English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), para recopilar consejos que te ayuden a ofrecer una experiencia en canoa segura. Aunque debes tener en cuenta las buenas prácticas que te indicamos a continuación, eres tú quien domina este tipo de actividades. Un anfitrión excepcional siempre busca maneras de proteger a todas las personas que participan en su experiencia. 

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Entre otras cosas, deberás incluir información sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, así como indicar si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo. 

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia en canoa: 

Excursiones: 

  • Principiante: paseo por aguas tranquilas, con fácil acceso a la orilla o a una embarcación de apoyo. Actividad de iniciación al remo en canoa, por lo que no es necesario contar con conocimientos previos. 
  • Intermedio: podría ser una excursión de uno o varios días. Las condiciones suelen ser favorables, con probabilidades de navegar sobre extensiones de agua más amplias, lo que conlleva una mayor exposición al viento y a las olas. Los participantes deberán poseer habilidades básicas de remo para maniobrar la canoa sobre las olas y contra el viento, pero podrán adquirirlas durante la experiencia.
  • Avanzado: la experiencia incluye maniobras de remo en aguas abiertas, por lo que es muy probable que haya viento y olas. Además, si la actividad implica navegar a lo largo de un río, también es posible que haya corrientes. Podría ser necesario remar o arrastrar los botes con cuerdas en corrientes ligeras. Dependiendo de la ruta, podría haber un tramo en el que sea necesario llevar el bote a cuestas. Es preciso contar con conocimientos previos para controlar las canoas, remar y maniobrar aunque haya viento, olas y corrientes.
  • Extremo: expediciones de larga duración. El itinerario podría transcurrir por casi todo tipo de aguas, incluso por rápidos. Podría ser necesario arrastrar los botes con cuerdas o cargar con ellos en las zonas donde no sea práctico o razonable remar. Es preciso contar con un alto nivel de habilidad para controlar las canoas, remar y maniobrar. 
  • Dependiendo de la experiencia, en ciertos tramos podría ser necesario arrastrarlas con cuerdas o llevarlas a cuestas.

Descenso de ríos en canoa: 

  • Principiante: ríos sinuosos con rápidos cortos y de bajo riesgo. Aguas bravas, dificultad de clase I (la actividad consiste más en dejarse llevar por la corriente que en remar). Sirve como introducción al descenso de ríos en canoa, por lo que no se requiere ningún conocimiento previo.
  • Intermedio: aguas bravas y rápidos (hasta clase II-III). La ruta a través de los rápidos es fácil de distinguir y el riesgo al nadar es mínimo. Los participantes deben tener cierta capacidad para maniobrar y mantener las canoas en equilibrio. Aunque es probable que haya vuelcos (salvo que los asistentes sean expertos), los rescates no suelen presentar ningún problema. Las habilidades requeridas en este nivel incluyen saber avanzar con la canoa, dirigirla en la dirección deseada y estabilizarla. Las maniobras de clase II implican saber salir de un remolino hacia la corriente, cruzar de orilla a orilla y hacer virajes contracorriente. 
  • Avanzado: rápidos con olas moderadas e irregulares que pueden ser difíciles de evitar (rápidos de clase III-IV). Con frecuencia es necesario realizar maniobras complejas en corrientes rápidas que requieren un buen control del bote. Algunos tramos podrían requerir reacciones precisas y movimientos rápidos para evitar el peligro. Los participantes deben sentirse a gusto atravesando rápidos de clase III. 

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Cuando reserven, escríbeles para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Averigua si tienen problemas de salud que puedan afectar a su participación en la experiencia, como una alergia alimentaria o una enfermedad cardíaca, y déjales claro qué cambios puedes o no te importaría hacer para que puedan asistir. 

Como anfitrión, debes fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Además, recuerda facilitarles con antelación una lista de todo lo que necesitarán. En el caso de las experiencias en canoa puedes indicar, por ejemplo, que deben llevar varias capas de ropa, una muda para cambiarse al terminar, calzado adecuado, sombrero o gorra, gafas de sol (con correa) y protector solar.  

Antes de que comience la experiencia es un buen momento para resolver las dudas que puedan surgir. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella, y si durante la actividad tendrán acceso a un baño y en qué momentos. Te recomendamos que te informes de si habrá cobertura durante la experiencia y en qué zonas estará disponible, y que avises a los participantes con antelación. Procura aclararles estas cuestiones antes de que te pregunten. Es posible que algunos de los participantes nunca hayan montado en canoa. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Sigue las normativas locales y comprueba las previsiones meteorológicas

Debes informarte de si está permitido ofrecer la experiencia en el lugar que tienes pensado y, en su caso, cuándo puedes hacerlo. Además, es necesario que conozcas las normativas que se aplican a las zonas donde podrías realizar la actividad. Asimismo, debes consultar las previsiones meteorológicas y conocer la zona lo suficientemente bien como para saber qué condiciones habrá durante la experiencia.

Ofrece una sesión informativa antes de empezar

Antes de empezar, asegúrate de que todos tengan claro en qué consiste exactamente la experiencia. Este es el momento ideal para comprobar que tienen toda la comida, el agua y el equipo que necesitarán durante la actividad. 

Es posible que para algunos participantes tu actividad implique salir de su zona de confort y necesiten más accesorios que alguien de la zona. Si consigues anticiparte a estas necesidades, su experiencia será todavía mejor.

Proporciona el equipo adecuado

Si la experiencia incluye el equipo, debes asegurarte de que esté en buen estado, limpio y seco y sea de la talla adecuada para cada participante. Necesitarás una canoa adecuada al entorno donde tendrá lugar la experiencia que soporte el peso de todas las personas que se hayan apuntado. Si los participantes traen su equipo (por ejemplo, sus propios chalecos salvavidas), asegúrate de que sea adecuado para la actividad, se ajuste correctamente y esté en buenas condiciones. 

Otros aspectos importantes que debes tener en cuenta:

  • Todas las palas deben poder sostenerse con firmeza en la parte superior. Las pértigas y las hojas deben estar en buen estado, sin roturas ni grietas. 
  • Puede que no sea necesario incluir chalecos salvavidas en experiencias para principiantes si las condiciones son favorables. Aun así, debes ponerlos a disposición de los participantes en caso de que quieran usar uno. Las autoridades de cada país (por ejemplo, Salvamento Marítimo en España o la Guardia Costera en Estados Unidos) pueden requerir homologaciones específicas para los chalecos salvavidas. En Estados Unidos, por ejemplo, está permitido utilizar chalecos de tipo III o tipo  V para practicar deportes de remo. Es muy importante que los chalecos salvavidas se ajusten perfectamente, así que asegúrate de que todos sean de la talla adecuada, se adapten bien al cuerpo de los asistentes, estén completamente abrochados y se mantengan así durante la actividad. 
  • Recuerda que debes tener bolsas limpias y secas a disposición de los participantes, y no olvides comprobar si hay suficiente comida y agua potable.  
  • Los vehículos y remolques para el transporte deben ser seguros, estar limpios y cumplir con todas las normativas que correspondan. 

Debes llevar contigo (y saber utilizar) un botiquín bien surtido que te permita actuar en caso de que un participante tenga un accidente para estabilizarlo y llevarlo a un lugar seguro. 

Elige las condiciones adecuadas y prepárate para los imprevistos

Informa a los participantes de las condiciones que habrá durante la experiencia, como la temperatura atmosférica y del agua, el viento y las precipitaciones previstas. Indícales cómo pueden prepararse para estas y otras situaciones inesperadas que puedan ocurrir. 

Si tienes que cancelar tu experiencia debido a una emergencia, las condiciones meteorológicas o problemas de seguridad, no se te aplicará ninguna penalización. Más información sobre la política de cancelación aplicable a las experiencias 

Cuenta con un plan de acción en casos de emergencia 

Asegúrate de que tanto el plan como el itinerario sean claros y comprensibles para todos los participantes. Entre otras cosas, deben incluir información sobre qué deben hacer si se pierden o se hacen daño. 

Como anfitrión, puedes evitar algunos de los problemas más frecuentes avisando a los participantes de los peligros, enseñándoles la técnica adecuada para remar y animándolos encarecidamente a que sigan tus indicaciones.

También conviene que tengas un plan de acción en caso de emergencia (que ya hayas probado), así como de los medios necesarios para evacuar a una persona en caso de accidente. Si vais a estar a más de 1 hora del centro de asistencia sanitaria más cercano, lo ideal es que, además de tener un certificado que acredite que sabes realizar la reanimación cardiopulmonar, hayas hecho un curso de primeros auxilios en zonas remotas de nivel básico o avanzado. Descubre cómo preparar un plan para emergencias

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.