English —  Español — 中文 —  Deutsch —  Français —  Italiano — 日本語 한국어 русскийPortuguês  — Nederlands

Poder decidir todos los detalles que conforman tu experiencia significa que también puedes desarrollarla e incorporar cambios con frecuencia. Al fin y al cabo, tú eres quien tiene la última palabra. Si escuchas la opinión de los participantes, podrás aprender mucho de lo que te cuenten a medida que vayas ganando experiencia como anfitrión. Son ellos quienes pueden darte la clave sobre aquello que funciona bien en tu experiencia y los aspectos que aún puedes perfeccionar. Si te centras en seguir mejorándola, conseguirás dar con la fórmula perfecta para que los viajeros la disfruten al máximo, lo que te permitirá conseguir más evaluaciones positivas y, probablemente, más reservas.

Al empezar la visita guiada, siempre pregunto a los participantes por qué han reservado la experiencia. Ellos responden que buscan participar en una actividad fuera de lo común. Por eso, procuro ofrecerles algo único que normalmente no puedan encontrar por su cuenta. Intenté crear una visita que fuera algo más interesante que lo que ya se ofrecía, y me funcionó bastante bien. Se apuntan personas de todo el mundo interesadas por conocer cosas nuevas. —Gabriela, anfitriona de Get to know Little Africa en Río de Janeiro.

¿Quieres darle un empujón a tu actividad como anfitrión? Lee las tres estrategias que te proponemos a continuación para que los viajeros que participen en tu experiencia te cuenten qué opinan de ella y te ayuden a mejorarla.

Reevalúa tu experiencia con frecuencia

Puedes marcarte una fecha, como el primero de cada mes, para echar un vistazo a las opiniones, preguntas y comentarios que has recibido de los participantes de tu experiencia. Dedicar un momento a analizar estas observaciones con cierta regularidad puede ayudarte a identificar aspectos que se repitan en muchas de ellas e introducir cambios que mejoren la experiencia de los futuros participantes. También puede servirte para evitar modificar innecesariamente elementos que te haya comentado una sola persona.

Evalúa cada una de las fases en las que se divide la experiencia

Cuando analices esta información, ten en cuenta el tipo de preguntas que te plantean los participantes y cómo se comunican contigo antes de veros en persona, durante las presentaciones, mientras se desarrolla la actividad en sí, en el momento de las despedidas y después de que finalice la experiencia. Fíjate bien en todos los aspectos que puedan ayudarte a mejorar. Puedes hacerte algunas preguntas como las siguientes:

Antes de la experiencia

○   ¿Los participantes siempre te hacen las mismas preguntas antes de reservar o de que empiece la experiencia?

○   Echa un vistazo a tus reservas. Si ofreces tu experiencia distintos días a la semana o con horarios diferentes, ¿cuáles son los más populares? ¿Cuáles suelen reservar los usuarios y con cuánto tiempo de antelación?

○   ¿Qué hacen habitualmente los participantes en las horas inmediatamente anteriores a la experiencia?

○   ¿Los participantes te preguntan dudas poco antes de que empiece la experiencia, como cuál es el punto de encuentro o qué deben llevar?

Durante las presentaciones

○   ¿Tienes la impresión de que los participantes no sabían muy bien cuál era el punto de encuentro?

○   ¿Llegan preparados y a la hora?

○   ¿Qué suelen preguntarte o qué les preocupa principalmente al llegar?

○   ¿Tienes la impresión de que a algunas personas les lleva un poco más de tiempo coger confianza contigo y con los demás participantes?

○   ¿Qué suelen preguntarte durante el desarrollo de la experiencia que te gustaría que tuvieran claro desde el principio?

Mientras se desarrolla la actividad

○   ¿Hay algún momento durante la experiencia en el que los participantes se sienten sorprendidos? ¿Qué incluye?

○   ¿Crees que los participantes se encuentran con algún problema o dificultad en determinados momentos de la experiencia?

○   ¿Te parece que hay momentos en los que hay un pequeño «bajón» en la experiencia o en los que se aburren los participantes?

○   ¿Hay alguna parte concreta de la experiencia que interese o entusiasme particularmente a la gente?

El momento de las despedidas

○   ¿Los participantes no se marchan cuando acaba la experiencia? ¿Saben realmente que esta ha terminado?

○   ¿Hacen alguna pregunta específica al final?

○   ¿Puedes recomendarles alguna otra actividad que para que puedan seguir disfrutando de la zona al terminar tu experiencia?

Tras la experiencia

○   ¿La comparten los participantes en redes sociales? ¿Les has dicho cuál es tu nombre de usuario en redes y qué hashtag pueden utilizar?

○   ¿Has seguido en contacto con los participantes y les has invitado amablemente a dejarte una evaluación? De ser así, ¿lo han hecho? Si no te la han dejado, ¿qué puedes hacer para conseguirlo?

○   ¿Qué suelen mencionar los participantes en sus evaluaciones? ¿Comentan cuáles son las mejores partes de la experiencia?

Cuando empezamos, pedimos a nuestros amigos que reservaran la experiencia. Esto nos permitió saber qué opinaban, plantearnos la necesidad de cambiar los horarios para evitar las horas de calor del mediodía, empezar a ofrecer a los participantes algo de picar y crema de sol y entender que la demanda era más alta los fines de semana. —Jessie y Thomas, anfitriones de The Hollywood Sign Hike en Los Ángeles

Puedes tomar nota de las respuestas a estas preguntas y fijarte en qué elementos se repiten. Por ejemplo, si te das cuenta de que muchos participantes tienen problemas para saber cuál es el punto de encuentro, puedes buscar la forma de explicárselo mejor en el anuncio. Si les parece particularmente interesante una parte de la experiencia, también puedes intentar reflejarlo en la descripción que publiques en la plataforma.

Para sacarle un mayor partido a tu experiencia, puedes aplicar estas dos premisas:

○   Modifica la descripción para que destaquen las partes que más gustan a los participantes y aclara cualquier aspecto que suela resultarles confuso.

○   Experimenta con los precios. Recuerda que puedes establecer tarifas diferentes para distintas fechas y horarios. Si observas, por ejemplo, que hay más usuarios que reservan los sábados en comparación con los miércoles, puedes reducir la tarifa de los días con menos demanda.

Si ya has mejorado tu experiencia gracias a los comentarios de personas que han participado en ella, nos encantaría que nos lo contaras. Escríbenos, ¡somos todo oídos!