English Español中文 Deutsch Français Italiano日本語 한국어 русский Português Nederlands

Si tu primera experiencia se desarrolla sin problemas y te gusta cómo va, tal vez sea el momento de dar el siguiente paso para ampliar tu actividad: añadir una nueva experiencia a tu colección.

Pregúntate si tienes tiempo para diseñar una nueva experiencia y lograr que sea un éxito. Analiza estos tres anfitriones y la forma en que decidieron ampliar su alcance:

Abby es anfitriona y directora de cine en Londres con amplios conocimientos sobre localizaciones cinematográficas famosas. Ofrece un producto especializado: un paseo cinematográfico por la ciudad. Le encanta organizarlo, pero no recibe tantas reservas como quisiera. Con el fin de desarrollar una actividad empresarial más amplia y sostenible, Abby decidió crear una experiencia que atrajera a un público más numeroso. Puso en marcha una sesión de fotos en localizaciones de películas famosas, que tuvo mucho éxito.

Charles organiza una experiencia en París en el Louvre, que cierra los martes. Quería poder recibir reservas ese día de la semana, por lo que creó una nueva experiencia, un paseo histórico por París, que también organiza los días en que el Louvre está demasiado concurrido.

Melissa publicó un recorrido en autobús vinícola y una experiencia náutica en Airbnb en 2018, que comenzó a crecer de inmediato. Para evitar saturarse, invirtió en un vehículo de mayor tamaño y añadió un coanfitrión. Una vez que la experiencia y el coanfitrión funcionaban sin problemas, comenzó a organizar más experiencias y añadió otro coanfitrión.

¿Crees que estás a punto para comenzar una nueva experiencia? Primero, determina tu categoría.

Crea una nueva experiencia en la misma categoría 

Diseñar una nueva experiencia puede significar simplemente hacer pequeños cambios a tu experiencia actual para hacerla más accesible a nuevos tipos de viajeros. Por ejemplo, puedes crear una nueva versión de tu experiencia que sea apta para familias u ofrecerla en un idioma diferente.

Puedes probar con nuevos formatos de tus experiencias que resulten más cortos o económicos. Si tu experiencia actual tiene lugar durante el día, plantéate añadir una por la noche para captar viajeros con preferencias distintas. Si tu experiencia gira en torno a una actividad, como el surf o la sombrerería, puedes ofrecer diferentes niveles de conocimientos (para aficionados principiantes, intermedios o avanzados).

También puedes reproducir tu experiencia actual en una nueva ubicación. Por ejemplo, si organizas una caza del tesoro en un museo, puedes crear una nueva en otro museo. Podrías cambiar el tema de tu experiencia, ampliando una cata de vinos para convertirla en una degustación de champán, por ejemplo, o darle carácter navideño.

Accede a una nueva categoría 

Si tienes varias habilidades o eres titular de una empresa afianzada, puedes experimentar al crear una experiencia en una nueva categoría. Los empresarios con la sensibilidad necesaria para identificar oportunidades de mercado pueden crear experiencias para suplir cualquier carencia. Presta atención a la oferta actual. Incluso puedes preguntar a tus propios viajeros qué actividad les gustaría hacer en la zona o qué creen que falta.

Cuándo lanzar tu experiencia

La temporada baja es la mejor época para crear una nueva experiencia. Tendrás margen para pensar en el concepto que deseas diseñar. Dispondrás del tiempo necesario para seleccionar y desarrollar el contenido de la experiencia y programar la logística.

Sin embargo, según las circunstancias, es posible que te interese hacer hueco durante la temporada alta para lanzar una nueva experiencia. Presta atención a las tendencias y, si la demanda aumenta repentinamente en tu categoría o tu tipo de experiencia, intenta aprovecharla. También, puedes descubrir si tu coanfitrión rinde especialmente bien y tener más margen de maniobra. 

Déjate inspirar por estos anfitriones para dar el siguiente paso y empezar una nueva experiencia.