English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), para recopilar consejos que te ayuden a ofrecer una experiencia en altitudes elevadas segura. Aunque debes tener en cuenta las buenas prácticas que te indicamos a continuación, eres tú quien domina este tipo de actividades. Un anfitrión excepcional siempre busca maneras de proteger a todas las personas que participan en su experiencia. 

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Indica claramente a qué altitud comenzará la actividad, la altitud máxima que vais a alcanzar y cuál será la velocidad de ascenso. Entre otras cosas, deberás incluir información sobre la duración de la actividad y el esfuerzo y las habilidades necesarias para completarla. 

Cuando reserven, pregunta a los participantes si tienen alguna patología que pueda afectar a su participación en la experiencia, como antecedentes de problemas relacionados con la altitud, alergias graves como anafilaxias, o afecciones cardíacas y pulmonares que puedan poner en peligro su vida, y déjales claro qué cambios puedes o no te importaría hacer para que puedan asistir. 

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Cuando reserven, escríbeles a través del sistema de mensajes de Airbnb para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Aprovecha para decirles que estás a su disposición para responder a cualquier duda que tengan. 

Como anfitrión, debes fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Los participantes deben conocer los signos y síntomas de las enfermedades relacionadas con la altitud y tener claro que, si sienten alguno, deben comunicártelo de inmediato. Resuelve bien todas sus dudas y asegúrate de que sepan que estarás a su disposición para lo que necesiten durante toda la experiencia. 

Escucha con paciencia e interés, y trata de ponerte en su piel. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. Procura aclararles estas cuestiones antes de que te pregunten. No des nada por sentado: algo que a ti te parece perfectamente normal a los participantes puede resultarles complicado o darles miedo. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Proporciona toda la información necesaria antes del día de la experiencia

Recuerda facilitar a los participantes con antelación una lista de todo lo que necesitarán. En el caso de las experiencias en altitudes elevadas, puedes indicarles qué medicamentos tienen que adquirir antes de viajar a la zona donde va a realizarse la actividad y que deben llevar varias capas de ropa de abrigo, gafas de sol, un gorro o sombrero, comida y agua.

Si los participantes necesitan aclimatarse antes de comenzar, no olvides explicarles cómo hacerlo y, a modo de ejemplo, diles cómo lo harás tú en función de la altitud a la que vayáis a subir. Indícales las condiciones meteorológicas y las características del terreno en la zona donde se desarrollará la actividad, así como la intensidad física que requiere la experiencia.

Te recomendamos que te informes de si habrá cobertura durante la experiencia y en qué zonas estará disponible, y que avises a los participantes con antelación. No olvides preguntar si tienen necesidades especiales (médicas, alimentarias o de otro tipo) para tenerlas en cuenta a la hora de organizar la experiencia. Si es el caso, comunícales las adaptaciones que piensas hacer para atenderlas y pídeles que te confirmen si son suficientes o si tienes que hacer algo más.

Ofrece una sesión informativa antes de empezar

Antes de empezar, asegúrate de que todos tengan claro en qué consiste exactamente la experiencia. Proporciona información clara y precisa antes de poneros en marcha. Explica los signos y síntomas del mal de altura, del edema cerebral de gran altitud y del edema pulmonar de gran altitud, y pídeles que te informen de inmediato si empiezan a notarlos durante la experiencia. Deja tiempo para que los asistentes te consulten sus dudas, ya sea en grupo o en privado. Este es el momento ideal para comprobar que tienen toda la comida, el agua y el equipo que necesitarán durante la actividad. 

Es posible que para algunos participantes tu actividad implique salir de su zona de confort y necesiten más accesorios que una persona de la zona o acostumbrada a estar en altitudes elevadas. Si consigues anticiparte a estas necesidades, su experiencia será todavía mejor.

Proporciona el equipo adecuado

Si la experiencia incluye el equipo, debes asegurarte de que esté en buen estado, limpio y seco y sea de la talla adecuada para cada participante. Si vais a subir a más de 5.000 metros de altitud, es recomendable que lleves oxígeno y les expliques cómo utilizarlo. Además, debes tener un equipo de evacuación en caso de emergencia (como una camilla o un vuelo de salvamento disponible en las inmediaciones) y contar con un plan de acción en caso de que alguien quede inmovilizado y debas hacer un descenso urgente. 

Debes llevar (y saber utilizar) un botiquín bien surtido que te permita actuar en caso de accidente y disponer de dispositivos de comunicación para solicitar asistencia cuando sea necesario. 

Elige las condiciones adecuadas y prepárate para los imprevistos

Informa a los participantes de las condiciones en que se desarrollará la experiencia, y avísalos de que es posible que se encuentren un poco mal hasta que se aclimaten. Planifica la aclimatación en función de la altitud a la que llegaréis. Durante la experiencia, informa a los participantes de los peligros con los que os podríais encontrar, ya sea con relación a las condiciones meteorológicas, el terreno, la actividad en sí misma u otros desafíos propios del recorrido. Indícales cómo pueden prepararse para estas y otras situaciones inesperadas que puedan ocurrir. 

Si tienes que cancelar tu experiencia debido a una emergencia, las condiciones meteorológicas o problemas de seguridad, no se te aplicará ninguna penalización. Más información sobre la política de cancelación aplicable a las experiencias 

Sigue las normativas locales y comprueba las previsiones meteorológicas

Debes informarte de si está permitido ofrecer la experiencia en el lugar que tienes pensado y, en su caso, cuándo puedes hacerlo. Además, es necesario que conozcas las normativas que se aplican en las zonas donde podrías realizar la actividad. Debes consultar las previsiones meteorológicas y conocer la zona lo suficientemente bien como para saber qué condiciones habrá durante la experiencia.

Consejos de seguridad

Asegúrate de que tanto el plan como el itinerario sean claros y comprensibles para todos los participantes. Entre otras cosas, deben incluir información sobre qué deben hacer si cualquiera de vosotros os perdéis u os hacéis daño. Durante el recorrido, pregunta con frecuencia a los participantes si presenta alguno de los signos o síntomas del mal de altura. Nunca dejes que una persona que lo padezca continúe ascendiendo. Es tu responsabilidad gestionar los riesgos a los que se van a enfrentar los participantes a lo largo de la experiencia, para lo que deberás evaluar cada situación y tomar las decisiones necesarias para garantizar su seguridad. Si vais a estar a más de 1 hora del centro de asistencia sanitaria más cercano, lo ideal es que, además de tener un certificado que acredite que sabes realizar la reanimación cardiopulmonar, hayas hecho un curso de primeros auxilios en zonas remotas de nivel básico o avanzado. 

Prepara un plan de emergencia  

Es de suma importancia que todas las personas involucradas en una experiencia tengan un plan de emergencia por si se produce un accidente, una catástrofe natural o cualquier otra situación peligrosa que pueda ocurrir durante la actividad. Descubre cómo preparar un plan para emergencias

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.