English  Español  中文 —  Deutsch  Français  Italiano — 日本語  한국어  русский  Português  Nederlands

Deo lleva un montón de años siendo anfitrión en Barcelona y siempre se esfuerza por ir un paso más allá y superar las expectativas de los grumetes que le acompañan a navegar por el Mediterráneo en su experiencia Capitán Deo. Cuando tiene que enfrentarse a algún imprevisto, gira el timón para rodearlo y deja a sus acompañantes con la sensación de que hay una persona velando por ellos. ¡Deo siempre navega por un mar en calma, aunque aceche la tormenta!

Como tiene más de 355 evaluaciones (ha recibido a cientos de personas de todos los rincones del mundo y todos lo recomiendan), estábamos seguros de que se guardaba algunos truquillos de experto en hospitalidad en la manga. Aquí te dejamos unos cuantos consejos sobre los aspectos que él considera claves para el éxito:

¿Podrías poner algunos ejemplos de problemas inesperados a los que te has enfrentado al organizar tu experiencia y cómo los solucionaste para garantizar que todo el mundo se marchara con buen sabor de boca?

Para mí, el aspecto más importante de ser anfitrión es que debe gustarte tratar y estar con la gente. Es imprescindible que te guste socializar y conocer a gente de otros países y culturas.

Después, hay que ser profesional, flexible y estar preparado. Tener el barco limpio y listo para recibir a los viajeros es fundamental, y es lo que todos los que vienen a la experiencia esperan.

Por último, hay que recibir siempre a la gente con una sonrisa. Ayudará a que se sientan más cómodos y relajará el ambiente. El buen humor es fundamental y universal.

Si hay alguna persona que no se siente bien, hay que prestarle un poco más de atención, intentar animarla y estar atento para saber qué puede necesitar. Si ofrezco comida o tapas, procuro que sean de calidad (cuestan un poco más de dinero, pero merece la pena).

Además, puedes recomendar los sitios más interesantes, restaurantes o bares que conozco y otros lugares imprescindibles en Barcelona, y qué horas o días son mejores para visitarlos.

¿Cómo sueles darte cuenta de que los participantes no se encuentran cómodos o no están disfrutando? ¿Cómo lo solucionas?

En mi experiencia, el 95 % de las veces que alguien se encuentra mal es porque se marea en el mar (por suerte, son pocos los casos). Envío un correo electrónico el día anterior a la experiencia y les explico lo bien que viene tomarse una biodramina una hora antes de salir a navegar. Si les dan náuseas, procuro que se sientan cómodos y darles todo lo que necesitan por si vomitan (una bolsa para el mareo, agua, etc.).

¿Qué consejo le darías a otros anfitriones sobre cómo pueden seguir demostrando hospitalidad incluso cuando las cosas no salen según lo esperado?

Nunca debemos olvidar la suerte que tenemos de que hayan escogido nuestra experiencia y tampoco que la gente reserva con la esperanza de pasárselo bien. Hay que sentirse agradecidos porque nos escojan. Recibe a los asistentes con una sonrisa, trata de conocerlos a todos y muéstrate flexible.  

¿Quieres ver al Capitán Deo en acción? ¡Echa un vistazo a este vídeo!