English中文DeutschFrançaisItaliano日本語한국어Portuguêsру́сскийNederlands

Puestas de sol en el desierto, bosques que rozan las nubes y carreteras que recorren el mar: viajando en busca de contrastes.

4cc56dba_original

Michelle es una anfitriona con una sensibilidad especial, que entiende perfectamente qué tipo de experiencias buscan los huéspedes. Vive en una casa de 3 dormitorios con sus dos hijos y su marido, Bernhard, en la zona de Camps Bay, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Su alojamiento está rodeado por un paisaje espectacular, con las montañas a un lado y la playa al otro. No es de extrañar que conquiste a los viajeros gracias a su amplitud y sus vistas privilegiadas.

Michelle está enamorada de esta casa, que representa a la perfección dos de sus mayores pasiones: salir a explorar las montañas y disfrutar de la playa con su familia. «Creo que lo que hace tan especial nuestro hogar son los elementos que lo envuelven» nos cuenta. «Estamos rodeados de árboles y de naturaleza, pero también hemos conseguido reproducir ese ambiente en el interior de la casa».

Cada año, la comunidad de Airbnb premia a los anfitriones más extraordinarios en los Host Awards durante nuestro evento internacional: Airbnb Open. El pasado noviembre, en París, Michelle ganó el galardón al mejor alojamiento gracias al diseño de su espacio y las posibilidades que ofrece. Los huéspedes de Airbnb afirman que la casa de Michelle es «un sueño hecho realidad» y que pasar una noche en ella es «una experiencia única en la vida».

91793b3c_original

Michelle trabajó con arquitectos e interioristas para diseñar una casa que transmitiera dos conceptos: libertad y transparencia. «El arquitecto nos ayudó muchísimo a convertirla en un espacio donde todo parece fluir, sin artificios» explica.

Además, a Michelle le encanta pasar el tiempo con sus hijos, enseñándoles un poco de jardinería. Su amor por la naturaleza se refleja en la arquitectura de su hogar y está convencida de que su espacio es único por la forma en la que se integra con el entorno.

Para Michelle, ser anfitriona es parecido a ser madre: demostrar tu hospitalidad consiste, en gran parte, en cuidar de otras personas y asegurarte de que cuentan con todo lo que necesitan para sentirse cómodas y a salvo. Por eso, para ella es una verdadera satisfacción saber que su hogar es uno de esos lugares en los que los huéspedes pueden disfrutar, relajarse y olvidarse de todo.

_AirBNB_11

«Somos muy afortunados de poder vivir aquí» nos explica. «Siento un vínculo especial con esta casa, porque nos permite conocer mejor a los huéspedes: cuando te preocupas por ellos y eres amable, te llevas muchísimas cosas a cambio».