English — Español — 中文 — Français — Italiano 日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), para recopilar consejos que te ayuden a ofrecer una experiencia de acampada segura. Aunque debes tener en cuenta las buenas prácticas que te indicamos a continuación, eres tú quien domina este tipo de actividades. Un anfitrión excepcional siempre busca maneras de proteger a todas las personas que participan en su experiencia. 

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Además, incluye detalles sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, e indica si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo. 

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia de acampada: 

Principiante: las personas que participen en la experiencia deben estar dispuestas a pasar la noche en algún tipo de refugio, como una tienda de campaña de hasta 3 estaciones en una zona de acampada designada. 

Intermedio: los participantes deben estar dispuestos a acampar en una zona salvaje (sin las instalaciones de un camping) para llevar a cabo la actividad asociada a la experiencia (por ejemplo, senderismo, rafting o ciclismo). Además, deben estar preparados para dormir en condiciones climáticas que exijan una tienda de hasta 4 estaciones. 

Avanzado: los participantes deben estar dispuestos a construir su propio refugio para acampar, que podría ser algo incómodo o frío, pero ubicado en un entorno controlado para el aprendizaje de técnicas de supervivencia. Es posible que tengan que buscar comida, encender un fuego, buscar y potabilizar el agua, y preparar o cocinar alimentos. Además, deben tolerar cierto grado de incomodidad durante la experiencia. 

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. Cuando reserven, pregunta a los participantes si tienen problemas de salud que puedan afectar a su participación en la experiencia, como una alergia alimentaria o una enfermedad cardíaca, y déjales claro qué cambios puedes o no te importaría hacer para que puedan asistir. 

Antes de que comience la experiencia es un buen momento para resolver las dudas que puedan surgir. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. También te recomendamos que te informes de si habrá cobertura durante la experiencia y en qué zonas estará disponible, y que avises a los participantes con antelación. En el caso de los participantes que vayan de acampada por primera vez, indícales que tipo de ropa es la más adecuada para la experiencia. Procura aclararles estas cuestiones antes de que te pregunten. Como es posible que algunas personas nunca hayan ido de acampada, para que la actividad sea segura y agradable es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Sigue las normativas locales y comprueba las previsiones meteorológicas

Debes informarte de si está permitido acampar en el lugar que tienes pensado y, en su caso, en qué época del año. Además, es necesario que conozcas las normativas que se aplican en las zonas de acampada a las que iréis. Asimismo, debes consultar las previsiones meteorológicas y conocer la zona lo suficientemente bien como para saber qué condiciones habrá durante la experiencia.

Explica al grupo todo lo que necesiten saber antes de empezar

Antes de partir, explica a los participantes qué condiciones les esperan, qué equipo utilizaréis y en qué tareas se les pedirá que colaboren. También debes indicarles cómo podrán ir al baño y lavarse durante la experiencia. Cuando estés en el camping, muéstrales cómo usar el equipo que vayan a utilizar y haz hincapié en las medidas de higiene (es decir, la seguridad alimentaria y la importancia de beber agua potable). 

Como anfitrión de una experiencia de acampada, debes evaluar las capacidades de los participantes en todo momento; por ejemplo, al llegar al lugar donde vayáis a acampar, mientras preparéis la zona y montéis las tiendas de campaña, o cuando encendáis el fuego y cocinéis. Una vez que todo esté listo, sigue preocupándote por su bienestar: pregúntales cómo se sienten y obsérvalos atentamente para saber si están a gusto y si sus habilidades son adecuadas para la situación. 

Proporciona el equipo adecuado

Debes ofrecer un refugio adecuado en función del tipo de actividad que hayas planeado, las condiciones previstas y el modo en que se transportará el equipo a la zona de acampada. Asegúrate de que esté limpio y en buenas condiciones, y que proteja a los participantes de las inclemencias del tiempo y de mosquitos o moscas, además de garantizar su privacidad. 

Si proporcionas sacos de dormir y aislantes, también debes asegurarte de que estén limpios y en buen estado, así como de que sean adecuados para la temperatura y el terreno previstos, a fin de que los asistentes estén cómodos y no pasen frío. Si no los incluyes, no olvides comunicarles con antelación qué es lo que necesitarán. 

El equipo que utilices para almacenar, preparar y cocinar alimentos debe estar limpio y cumplir con los más altos estándares de seguridad alimentaria, independientemente de si vas a cocinar en un fogón grande, sobre una fogata o con un hornillo de gas. Si los participantes colaboran en la preparación de las comidas, debes supervisar algunos aspectos, como la manipulación de los alimentos, la higiene y el manejo de los cuchillos. 

Además, en el camping debes tener siempre a mano un botiquín bien surtido.

Elige las condiciones adecuadas

Antes de salir, informa a los participantes sobre las condiciones que os esperan y asegúrate de que estáis bien preparados para enfrentaros a ellas. Si se prevén fuertes lluvias, recuerda que es imprescindible acampar lejos de cualquier curso de agua y asegúrate de que no haya riesgo de riadas, desprendimientos de tierra o avalanchas. 

Debes ser capaz de determinar cuándo las condiciones son demasiado peligrosas para los participantes. No realices la experiencia si existe un riesgo excesivo o imprevisible.

La seguridad es lo primero

Como anfitrión de una experiencia acampada, debes tener certificados vigentes de primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar, así como contar con una amplia experiencia acampando en la zona y en las mismas condiciones en las que se realizará la actividad. 

Además, conviene que tengas un plan de acción en caso de emergencia y que indiques a los participantes qué deben hacer si alguien se lesiona, el tiempo cambia de improviso, se produce un incendio o se encuentran con animales salvajes. Descubre cómo preparar un plan para emergencias

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.