English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de los viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), para recopilar consejos que te ayuden a ofrecer una experiencia de buceo segura. Aunque debes tener en cuenta las buenas prácticas que te indicamos a continuación, eres tú quien domina este tipo de actividades. Un anfitrión excepcional siempre busca maneras de proteger a todas las personas que participan en su experiencia. 

Encuentra a los participantes adecuados para tu experiencia

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Entre otras cosas, deberás incluir información sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, así como indicar si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo. 

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia de buceo: 

Snorkel

  • Principiante: los participantes flotarán sobre una superficie tranquila sin necesidad de hacer ningún esfuerzo y observarán el mundo submarino. Aprender a utilizar el equipo de snorkel es muy sencillo.
  • Intermedio: los participantes flotarán sobre la superficie y observarán el mundo submarino. Aprender a utilizar el equipo de snorkel es muy sencillo. La actividad se puede practicar siguiendo la corriente de un río o en presencia de animales acuáticos que podrían resultar peligrosos.

Submarinismo

  • Esta experiencia puede consistir, entre otras opciones, en realizar una inmersión de descubrimiento con un anfitrión que indicará a los participantes los pasos que deben seguir o en practicar buceo de manera más independiente si los asistentes cuentan con las certificaciones necesarias.
  • Principiante: se recomienda realizar inmersiones a una profundidad máxima de 12 metros.
  • Intermedio: se recomienda realizar inmersiones a una profundidad máxima de 20 metros.
  • Avanzado: se recomienda realizar inmersiones a una profundidad máxima de entre 30 y 40 metros.

Buceo en barcos hundidos 

  • Solo los buceadores certificados pueden participar en este tipo de inmersiones. Las personas que cuenten con una certificación específica sobre buceo en naufragios podrían realizar inmersiones para entrar en barcos hundidos, mientras que los demás buceadores pueden participar en inmersiones en las que no entren en los barcos. 
  • Principiante: los participantes realizarán inmersiones de ocio en las que observarán el barco desde el exterior. 
  • Intermedio: los participantes entrarán en el barco, siempre hasta una distancia que les permita acceder fácilmente a aguas abiertas. Habrá poco riesgo en lo que respecta a la navegación o a quedarse atrapados (por ejemplo, puertas que podrían cerrarse, cieno o piezas que puedan caerse).
  • Avanzado: los participantes recorrerán el interior del barco en una ruta con un nivel superior de dificultad, pasarán por zonas estrechas y estarán expuestos a posibles peligros en lo relativo a la navegación. Los asistentes pueden dirigir estas inmersiones.

Espeleobuceo

  • Solo los buceadores certificados pueden realizar inmersiones en cuevas. Es obligatorio que los asistentes cuenten con la formación y las certificaciones necesarias en espeleobuceo para participar en este tipo de actividad.
  • Principiante: el nivel más básico de espeleobuceo es el buceo en cavernas. Durante esta actividad, los participantes permanecen en la zona iluminada de una cueva y descienden a una distancia lineal máxima de la superficie de 40 metros. La zona iluminada de una cueva es aquella en la que la luz natural que ilumina la entrada es visible en todo momento.
  • Intermedio: la profundidad máxima está limitada a 30 metros, pero los participantes pueden adentrarse en la cueva hasta perder de vista la luz natural. La navegación es más sencilla y se limita a seguir el recorrido principal dentro de la cueva.
  • Avanzado: la profundidad máxima estará limitada a 40 metros y la inmersión puede incluir saltos, saltos en línea y circuitos, y travesías. 

Comunícate con los asistentes con frecuencia

Cuando reserven, escríbeles a través del sistema de mensajes de Airbnb para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Aprovecha para decirles que estás a su disposición para responder a cualquier duda que tengan. 

Aunque parezca obvio, te recordamos que debes asegurarte con antelación de que todas las personas del grupo tengan los certificados necesarios para participar en la actividad de buceo correspondiente y que debes indicar todos los requisitos al respecto en el anuncio de tu experiencia. Es posible que algunas de las personas que vayan a practicar snorkel no tengan experiencia previa o no cuenten con una certificación formal. Ten en cuenta que cada persona podría necesitar un tipo de ayuda diferente, así que deberás adaptarte. En el caso de los participantes que vayan a practicar submarinismo, asegúrate de que tengan la certificación adecuada. Si puedes, comprueba también su libro de inmersiones.

Como anfitrión, debes crear un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Resuelve bien todas las dudas y asegúrate de que los participantes sepan que estarás a su disposición para lo que necesiten durante toda la experiencia. 

Escucha con paciencia e interés, y trata de ponerte en su piel. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. Procura aclarárselos antes de que te pregunten. No des nada por sentado: algo que a ti te parece perfectamente normal a los participantes puede resultarles complicado o darles miedo. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Sigue las normativas locales y comprueba las previsiones meteorológicas

Ya sea porque conoces la zona o porque te has informado, es importante que sepas si puedes ofrecer la experiencia de buceo en el lugar que tienes pensado y, en su caso, cuándo está permitido hacerlo. Además, es necesario que conozcas las normativas que se aplican a las zonas donde podrías ofrecer tu actividad. Consulta el pronóstico del tiempo y la tabla de mareas, y asegúrate de conocer el lugar lo suficientemente bien como para prever situaciones que podrían ser peligrosas para un grupo de buceadores o para un submarinista en particular.

Explica a los participantes todo lo que necesiten saber antes de la inmersión

Antes de que os pongáis en marcha, dedica un tiempo a explicar a los miembros del grupo todo lo que deban saber. Dependiendo de cuál sea tu experiencia, podrías hablar sobre la legislación y las normativas locales, tratar cuestiones que puedan preocupar a los participantes, acordar en qué momento se iniciará la vuelta a la superficie en función del nivel de oxígeno y explicar cómo actuaréis en caso de emergencia; por ejemplo, qué se debe hacer si una persona se separa de su compañero. Una vez que estéis en el agua, enseña a los principiantes las habilidades que necesitan, como el control de la flotabilidad. Antes de comenzar la inmersión, asegúrate de que todos los participantes se sientan a gusto, independientemente de cuál sea su nivel. 

Como anfitrión de una experiencia de buceo, debes evaluar sus capacidades continuamente, tanto en tierra como durante las sesiones informativas iniciales y finales, y cuando estéis en el agua. Una vez que comience la inmersión, sigue preocupándote por su bienestar: pregúntales cómo se sienten y obsérvalos atentamente para saber si están a gusto y si sus habilidades son adecuadas para la situación. 

Proporciona el equipo adecuado

Asegúrate de que los participantes se sienten cómodos con el equipo específico que llevan, ya sea alquilado o propio, y explícales antes de la experiencia qué material les facilitarás. En caso de que el equipo sea prestado, todos deberéis cuidarlo adecuadamente. Los participantes deben llevar máscaras, aletas y trajes de neopreno que les queden bien. 

Si les ofreces equipo de alquiler, asegúrate de que se adapte a la talla de cada persona y de que todo funcione correctamente.  Ten siempre a mano un botiquín de primeros auxilios bien surtido y un equipo de oxigenoterapia completo, ya sea en tierra o en el mismo barco.

Elige las condiciones adecuadas

Antes de la inmersión, explica a los participantes qué situaciones podrían ocurrir durante la experiencia; por ejemplo, que haya corrientes u oleaje, que os crucéis con animales u otros seres vivos submarinos, o cualquier otra circunstancia que pueda darse bajo el agua y de la que deban estar al tanto. Para evitar sorpresas, deja claro desde el principio dónde y cómo se llevará a cabo la inmersión. Presta atención a todas las situaciones que ocurran durante la experiencia, por si acaso cambian y tenéis que tomar las medidas que correspondan. 

Debes ser capaz de determinar en qué momento las condiciones son demasiado peligrosas para el nivel de experiencia de cada participante. Si existen riesgos excesivos o inesperados para el grupo, no entréis en el agua o, si ya habéis comenzado la actividad, no sigáis adelante.

Mantén la válvula de la botella abierta: la seguridad ante todo

Como anfitrión de buceo, debes tener conocimientos de salvamento en el agua, incluidas certificaciones vigentes de primeros auxilios, de reanimación cardiopulmonar y de proveedor de oxígeno de emergencia. Además, debes contar con una amplia experiencia realizando inmersiones en las zonas y en las condiciones en que las llevarás a cabo con el grupo. Si vas a ofrecer una experiencia de buceo, debes contar, como mínimo, con una certificación de divemaster de un centro de formación reconocido. Para ofrecer experiencias de espeleobuceo y de submarinismo en barcos hundidos, también es necesario tener la formación y las cualificaciones correspondientes. 

Además, conviene que tengas un plan de acción en caso de emergencia y que se lo comuniques a los participantes antes de que comience la experiencia: explícales cómo deben comportarse si algo va mal e indícales dónde se guarda el equipo necesario para actuar en esas situaciones.  Descubre cómo preparar un plan para emergencias.

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.