English — Español — 中文 — Deutsch — Français — Italiano —Português — 日本語 — 한국어 — русский — Nederlands

Si ofreces experiencias online y das la posibilidad de que la gente reserve sesiones privadas, puede que tu anuncio despierte el interés de un grupo grande de amigos, familiares o compañeros de trabajo. Para ofrecer una sesión a un grupo privado de más de 30 participantes, puedes enviar una solicitud a través de este formulario. Así podrás comprobar si reúnes los requisitos para compartir tu experiencia con tantas personas. Para tomar esta decisión, nos basamos en una serie de factores, como tu valoración general en estrellas, las reservas anteriores y los comentarios de los participantes. 

Nos pondremos en contacto contigo por correo electrónico para informarte sobre el estado de tu solicitud en unas semanas. Si en ese momento no reúnes los requisitos para ofrecer tu experiencia a grupos privados de más de 30 personas, recuerda que sí puedes ofrecérsela a grupos que no superen ese número de participantes. Para editar el tamaño de los grupos privados, accede a tu panel de control, entra en Experiencias y selecciona Editar en la actividad que quieras. Desde ahí, ve a Configuración general y, después, a Tamaño del grupo. Independientemente de cuál sea el número de participantes que elijas, te recomendamos que leas algunos consejos sobre cómo ofrecer tu experiencia a un público numeroso. A continuación, te dejamos unas cuantas sugerencias de algunos de los mejores anfitriones de experiencias online de todo el mundo, que nos cuentan sus secretos para ofrecer actividades por internet a grupos grandes. ¡Han conseguido que sea coser y cantar!

Recomendaciones para ofrecer una experiencia a un grupo privado numeroso:

1. Fase de preparación para ofrecer la experiencia

  • Adapta el programa: te recomendamos que modifiques el formato de tu experiencia para un público numeroso.
    • Por ejemplo, conviene evitar las presentaciones de todos los participantes, así como las conversaciones.
    • Las experiencias para grupos grandes pueden ser mucho más cortas o más largas de lo esperado. Baraja la posibilidad de añadir contenido a tu experiencia o de eliminar ciertas partes para completar el tiempo de la sesión sin superarlo. 
  • Plantéate contar con la ayuda de un coanfitrión: muchos anfitriones deciden colaborar con un coanfitrión para que los ayude a gestionar los grupos grandes. Hay tres tareas en las que la ayuda de un coanfitrión puede resultar fundamental:
    • Administrador: la persona que reservó la experiencia enviará a los participantes un enlace para que confirmen su plaza (te damos más información a continuación). Cuando lo hagan, tendrán acceso al hilo de mensajes de la experiencia. Un administrador puede ayudarte a supervisar y responder a los mensajes de este hilo, y también a gestionar el calendario. 
    • Moderador del chat (no aparecerá en pantalla): en este caso, el coanfitrión puede ayudar con todo lo que no aparezca en pantalla durante la experiencia; por ejemplo, puede moderar el chat de Zoom, manejar los diferentes accesorios que hagan falta para la actividad y ayudar con las transiciones. 
    • Ayudante en pantalla: si hay varios anfitriones en pantalla, pueden coordinarse y equilibrar la conversación. Un anfitrión puede estar al tanto de los participantes y encargarse de solucionar los problemas en tiempo real mientras el otro lleva las riendas de la actividad.
  • La accesibilidad debe ser una prioridad: la misión de Airbnb es crear un mundo donde todos podamos sentirnos como en casa donde vayamos, y eso incluye a los participantes con discapacidades. 
    • Si añades prestaciones de accesibilidad a la página de tu experiencia, te muestras flexible y animas a los participantes a escribirte si tienen cualquier duda relacionada con la accesibilidad, la gente sabrá qué esperar de tu actividad y contribuirás a que todos se sientan a gusto. 
    • Siempre es buena idea que expliques a los participantes con discapacidades cómo puedes adaptar tu experiencia online para que sea más accesible. Por ejemplo, para las personas ciegas o con visión reducida, es importante indicar si puedes ofrecer comunicación verbal, en braille o información sonora. 

2. Después de que el grupo haya reservado, pero antes de la experiencia

  • Recopila información del responsable de la reserva: enviarle un mensaje a la persona que hizo la reserva puede ayudarte a conocer los objetivos del grupo y a personalizar la actividad según sus necesidades. Aquí te dejamos algunas preguntas fantásticas que puedes hacerle al responsable de la reserva:
    • ¿Cuáles son el objetivo y el propósito del evento? 
    • ¿La gente del grupo se conoce? 
    • ¿Hay algún detalle que pueda adaptar para que la experiencia sea más especial para vosotros?
    • ¿Hay alguna limitación en cuanto al tiempo? 
    • ¿A alguna persona del grupo le gustaría hacer una presentación formal o decir algo antes de empezar?  
  • Establece las expectativas de los participantes: puedes ponerte en contacto con ellos unos días antes del evento para que se hagan una idea de cómo irá todo y ayudarlos a prepararse para la experiencia. A continuación, te damos algunos consejos para una comunicación eficaz antes del evento:
    • Ahorra tiempo preparando de antemano los mensajes para que se envíen automáticamente antes y después de la experiencia
    • Envía un enlace de invitación a los participantes. Se les pedirá que hagan clic o pulsen en Confirma tu plaza, una función especial para grupos privados grandes que ayuda a los participantes a unirse fácilmente a la experiencia, recibir tus mensajes y dejar una evaluación una vez que la actividad haya terminado.
    • Envía instrucciones claras para explicar a los participantes cómo y cuándo tendrán que unirse a la experiencia a través de Zoom.
    • Proporciónales una lista de los artículos que necesitarán y dales toda la información que les haga falta para prepararse.
  • Prepara el escenario: recuerda que los participantes verán todo lo que grabe la cámara, así que te recomendamos que prepares bien tu «escenario» antes de empezar la experiencia. 
    • Aprende a preparar tu casa para la cámara. 
    • Asegúrate de tener a mano y preparados todos los ingredientes o herramientas que vayas a usar. 
    • Plantéate la posibilidad de personalizar el escenario para cada grupo específico. Por ejemplo, puedes poner adornos de cumpleaños o un fondo de Zoom de un tema específico. 
  • Haz una prueba: te recomendamos que hagas una prueba con un amigo (¡o con treinta!) en Zoom. Puede ser útil para:
    • Recibir opiniones (sinceras) desde la perspectiva del público.
    • Comprobar que tu conexión wifi sea estable.
    • Optimizar la gestión del tiempo.

3. Durante la experiencia y después de que termine

  • Conéctate con tiempo: es recomendable que reserves 10 o 15 minutos para prepararlo todo antes de que empiece la experiencia. Puedes utilizar este tiempo para: 
    • Solucionar cualquier problema técnico. 
    • Hablar con la persona que reservó la experiencia.
    • Saludar a los participantes por su nombre a medida que van llegando.
  • Comienza con buen pie: consigue que los participantes se sientan a gusto desde el principio y explícales cómo va a transcurrir la experiencia. Aquí tienes algunas ideas:
    • Describe el programa de la experiencia. Diles cuándo y cómo tendrán que participar, y cuál será el momento para hacer preguntas.
    • Repasa con ellos las funciones de Zoom para asegurarte de que sepan manejarse.
  • Preséntate: después de todo, tú eres la persona experta de la que quieren aprender.
    • Puedes demostrar tus conocimientos hablándoles de tu experiencia y tus cualificaciones. También puedes explicarles los motivos por los que ofreces la actividad y dejarles claro cuánto te apasiona hacerlo.
    • Puede ser buena idea limitar las presentaciones de los participantes. En su lugar, puedes sugerirles que se presenten a través del chat de Zoom y animarlos a que respondan a algunas preguntas para romper el hielo. Por ejemplo, pídeles que digan de dónde son y que hablen de algo relacionado con la experiencia. 
  • Fomenta la participación: las experiencias online tienen que ser interactivas. Aquí tienes algunas recomendaciones para animar a la gente a participar:
    • Puedes utilizar las funciones de Zoom, como el chat, las encuestas y las reacciones, para conseguir que los miembros del grupo menos activos participen. Además, así podrás conocer su opinión en tiempo real. 
    • Comprueba con frecuencia cómo va todo y responde a las preguntas de los participantes con regularidad a lo largo de la experiencia.
    • Te recomendamos que pienses en formas de entablar conversación para rellenar los tiempos muertos. 
    • Las preguntas abiertas son una idea excelente, pero, si no quieres pasarte del tiempo, también puedes hacer preguntas que no den pie a hablar demasiado. Por ejemplo: «¿Cuál es la receta que más os gusta preparar en casa? Podéis escribir las respuestas en el chat de Zoom».
  • Últimos detalles: es recomendable que concluyas la experiencia de forma clara y que te esfuerces por que los participantes se lleven una buena impresión. Puedes utilizar este tiempo para:
    • Terminar con una sesión de preguntas y respuestas o resumir los aspectos más importantes de la experiencia o las conclusiones principales.
    • Pedir a los participantes que te dejen una evaluación para contribuir a que tu experiencia sea todo un éxito. Por otra parte, puede ser buena idea explicarles (1) cómo dejar una evaluación y (2) por qué son tan importantes.
    • Indica a los participantes si les facilitarás algún recurso después de que finalice la experiencia.
    • Diles cómo pueden mantenerse en contacto contigo o hacerte llegar cualquier otra duda que tengan. 
    • Envía un mensaje después de la experiencia. Este es el momento ideal para poner la guinda al pastel, así que aprovecha para dar las gracias a los participantes y enviarles un detalle como, por ejemplo, una foto o una receta. 

¿Te has quedado con ganas de más? 

No te pierdas este vídeo [enlace] para descubrir los consejos y trucos de otros anfitriones.