siguiente: ¿qué otras personas tienen contacto con la gente a la que podría interesarle lo que tú ofreces? Podrían ser una fuente fiable de participantes para tus experiencias.

A continuación, te proponemos algunas ideas:

Anfitriones de alojamientos de Airbnb

Los anfitriones de experiencias a menudo consiguen más reservas si tienen relaciones consolidadas con anfitriones de alojamientos locales que tienen contacto con muchos huéspedes, a los que a menudo recomiendan cosas que hacer. Promocionar tu experiencia también podría beneficiarlos a ellos si los participantes se lo pasan bien en tu experiencia. Para entrar en contacto con anfitriones de alojamientos locales, puedes asistir a los encuentros de Airbnb en tu ciudad. Laura Norcia, anfitriona de The Roman Darkroom en Roma, deja tarjetas de visita de su experiencia a todos los anfitriones de Airbnb que conoce.

Agencias de viajes, páginas web de turismo y recepcionistas de hotel

Es su actividad diaria, estos grupos se encargan de poner a los visitantes en contacto con la oferta de actividades locales, y tu experiencia podría convertirse en un recurso más que ofrecerles.

Organizadores de congresos y reuniones

Al igual que los anfitriones de alojamientos de Airbnb, los organizadores reciben a muchos visitantes y a veces les ofrecen actividades locales. Quizás quieran recomendar tu experiencia a los asistentes del evento, o regalarles la experiencia para premiar su asistencia.

Organizaciones sin ánimo de lucro

Los grupos locales que trabajan en el ámbito social también podrían estar interesados en promocionar tu experiencia si a cambio donas parte de los beneficios, especialmente si trabajan en una causa relacionada con tu experiencia. Por ejemplo, una organización que trabaje en el ámbito de la justicia alimentaria podría asociarse con una experiencia que consista en una clase de cocina o una cena. Las organizaciones con muchos miembros, como los grupos de cicloactivismo, pueden incluir tu experiencia en sus materiales si les ofreces un descuento a sus miembros.

Las organizaciones sin ánimo de lucro también suelen aceptar donativos en especie para incluirlas en sus subastas para conseguir fondos. Puedes donar algunas plazas en tu experiencia para darte a conocer y hacer algo por la comunidad (y, además, suele ser desgravable).