English  Español  中文 —  Deutsch  Français  Italiano — 日本語  한국어  русский  Português  Nederlands

Hemos observado que los anfitriones con más éxito tienen algo en común: promueven el sentimiento de conexión en los viajeros y les preparan para una experiencia que les cambiará para siempre. Si aún estás empezando, te recomendamos buscar consejos para asegurarte de que quienes elijan tu experiencia sientan que pertenecen a un grupo. A continuación, te presentamos los pasos que han seguido los anfitriones más exitosos para crear experiencias mágicas. Puede que te ayuden a cultivar la sensación de seguridad, de pertenencia e incluso de transformación, lo que a menudo se traducirá en fantásticas evaluaciones de cinco estrellas y más reservas.

Las tres capas principales para crear un viaje mágico para los participantes de tu experiencia.

Paso 1: La confianza como base

Diseñar un entorno en el que todo el mundo se sienta como en casa requiere una base de confianza. Acuérdate de la última vez que asististe a una clase, acudiste a un evento o viajaste solo. ¿Recuerdas los nervios? Es normal sentirse fuera de lugar en un contexto nuevo o al aprender una nueva habilidad. Entregarse en cuerpo y alma puede resultar difícil cuando uno se siente vulnerable. El primer paso para dirigir una experiencia de éxito es asegurarse de que los participantes se sienten seguros y confían en ti como organizador, ya que esto es la base.

Amelia es la compañera ideal para esta experiencia. Es una guía con muchas habilidades que se esfuerza en explicar y demostrar todo para asegurarse de que todo el mundo está cómodo y se divierte.

– John, sobre su experiencia con la anfitriona de Hollywood by Horseback

Sentir que el anfitrión se preocupa por ti puede ayudar a generar un sentimiento de seguridad y confianza. Por eso, te recomendamos memorizar los nombres de los participantes y hablar con ellos frecuentemente durante el viaje. Cuando alguien sabe cómo nos llamamos, nos sentimos apreciados. Da la bienvenida a los viajeros llamándoles por su nombre y piensa en cada uno de ellos como una posible amistad.

Consejo rápido: Antes de que lleguen los participantes, mira su perfil para memorizar cómo se llaman. Cuando lo conozcas en persona, repíteles su nombre para acordarte mejor después. Por ejemplo: «¡Muchas gracias por venir desde Detroit, Julia, encantado de conocerte!».

Otra forma de hacer que tus participantes perciban que te preocupas por ellos es mantener contacto visual y prestar atención a todos por igual. A veces, para que los más callados se sientan cómodos, tendrás que centrarte más en ellos con el objetivo de reforzar su sentimiento de pertenencia.

No olvides dar la bienvenida a cada uno de ellos amablemente. Recíbeles con una sonrisa y el saludo habitual en tu cultura, ya sea un apretón de manos, un abrazo o dos besos. Cuando lo hagas, ten en cuenta las diferencias culturales en lo que se refiere al contacto físico y no fuerces un saludo si esa persona no parece estar a gusto. También es muy importante que les demuestres tu entusiasmo al verles y les hagas sentir realmente bienvenidos y especiales.

Preséntate y establece tu credibilidad lo antes posible. Una buena presentación puede generar confianza con los viajeros y debe responder a la pregunta «¿Qué tiene este anfitrión de especial para guiarme en esta experiencia?» Explica tu historia, recalca tu pasión y tus habilidades especializadas relacionadas con la experiencia y cuéntales por qué has decidido organizarla.

Airbnb Experience Tips

Paso 2. Explora y conecta

Ya has conseguido que los viajeros se sientan aceptados, seguros y probablemente ya estén preparados para participar en las actividades que has planificado con todo detalle. Prueba a incluir elementos que permitan a los viajeros interaccionar y aprender juntos.

Fomenta las conexiones entre ellos. El tamaño del grupo es uno de los aspectos que hace que las experiencias de Airbnb destaquen sobre el resto, así que ocúpate de generar ese sentimiento de pertenencia y asegúrate de que todos los participantes se sienten bienvenidos y que forman parte de un grupo animándoles a hablar con los demás.

Para sentar las bases de una conversación y una conexión fluida, plantéate formas de romper el hielo al inicio de la experiencia. Por ejemplo, haz preguntas habituales (pero no demasiado personales) que se sientan cómodos respondiendo. Por ejemplo:

  • ¿Por qué elegiste esta experiencia?
  • Si pudieras traer a cualquier persona del mundo a esta experiencia, ¿a quién elegirías y por qué?
  • ¿Cuándo fue la última vez que te animaste a aprender algo nuevo?
  • ¿A qué lugar en el que aún no has estado te encantaría ir?

Este tipo de frases ayudan a los participantes a descubrir intereses comunes e identificar con qué temas continuar la conversación.

Establece un diálogo, no un monólogo. Para crear una experiencia fluida e inolvidable para los viajeros, diseña una en la que puedan participar activamente y les permita adentrarse en tu universo. Trata a los viajeros como si fueran amigos y habla con ellos, no solo para ellos.

Al contrario de lo que ocurre con las preguntas cerradas, cuya respuesta es simplemente un sí o un no, las preguntas abiertas fomentan el debate. Divide a los viajeros por parejas y pídeles que hablen entre sí de lo que están experimentando.

Paso 3. Fomenta la transformación

Una experiencia de cinco estrellas es aquella que contribuye a la transformación de sus participantes, ya sea a través de una sensación nueva de comodidad en tu ciudad, la conexión con otro viajero (¡o contigo!) o una nueva habilidad con la que puedan irse a casa tan contentos. Este crecimiento personal hará que tu experiencia sea inolvidable y esas son, precisamente, las que mejores evaluaciones reciben.

La hospitalidad está presente cuando algo ocurre para ti y ausente cuando te ocurre algo a ti. Esta ligerísima distinción marca toda la diferencia. -Danny Meyer

En lugar de simplemente enseñar una actividad, invita a los viajeros a involucrarse en ella. Este tipo de aprendizaje activo les hará sentir que tienen el control y les animará a adentrarse en una conexión aún mayor con tu experiencia. Si la experiencia consiste en enseñar una habilidad difícil, plantéate dividir la tarea en partes más pequeñas y permite a los participantes experimentar, aunque sea poco. Si ofreces un recorrido, prueba a pedir a los viajeros que te cuenten cosas que hayan hecho o sitios que hayan visitado.

Los participantes pueden implicarse tanto en su experiencia que lleguen al punto de no darse cuenta de cómo ha cambiado su perspectiva. Cuando quede poco tiempo para que concluya tu actividad, saca un momento que les permita reflexionar sobre cómo se sienten y qué sensaciones han tenido. A continuación, te planteamos algunas preguntas que puedes hacerles:

  • «¿Cómo os sentís ahora respecto a antes de empezar la experiencia?»
  • «¿Qué compartiríais con un amigo sobre lo que habéis aprendido en la experiencia»
  • «¿Os ha sorprendido algo u os habéis sorprendido vosotros mismos?»

Desde que Brian y Joe, dos de los fundadores de Airbnb, se convirtieran en los primeros en organizar una experiencia ya hace diez años, los anfitriones atentos y comprometidos se han convertido en la esencia de Airbnb. Encontramos inspiración en la manera en que los anfitriones invitan a los viajeros a compartir sus pasiones y comunidades. Crean experiencias mágicas que dan vida a la misión de Airbnb ayudando a que cualquier persona pueda sentirse parte de cualquier lugar.

No podemos esperar a ver cómo los anfitriones siguen respondiendo a este desafío y creando formas innovadoras de contribuir a que los viajeros se sientan seguros, conectados y transformados. Si sabes cómo hacerlo, estaremos encantados de conocerte y compartir tu experiencia con la comunidad. ¡Envíanos tus consejos!