English中文Deutsch FrenchItaliano日本語한국어Portuguêsру́сский Nederlands

 

¿Alguna vez te has planteado convertirte en anfitrión de Airbnb pero nunca has sabido por dónde empezar? ¡Pues estás de suerte! Para ayudarte a dar los primeros pasos, hemos preguntado a algunos de nuestros anfitriones con más éxito qué cosas les habría gustado saber antes de recibir su primera reserva. Esto es lo que nos han contado:

Deja claras las expectativas

Cada persona se anima a hospedar por razones muy distintas. Algunos utilizan el dinero que ganan para pagar las facturas, para invertirlo en sus vacaciones o para ahorrar de cara al futuro. Otros disfrutan conociendo a gente nueva, compartiendo historias con ellos y ayudando a los huéspedes a disfrutar de un viaje inolvidable, enseñándoles cosas que solo un habitante local puede saber. Antes de crear un perfil, piensa en qué te gustaría sacar de la experiencia y asegúrate de hablarlo tanto con tus vecinos como con cualquier persona con la que vivas. Es importante que dejes claro con qué frecuencia piensas hospedar, que crees unas normas de la casa para que los huéspedes las cumplan y que te familiarices con recursos como la Garantía al anfitrión de 800 000 € o el Seguro de protección para anfitriones, con una cobertura de hasta un millón de dólares.

Hazte un perfil

Cuando tengas todo lo anterior claro, será el momento de crear un perfil. Aunque a veces nos pueda resultar incómodo y complicado hablar de nosotros mismos, es importante aprovechar esta oportunidad para destacar qué te hace especial. Un perfil bien estructurado puede convertirse en la mejor carta de presentación. Puedes explicar de dónde eres, a qué te dedicas, cuáles son tus aficiones o cuál es tu comida, tu película o tu grupo favorito, por ejemplo: es más probable que los huéspedes reserven tu alojamiento si encuentran algún punto en común contigo. Sé natural y descríbete igual que cuando conoces a alguien en persona por primera vez. Además del texto, no olvides incluir una foto para que los huéspedes te pongan cara.

Crea un anuncio

Lo siguiente es ponerte manos a la obra con el anuncio. Cuando estés trabajando en él, no olvides incluir el contenido y las imágenes adecuadas, ya que es la clave para atraer a más viajeros. Un aspecto que la gente suele descuidar un poco es el título. Es importante que no sea demasiado genérico y que llame la atención de los huéspedes con algún detalle relevante. Por ejemplo, «Dúplex recién reformado cerca del Barrio de las Letras» suena mucho más interesante que un simple «Piso acogedor de dos habitaciones».

Elige las fotos para el anuncio

Las fotos también son determinantes a la hora de captar la atención de los viajeros. De hecho, los huéspedes suelen pasar más tiempo viéndolas que leyendo cualquier otra sección del anuncio. Piensa en cuáles son las cualidades más destacables de tu alojamiento, esos detalles que lo hacen interesante, y asegúrate de mostrarlos en la imagen de portada.

Fija un precio

Establecer el precio adecuado para tu anuncio es otro factor diferenciador que influirá muchísimo en tu experiencia hospedando. El primer paso en este sentido es que encuentres alojamientos parecidos al tuyo por la zona. Busca espacios en barrios con características similares al tuyo, con la misma cantidad de habitaciones, y luego echa un vistazo a las evaluaciones para ver si mencionan algo sobre el precio. A veces, los huéspedes hacen comentarios si el alojamiento era económico, demasiado barato o demasiado caro. Puedes usar todos esos datos para encontrar un precio estándar que se ajuste a las expectativas de los viajeros. Si quieres fijar una tarifa distinta para los fines de semana, puedes hacerlo manualmente o utilizar la herramienta de Precios inteligentes.

Escribe una descripción

Una descripción exhaustiva de tu alojamiento puede ayudarte a mostrar a los viajeros lo mucho que te importa tu casa y hacer que ellos mismos se imaginen fácilmente cómo sería pasar unos días allí. Una gran parte de los anfitriones que suelen recibir bastantes reservas opta por dividir la descripción del anuncio en varias secciones para poder hablar sobre el espacio en sí, los servicios que incluye, el barrio en el que se encuentra, cómo llegar hasta la zona o cualquier otro dato que pueda ser interesante para los viajeros. También es importante que expliques cómo gestionas el proceso de llegada y de salida del alojamiento. Cuando los huéspedes viajan desde muy lejos, lo último que quieren es encontrarse ante la incertidumbre de tener que dar con tu casa solos o de descubrir por sus propios medios cómo entrar. ¡Y pasa lo mismo cuando se marchan! Si les dejas claro desde el principio cómo y cuándo dejar el alojamiento, puedes ahorrarte muchos dolores de cabeza.

Recibe a los huéspedes

¡Ahora que has publicado tu anuncio viene la parte emocionante! Si no quieres activar la Reserva inmediata, prepárate para recibir mensajes de huéspedes interesados en tu alojamiento. Es muy importante que les respondas lo antes posible, así que tendrás que decidir si aceptas o rechazas sus solicitudes relativamente rápido. Recuerda que si dejas que caduquen cuatro solicitudes de reserva o consultas consecutivas al no responderlas, es posible que Airbnb desactive tu anuncio temporalmente. Para no dejar pasar ni un mensaje, es recomendable que te descargues la aplicación para móviles de Airbnb o que actives las notificaciones por SMS para recibir los mensajes de los huéspedes en tu teléfono.

Deja el alojamiento listo para la estancia

Un espacio limpio y ordenado es esencial para causar una buena primera impresión y hacer que los huéspedes se sientan a gusto durante el resto de la estancia. Los anfitriones con más experiencia van un paso más allá e incluyen algunos elementos adicionales para recibir a los viajeros con un toque más personal. Por ejemplo, algunos dejan una nota de bienvenida escrita a mano e información sobre cómo utilizar la cafetera o el wifi. Cualquier detalle, por pequeño que parezca, puede marcar la diferencia y conseguir que los huéspedes se sientan como en casa.

Cobra

Recibir el dinero que tanto te has esforzado en conseguir es una de las partes más gratificantes de hospedar. El proceso es sencillo: los huéspedes pagan cuando hacen la reserva y Airbnb te envía el dinero 24 horas después de que lleguen al alojamiento. Puedes elegir entre varias opciones de cobro, como transferencias bancarias o Paypal, por ejemplo.

Escribe una evaluación

Por último, pero no por ello menos importante, están las evaluaciones. La confianza es uno de los pilares de la comunidad de Airbnb y el sistema de evaluaciones es imprescindible para conseguir afianzarla, permitiendo que otros anfitriones sepan qué tipo de personas van a hospedarse con ellos. Cuando finalice una reserva, te pediremos que escribas una evaluación sobre tus huéspedes. Es esencial que sea sincera, exhaustiva y razonable. Ellos también podrán dejar una para ti y valorar distintas categorías relacionadas con tu anuncio con estrellas, como la limpieza, la ubicación, la calidad o la veracidad de la descripción, entre otras.

¡Disfruta de la experiencia!

Esperamos que esta lista te resulte útil antes de lanzarte a ser anfitrión y que te permita entender desde el principio qué aspectos son vitales para que tus reservas sean todo un éxito. Si necesitas más información y consejos prácticos sobre alguno de ellos, echa un vistazo a nuestros recursos para anfitriones.