English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), para recopilar consejos que te ayuden a ofrecer una experiencia de ala delta o parapente segura. Aunque debes tener en cuenta las buenas prácticas que te indicamos a continuación, eres tú quien domina este tipo de actividades. Un anfitrión excepcional siempre busca maneras de proteger a todas las personas que participan en su experiencia. 

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Entre otras cosas, deberás incluir información sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, así como indicar si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo o tener un peso o una altura determinados. 

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia de ala delta o parapente: 

Ala delta 

  • Principiante: un vuelo panorámico y recreativo en tándem básico, que dura entre 15 y 25 minutos, sale de una zona de despegue autorizada y aterriza en una zona designada para tal fin, plana y libre de obstáculos. 

Parapente

  • Principiante: un vuelo panorámico y recreativo en tándem básico, que dura entre 15 y 25 minutos, sale de una zona de despegue autorizada y aterriza en una superficie designada para tal fin, plana y libre de obstáculos. 
  • Intermedio: el vuelo es similar al de principiantes, pero puede llevarse a cabo cerca de otros parapentes. También es posible que el despegue o el aterrizaje tengan lugar en una zona más peligrosa, como en sitios montañosos, cerca de árboles o en playas muy concurridas. 

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Cuando reserven, escríbeles a través del sistema de mensajes de Airbnb para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Aprovecha para decirles que estás a su disposición para responder a cualquier duda que tengan. 

Pregúntales si tiene problemas de salud que puedan afectar a su participación en la experiencia, como una alergia alimentaria o una enfermedad cardíaca, y déjales claro qué cambios puedes o no te importaría hacer para que puedan asistir. Si los participantes tienen miedo a las alturas o a volar, o sufren de vértigo, es importante que lo sepas para que puedas gestionarlo adecuadamente y confirmes si quieren seguir adelante. Aunque te parezca una obviedad, asegúrate de que todo el mundo sepa que no debe consumir alcohol ni drogas antes de la experiencia. 

Como anfitrión, debes fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Resuelve bien todas las dudas y asegúrate de que los participantes sepan que estarás a su disposición para lo que necesiten durante toda la experiencia.

Escucha con paciencia e interés, y trata de ponerte en su piel. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. Para este tipo de actividad puedes indicar, entre otras cosas, qué condiciones físicas deben reunir para disfrutar de la experiencia, qué equipo proporcionas y qué artículos deben llevar (por ejemplo, una mochila para meter sus efectos personales, calzado adecuado y varias capas de ropa). Procura aclararles estas cuestiones antes de que te pregunten. No des nada por sentado: algo que a ti te parece perfectamente normal a los participantes puede resultarles complicado o darles miedo. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Sigue las normativas locales y comprueba las previsiones meteorológicas

Debes informarte de si está permitido volar en la zona que tienes pensadas y, en su caso, cuándo puedes hacerlo. Además, es necesario que conozcas las normativas que se aplican en los sitios donde podrías realizar la actividad. Debes contar con los instrumentos meteorológicos adecuados para obtener una lectura precisa de la velocidad del viento (anemómetros) y su dirección. Además, debes conocer la previsión meteorológica para las zonas de vuelo, de modo que puedas evaluar si las condiciones son aceptables y seguras para volar.

Explica al grupo todo lo que necesiten saber antes de empezar

Antes de emprender el vuelo, te sugerimos que expliques a los participantes qué esperas de ellos y qué tendrán que hacer durante la actividad, así como los procedimientos de emergencia en los que se espera que colaboren. Para asegurarte de que todos los participantes se sientan a gusto con independencia de su nivel, antes de empezar cuéntales qué van a sentir y cómo podrán disfrutar al máximo de la experiencia. 

Como anfitrión de una experiencia de ala delta o parapente, debes evaluar las habilidades de los participantes en todo momento; por ejemplo, durante las sesiones informativas en tierra, al despegar, durante el vuelo, y mientras descendéis y os preparáis para el aterrizaje. Pregúntales a menudo cómo se sienten y obsérvalos atentamente para saber si están a gusto con las condiciones en las que se desarrolla la actividad. 

Proporciona el equipo adecuado

Comprueba que los participantes tengan bien colocado el arnés de pasajeros y asegúrate de que conozcan los distintos componentes del ala delta o parapente biplaza. Además, deben saber que has realizado todas las comprobaciones previas al vuelo y que el equipo se mantiene e inspecciona de acuerdo con la normativa del organismo competente. 

El casco que proporciones y las gafas de seguridad, en su caso, deben estar limpios, en buenas condiciones y ajustarse correctamente. 

Recuerda que siempre debes tener a mano un botiquín bien surtido, tanto en las zonas de despegue como de aterrizaje.

Elige las condiciones adecuadas 

Independientemente del nivel de la experiencia en ala delta o parapente, las condiciones climáticas deben ser seguras y estables para poder volar. La entidad nacional equivalente a la FAI (Federación Aeronáutica Internacional) establece las limitaciones meteorológicas para volar, que son de obligado cumplimiento para todas las personas que realicen deportes aéreos.

Cuenta con un plan de acción en casos de emergencia 

Como anfitrión de una experiencia de ala delta o parapente, debes colaborar con pilotos formados en tándem que tengan certificados vigentes de primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar. Si vais a estar a más de 1 hora del centro de asistencia sanitaria más cercano, lo ideal es que, además de contar con un certificado que acredite que sabes realizar la reanimación cardiopulmonar, hayas hecho un curso de primeros auxilios en zonas remotas de nivel básico o avanzado. Debes contar con una amplia experiencia de vuelo libre en las zonas y en las condiciones en las que llevarás a cabo la actividad. 

También conviene que tengas un plan de acción en caso de emergencia y que indiques a los participantes qué deben hacer si alguien se lesiona; si el tiempo cambia de improviso; o si hay turbulencias, ráfagas de viento, nubes o visibilidad reducida. Descubre cómo preparar un plan de emergencia.

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.