English  Español  中文 —  Deutsch  Français  Italiano — 日本語  한국어  русский  Português  Nederlands

No cabe duda de que la experiencia que organizaba Melanie en la playa de Los Ángeles funcionaba estupendamente. Casi siempre estaba reservada. Sin embargo, Melanie empezó a sentirse agotada por lo complicado que se había vuelto organizar estos eventos. Entre otras cosas, tenía que contratar a músicos y preparar deliciosos platos veganos. Gracias a ello, los participantes disfrutaban de una experiencia inolvidable. Las personas que les veían en la playa se acercaban a preguntar y querían apuntarse también. A Melanie le encantaba conocer a gente nueva y servir de lazo de unión entre otras personas, pero empezó a preguntarse si era realmente necesario hacerlo varias veces a la semana. Estaba exhausta. Al terminar cada velada, se sentía sin ninguna energía. Si quieres saber cómo consiguió bajar el ritmo, centrarse más en ella misma y darle la vuelta a la situación, sigue leyendo para conocer su historia.

Empecé organizando la experiencia Sunset Beach Picnic, en la que preparaba un picnic con comida vegana al atardecer en la playa para las personas que se apuntaban y pedía a un grupo de músicos muy buenos que vinieran a amenizar la velada. Luego fueron apareciendo elementos externos que me hacían sentir la presión de competir (otros eventos que ofrecían también excelente comida y espectáculos). Organizar todos los detalles acabó convirtiéndose en algo muy estresante. No me sentía bien mientras lo hacía. Además, me di cuenta de que lo que la gente disfrutaba más no eran los aspectos más exclusivos de la experiencia, sino la compañía de otras personas y la posibilidad de conocerlas mejor.

Me llevó algo de tiempo cambiar. Tuve que plantearme seriamente qué quería que mi experiencia aportara a los participantes y qué era aquello que solo yo podía ofrecerles.

Melanie beach meditation airbnb

Soy logopeda, y había empezado a utilizar la meditación para trabajar con los niños y las familias que trataba y en mi vida personal, así que decidí que mi experiencia debía centrarse más en la meditación y en conectar con otras personas. Mi experiencia empezó a funcionar  realmente bien cuando se convirtió en una actividad más acorde con mis intereses y objetivos personales.

Me resultó especialmente revelador preguntarme a mí misma qué podía aportar más a los asistentes y qué podían sacar de la experiencia. Intenté imaginarme qué querrían sentir cuando participaran en ella.

He viajado por todo el mundo, a menudo sola, así que procuré recordar cómo me sentía mientras lo hacía. Sé lo importante que es bajar el ritmo, empaparse de un sitio nuevo y conocer a la gente del lugar. Los viajeros con los que fui encontrándome querían sentirse como en casa, como dice Airbnb.

Empecé a eliminar algunos elementos y me fui centrando cada vez más en crear conexiones entre personas y compartir con ellas aquello que me apasionaba: enseñarles a meditar y ofrecerles un espacio para desconectar y relajarse. Me di cuenta de que podía ayudarles a sentirse seguros, parar un poco y conectar con la naturaleza. Además, caí en la cuenta de que no hacía falta que incluyera detalles como una comida sofisticada o música en directo; bastaba con ofrecer una experiencia humana que les brindara lo que todos buscamos: conocer a otras personas y disfrutar de un momento agradable en la naturaleza.

Desde que decidí crear una actividad en consonancia con mi forma de vivir, me di cuenta de que mi experiencia funcionaba mucho mejor. Conseguía reservas y evaluaciones de cinco estrellas con mucha más facilidad y traía a los participantes adecuados: gente con los mismos intereses que yo. Me llevó algo de tiempo lograrlo, pero estoy encantada de no haber seguido con la experiencia que creé inicialmente. La que organizo ahora me resulta mucho más enriquecedora y está mucho más focalizada en facilitar que las personas descubran nuevas habilidades y herramientas que les ayuden a encontrar paz en sus vidas. Ahora tengo la impresión de que todo está en su sitio. Además, ¡acabo de crear otra experiencia para familias!

¿Tú también le has dado un giro a tu experiencia para poder hacer aquello que te apasiona? Nos encantaría que nos hablaras de ello. Envíanos tus consejos o cuéntanos tu historia. Es posible que podamos incluirlo en uno de nuestros próximos artículos.