English中文Deutsch FrançaisItaliano日本語한국어Portuguêsру́сскийNederlands

Para continuar con su serie de recomendaciones como huéspedes expertos, Michael y Debbie Campbell explican qué les empuja a elegir un alojamiento en particular entre varios disponibles.

Michael y yo nos hemos quedado ya en más de 140 alojamientos de Airbnb de todo el mundo. Reconozco que nos encanta entrar en la plataforma a buscar el próximo lugar donde nos alojaremos. Es como plantarse frente al escaparate de una inmobiliaria y soñar con comprar la casa perfecta. Como a la mayor parte de la gente, suelen atraernos más los anuncios con mejores fotos y descripciones más interesantes. Después de haber navegado por las páginas de más de 3000 alojamientos de la plataforma, nos gustaría hacer cinco propuestas a los anfitriones para que sus anuncios de Airbnb cautiven a los viajeros.

El lenguaje: busca un título sugerente. Por ejemplo, «Apartamento luminoso con vistas a la ciudad» resulta más atractivo que «Apartamento de un dormitorio en el centro». Si quieres destacar algo particularmente interesante de tu alojamiento o la zona donde se encuentra, indícalo para que los viajeros se imaginen cómo sería su estancia allí. Si el espacio está en un barrio muy tranquilo o al lado de una de las mejores zonas para salir de noche, puedes explicarlo. Recuerda que algunos huéspedes solo se fijan en las fotos, por lo que es conveniente que incluyas descripciones detalladas al pie de cada una que llamen la atención sobre los elementos que aparecen en ellas.

Fotos: al igual que cualquier otro usuario que hace una búsqueda en Airbnb, lo primero que miramos son las fotos. Lo mejor es incluir entre 16 y 24 imágenes de una calidad profesional que sirvan para dibujar el espacio en la mente de quienes lo vean. Te recomendamos que establezcas como foto principal la imagen más atractiva del alojamiento. De este modo, tendrás más posibilidades de atraer la atención de los viajeros.

Asegúrate de que todas las habitaciones tengan un aspecto acogedor y cómodo al retratarlas y que no haya objetos por en medio que den una impresión de desorden. También ten en cuenta que no solemos detenernos en los anuncios de alojamientos que tienen muy pocos muebles o las paredes desnudas. Intenta no incluir muchas fotos que amplíen detalles demasiado concretos y procura prescindir de las que muestren objetos que no aportan demasiado. En lugar de eso, puedes destacar elementos atractivos como una cama cómoda, unas toallas de aspecto agradable u objetos decorativos que caractericen tu estilo personal. Asegúrate de que las fotos permitan a los usuarios entender bien la distribución de las habitaciones y el uso que podrán hacer de ellas. Para que se lo imaginen mejor, puedes colocar objetos, como un ordenador portátil sobre una mesa o un desayuno servido en la terraza. Nuestro presupuesto es limitado, por lo que siempre nos fijamos bien en las fotos de la cocina para asegurarnos de que podremos cocinar. Normalmente, comprobamos que cuenta con una tostadora, una tetera eléctrica y un microondas antes de reservarlo.

También puedes añadir fotos que muestren las vistas que se pueden apreciar desde el alojamiento y alguna en la que se vea bien la fachada de la casa o el jardín, si lo tiene. A menos que haya atracciones turísticas muy cerca del espacio, es preferible que no incluyas ninguna en tu anuncio para evitar dar una idea equivocada a los viajeros (si añades muchas, además, puede parecer que no quieres mostrar el interior del alojamiento). No obstante, sí que es muy recomendable que hagas fotos de los lugares que más te gusten de la zona.

Veracidad: siempre pensamos que, aunque un alojamiento no sea nada del otro mundo, el anfitrión puede hacer que merezca la pena quedarse allí. Un buen anfitrión es transparente a la hora de explicar a los huéspedes cualquier aspecto negativo del alojamiento que pueda afectar a su estancia. Los viajeros agradecerán saber de antemano si van a tener que subir muchas escaleras o contar con una conexión a Internet un poco lenta, por ejemplo. El ruido es algo que no se puede evitar si uno vive en una ciudad, pero si hay música hasta tarde en un local cercano o la recogida de basura se hace muy pronto por la mañana, los viajeros preferirán que se lo cuentes. ¡Un anfitrión nos avisó una vez de que había un gallo que cacareaba muy fuerte! Cuando comentas tanto los aspectos más positivos del alojamiento como los menos agradables para que los huéspedes sepan a qué atenerse, es mucho más fácil establecer una relación de confianza con ellos.

Nosotros también valoramos mucho que los anfitriones expliquen a qué distancia están del alojamiento las atracciones turísticas, los comercios y los restaurantes que recomiendan. Si detallan, por ejemplo, que un establecimiento se encuentra a tan solo diez minutos, agradecemos que especifiquen si se trata de diez minutos a pie, en coche o en transporte público.

Perfiles y evaluaciones: seguramente, leerás los perfiles y las evaluaciones de los huéspedes que se ponen en contacto contigo. Por eso mismo, debes tener en cuenta que a los viajeros también nos gusta saber cómo son los anfitriones. Puedes explicar en qué trabajas, si tienes alguna afición o por qué te gusta ser anfitrión, por ejemplo. Por lo general, cuando tenemos una selección de cinco o seis alojamientos para un destino concreto en una Wish List, lo siguiente que hacemos es leer detenidamente las evaluaciones que han recibido los anfitriones o coanfitriones. Nos fijamos en cómo valoran los huéspedes cuestiones como la comunicación o si cuentan que les han dado una buena acogida y han estado disponibles para atenderlos. Normalmente, nos quedamos con el que tiene más comentarios positivos de otros viajeros.

Precio: es un aspecto que siempre tenemos en cuenta, ya que nos pasamos la vida alojados en espacios de Airbnb. Una de las mejores características de la plataforma es que nos permite seleccionar el alojamiento que mejor se ajusta a lo que buscamos dentro de nuestro presupuesto. Si acabas de unirte a Airbnb y aún no cuentas con ninguna evaluación o tienes muy pocas, lo mejor es que establezcas una tarifa algo inferior a la que observes en otros alojamientos de la zona para atraer a más huéspedes y conseguir evaluaciones positivas. Alguna que otra vez hemos reservado alojamientos de Airbnb que no tenían ninguna evaluación porque incluían una buena descripción y bastantes fotos de calidad, además de porque el anfitrión se había comunicado con rapidez y amabilidad con nosotros. El hecho de que los espacios tuvieran con un precio bastante razonable para ser nuevos en la plataforma, también contó para que nos decantáramos por ellos.