English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), con el fin de elaborar unas recomendaciones de seguridad y buenas prácticas que te ayuden a ofrecer una experiencia de navegación en barco de quilla o barco de vela ligera. Nuestro objetivo es ponérselo fácil a las personas interesadas para que elijan una experiencia adecuada para ellas y garantizar su protección, entre otras cosas.

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Entre otras cosas, deberás incluir información sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, así como indicar si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo. Si van a tener que participar de manera activa durante tu experiencia de navegación, debes indicarlo claramente. 

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia de navegación: 

Navegación en barco de quilla/Crucero

  • Principiante: navegación durante el día; una excursión breve (de hasta medio día) con el mar en calma. Pueden participar personas sin experiencia.
  • Intermedio: navegación en condiciones de suaves a moderadas. Puede ser una experiencia con pernocta en la que se navegue durante el día y se fondee para pasar la noche. En ese caso, el espacio habitable podría ser reducido. Quizá se pida a los participantes que ayuden con las labores necesarias a bordo. Algunas personas se marean al navegar en mar abierto.
  • Avanzado: resultará útil tener conocimientos de navegación, ya que podría pedirse a los participantes que ayuden a manejar la embarcación.  La ruta podría adentrarse en aguas más desprotegidas e incluso incluir pasar una noche lejos de tierra firme. Quizá se pida a los participantes que ayuden con las labores necesarias a bordo. Algunas personas se marean al navegar en mar abierto.

Barco de vela ligera

  • Principiante: navegación en aguas protegidas a bordo de una embarcación pequeña.  Un barco de vela ligera es rápido, y los participantes podrían mojarse. No es necesario poseer conocimientos previos.
  • Intermedio: navegación en una embarcación ligera y rápida en condiciones moderadas. Es probable que los asistentes se mojen a causa del oleaje o del agua que salpique el propio barco.  Estas condiciones podrían volcar las embarcaciones pequeñas.  No obstante, volver a la posición inicial para seguir navegando es rápido y sencillo. Una cierta experiencia previa podría resultar útil. 
  • Avanzado: navegación rápida en una embarcación ligera. Los participantes podrían tener que manejarla en determinadas ocasiones, y deben ser ágiles para repartir el peso cuando sea necesario para mantenerla adrizada. Además, deben estar preparados para echar una mano en caso de que escore. Es necesario poseer unos conocimientos básicos de navegación para participar.

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Cuando reserven, escríbeles a través del sistema de mensajes de Airbnb para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Pregúntales si tienen problemas de salud que puedan afectar a su participación en la experiencia, como una alergia alimentaria o una enfermedad cardíaca, y déjales claro qué cambios puedes o no te importaría hacer para que puedan asistir. Aprovecha para decirles que estás a su disposición para responder a cualquier duda que tengan. 

Como anfitrión, debes fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Resuelve bien todas las dudas y asegúrate de que todos sepan que estarás a su disposición para lo que necesiten durante toda la experiencia. 

Escucha con paciencia e interés, y trata de ponerte en su piel. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. Procura aclarárselos antes de que te pregunten. No des nada por sentado: algo que a ti te parece perfectamente normal a los participantes puede resultarles complicado o darles miedo. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Sigue las normativas locales y comprueba las previsiones meteorológicas

Debes informarte de si está permitido ofrecer la experiencia de navegación en el lugar que tienes pensado y, en su caso, cuándo puedes hacerlo. Además, es necesario que conozcas las normativas que se aplican a las zonas donde podrías realizar la actividad. Asimismo, debes estar al tanto de las previsiones meteorológicas y del estado de las mareas.

Explica al grupo todo lo que necesiten saber antes de empezar

Antes de zarpar, comprueba qué conocimientos poseen o explica a los principiantes todo lo que necesitan saber si van a tener que ayudarte a manejar la embarcación. Asegúrate de que todos los participantes se sientan a gusto, con independencia de su nivel, antes de empezar a navegar. Para ello, describe de manera objetiva las condiciones y las tareas que tendrán que realizar a bordo, como encargarse de las velas o timonear.

Como anfitrión, debes evaluar las capacidades de los participantes en todo momento; por ejemplo, mientras habláis en el embarcadero, cuando os estéis preparando para zarpar, y una vez en marcha. Ya en el agua, sigue preocupándote por su bienestar: pregúntales cómo se sienten y obsérvalos atentamente para saber si están a gusto y si sus habilidades son adecuadas para la situación. 

Proporciona el equipo adecuado

Prepara y organiza la embarcación antes de la experiencia. Para evitar tropiezos, asegúrate de que en la cubierta, la cabina de mando y las zonas de descanso no haya obstáculos, y comprueba que las velas no presentan daños ni rasgaduras y que sus cuerdas no están desgastadas. Además, debes cumplir todos los requisitos legales de transporte y disponer del equipo de seguridad necesario, que debe estar en perfecto estado. 

Debes proporcionar a todos los participantes chalecos salvavidas. Ten en cuenta que, en función de las normativas locales, la intensidad de la actividad o de sus conocimientos o comodidad, podrían tener que llevarlos puestos durante toda la experiencia. 

Si van a tener que usar arnés, deberás ofrecer a cada uno la talla que le corresponda, y el mecanismo para desabrocharlo tiene que ser sencillo. 

Si vas a navegar con un barco de vela ligera, este debe flotar aunque escore o se anegue.  

Elige las condiciones adecuadas

Para evitar sorpresas, explica a los asistentes las condiciones que podrían darse durante la actividad antes de que comience. Infórmales del viento, las corrientes, las mareas, la vida marina y el tráfico de embarcaciones, y de cómo estos factores pueden afectar a su comodidad o seguridad. También puedes mencionar que existe la posibilidad de que se mareen. 

Presta atención a las condiciones en todo momento, por si acaso cambian y tenéis que volver a tierra. Debes ser capaz de determinar cuándo son demasiado peligrosas para los conocimientos de navegación de los participantes. No realices la experiencia si existe un riesgo excesivo o imprevisible.

La seguridad es lo primero

Como anfitrión, debes poseer conocimientos de salvamento en el agua, contar con certificados vigentes de primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar, y tener siempre a mano un botiquín bien surtido.

También conviene que tengas un plan de acción en caso de emergencia y que indiques a los asistentes qué deben hacer si alguien se lesiona, si el tiempo o las corrientes cambian, si os encontráis con animales marinos que no esperabais, o si las condiciones empeoran de repente, entre otras situaciones. Descubre cómo preparar un plan para emergencias.

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.