English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de los viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), con el fin de elaborar unas recomendaciones de seguridad y buenas prácticas que te ayuden a ofrecer una experiencia de esquí. Nuestro objetivo es ponérselo fácil a las personas interesadas para que elijan una experiencia adecuada para ellas y garantizar su protección, entre otras cosas.

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Entre otras cosas, deberás incluir información sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, así como indicar si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo. 

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia de esquí: 

Esquí de fondo y de skating (pistas preparadas) 

  • Las pistas para practicar esquí o skating estarán preparadas. Para los principiantes, serán más llanas, mientras que, en el caso de las personas con un nivel intermedio o experto, las pendientes serán más pronunciadas o las maniobras serán más complicadas. A medida que aumenta la dificultad, puede resultar útil tener un cierto nivel de destreza.
  • Principiante: las personas que no tengan experiencia con este deporte podrán desplazarse en superficies y pistas llanas y bien preparadas.
  • Intermedio: las pistas pueden incluir más subidas y bajadas, y podrían requerir algunas maniobras. 
  • Avanzado: la práctica de esquí de fondo o de skating se lleva a cabo en pendientes pronunciadas que requieren un gran esfuerzo físico. Los participantes podrían acercarse a acantilados o estar expuestos a otros elementos para los que necesitarán dominar la velocidad y los cambios de dirección. 

Esquí de fondo y de skating (pistas no preparadas)

  • En este caso, las pistas no estarán preparadas. Los principiantes practicarán esquí en zonas llanas y con nieve compacta, mientras que, en el caso de las personas con un nivel intermedio o experto, la profundidad de la nieve será mayor, las pendientes serán más pronunciadas o las maniobras serán más complicadas. A medida que aumenta la dificultad, puede resultar útil tener un cierto nivel de destreza.
  • Principiante: las personas que no tengan experiencia con este deporte podrán desplazarse en superficies llanas o con una ligera pendiente que tengan poca nieve fresca.
  • Intermedio: las pistas pueden incluir más subidas y bajadas, y podrían requerir algunas maniobras. 
  • Avanzado: la actividad se desarrollará en pendientes pronunciadas con nieve profunda y será necesario realizar un gran esfuerzo físico durante un periodo de tiempo prolongado. 

Esquí alpino o en pista

  • Los participantes accederán a las pistas en remontes, telecabinas o funiculares.
  • Principiante: la actividad se desarrollará en zonas fáciles (pistas verdes).
  • Intermedio: los participantes bajarán por laderas preparadas con pendientes algo más pronunciadas (pistas azules).
  • Avanzado: habrá pendientes pronunciadas y obstáculos (pistas rojas y negras).

Esquí fuera de pista

  • Esquí de fondo en estaciones, utilizando los remontes y añadiendo pieles de foca específicas para esta actividad, si fuera necesario. Los participantes utilizarán su equipo y sus habilidades para acceder a zonas fuera de pista y, por lo general, no se deslizarán por pendientes muy pronunciadas.
  • Principiante: los miembros del grupo pueden no haber practicado nunca esta modalidad, pero deben tener un nivel básico de esquí.
  • Intermedio: los participantes se deslizarán por pistas con pendientes más pronunciadas donde los árboles están muy cerca entre sí.
  • Avanzado: los participantes deben tener experiencia con el esquí fuera de pista, así como la forma física necesaria para esquiar en nieve profunda e irregular en entornos remotos. 

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Cuando reserven, escríbeles a través del sistema de mensajes de Airbnb para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Aprovecha para decirles que estás a su disposición para responder a cualquier duda que tengan. 

Como anfitrión, debes crear un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Resuelve bien todas las dudas y asegúrate de que los participantes sepan que estarás a su disposición para lo que necesiten durante toda la experiencia. 

Escucha con paciencia e interés, y trata de ponerte en su piel. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. Procura aclarárselos antes de que te pregunten. No des nada por sentado: algo que a ti te parece perfectamente normal a los participantes puede resultarles complicado o darles miedo. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Prepara a los participantes antes de su llegada

Pregunta a los asistentes si tienen necesidades especiales para adaptarte como corresponda. Recuerda facilitarles con antelación (si es posible, antes de que salgan de casa) una lista de todo lo que necesitarán. En función de la actividad, te aconsejamos que incluyas lo siguiente: 

  • Esquí de skating: la ropa y las capas de abrigo adecuadas, esquís, bastones y botas propios, así como bebida y comida para consumir durante la experiencia. 
  • Esquí de fondo: la ropa y las capas de abrigo adecuadas, esquís, bastones y botas propios o alquilados, así como bebida y comida para consumir durante la experiencia. 
  • Esquí alpino: forfait o pase de esquí, la ropa y las capas de abrigo adecuadas, esquís, botas y bastones propios o una reserva para alquilarlos, así como casco y gafas protectoras. Indica si la actividad se desarrollará en terreno complicado: si vais a deslizaros por una zona con riesgo de avalancha o en las proximidades, debes asegurarte de que los participantes tengan el equipo necesario (baliza de señalización, sonda y pala) y de que cuenten con las habilidades y la experiencia para utilizarlo correctamente.
  • Esquí fuera de pista: las capas de ropa adecuadas, el equipo necesario para practicar esta modalidad (esquís, botas, fijaciones, bastones y pieles de foca), así como una pala, una sonda y una baliza de señalización que sepan utilizar en caso de avalancha. Recomienda a los miembros del grupo que lleven casco y gafas protectoras para el descenso, además de una buena mochila en la que guarden todo lo necesario, incluida la comida y el agua (deben asegurarse de tomar las medidas adecuadas para que no se congele).

Ofrece una sesión informativa antes de empezar

Antes de empezar, asegúrate de que todos tengan claro en qué consiste exactamente la experiencia. Este es el momento ideal para comprobar que tienen toda la comida, el agua y el equipo que necesitarán durante la actividad. 

Es posible que para algunos participantes tu actividad implique salir de su zona de confort y necesiten más accesorios que alguien de la zona. Si consigues anticiparte a estas necesidades, su experiencia será todavía mejor. Explica al grupo cuál es la ruta específica que seguiréis y si actualmente hay algún riesgo de avalancha. Además, puede ser buena idea que hagáis un pozo en la nieve para comprobar su estado. Aprovechad para practicar haciendo búsquedas con una baliza, la sonda y la pala. Aunque no estéis directamente en un terreno de avalanchas, podrían afectaros las que ocurran en una zona cercana o más elevada, así que debéis estar preparados.

Proporciona el equipo adecuado

Si la experiencia incluye el equipo, debes asegurarte de que esté en buen estado, limpio y seco, y de que sea de la talla adecuada para cada participante. Si no proporcionas el equipo necesario, comprueba que el de los asistentes se encuentre en perfecto estado. 

  • Esquí de skating: tanto si te encargas de proporcionarlo tú como si lo traen los propios participantes, todos necesitaréis botas, esquís de skating y bastones específicos para esta modalidad, además de las capas de abrigo necesarias para estar a gusto. Asegúrate de que los esquís de los participantes estén bien encerados y no tengan arañazos o agujeros demasiado grandes. Además, debes comprobar que las correas de los bastones sean adecuadas para cada participante, que las fijaciones funcionen y que las botas les queden bien y les resulten cómodas. Por último, no olvidéis llevar comida y agua para manteneros hidratados. 
  • Esquí de fondo: tanto si el equipo es tuyo como si lo traen los participantes, asegúrate de que todos tengan botas, bastones y esquís adecuados para esta modalidad con escamas o con pieles de foca, además de las capas de ropa necesarias para estar cómodos. Además, es importante que los esquís estén bien encerados y que no tengan arañazos ni agujeros demasiado grandes, que las fijaciones funcionen, y que las botas les queden bien, les resulten cómodas y no tengan las hebillas ni otras piezas rotas. Comprueba también que los bastones tengan correas y que todos sepan usarlos correctamente. Por último, los participantes deben llevar comida, agua y capas de abrigo, además de una mochila cómoda con buenas correas y hebillas en la que guardar todo lo necesario. Además de todo lo anterior, tú también debes llevar un botiquín de primeros auxilios. Si la actividad se va a desarrollar en una zona de avalanchas, infórmate sobre el equipo extra que necesitaréis para practicar esquí fuera de pista.
  • Esquí alpino: independientemente de que los participantes lleven su propio equipo o lo alquilen, todos necesitarán botas, esquís alpinos y bastones. Además, en las estaciones de esquí es imprescindible usar casco y también es buena idea que todos lleven gafas protectoras. Por otra parte, es importante que los esquís estén bien encerados y que no tengan arañazos ni agujeros demasiado grandes, que los bordes estén limpios y afilados, y que las fijaciones se ajusten bien a las botas de cada persona. Te recomendamos que verifiques la configuración DIN de las fijaciones de los participantes. Asegúrate de que las botas estén bien ajustadas y sean cómodas, y de que no tengan las hebillas ni otras piezas rotas. Comprueba también que los bastones tengan correas que se ajusten a los guantes o manoplas de cada persona. ¡Y recuerda a todos que lleven las capas necesarias para estar abrigados en el telesilla! Antes de empezar la experiencia, revisa tu equipo y comprueba que tienes todos los accesorios que mencionamos.
  • Esquí fuera de pista: es probable que los participantes lleven su propio equipo, que debe incluir esquís, botas, bastones (es recomendable que sean ajustables) y pieles de foca si van a esquiar en sentido ascendente o en zonas no preparadas. Tanto si los miembros del grupo llevan su propio equipo como si se lo facilitas tú, comprueba que esté bien adaptado al terreno en el que vais a esquiar (telemark o alpino), que los esquís estén bien preparados (es decir, que estén correctamente encerados y que tengan los bordes afilados) y que las pieles se ajusten bien. Además, conviene que verifiques que las fijaciones están bien reguladas para liberar las botas en el momento adecuado para cada persona. Las botas deben ser cómodas para el ascenso y el descenso, y es muy importante que todas las hebillas y correas estén en buen estado. Comprueba también que los bastones tengan correas que se ajusten a los guantes o manoplas. Si vais a esquiar en una zona de avalanchas o en las proximidades, todos necesitaréis una baliza, una pala y una sonda, y los conocimientos necesarios para utilizarlas. También necesitaréis una mochila adecuada para llevar todo el equipo y las capas de ropa adecuadas para manteneros frescos durante la subida y abrigados en el descenso. Además, deberéis llevar comida y agua. Como anfitrión, tendrás que llevar todo el equipo anterior y también un botiquín de primeros auxilios. Además, puede ser buena idea llevar una cuerda corta y un piolet, y saber usarlos para rescates en determinados terrenos.

Elige las condiciones adecuadas y prepárate para los imprevistos

Informa a los participantes de las condiciones en que se desarrollará la experiencia; por ejemplo, si habrá frío extremo, viento o precipitaciones (ya sea nieve, granizo o lluvia), o si la nieve estará preparada o helada, o será nieve polvo pesada con una profundidad de dos metros. También es recomendable que informes a todo el mundo de cómo prepararse para estas y otras situaciones inesperadas que puedan ocurrir. 

Si tu experiencia se desarrolla en una zona de avalanchas o en las proximidades, consulta las previsiones y mantén al tanto a los participantes durante toda la actividad, ya que las condiciones podrían cambiar. 

También conviene que te informes de si tendrás cobertura durante la experiencia y en qué zonas estará disponible, ya que puede ser útil tener los medios necesarios para comunicarte con los servicios aéreos de emergencia si hace falta.

En caso de que debas cancelar tu experiencia debido a una emergencia, las condiciones meteorológicas o problemas de seguridad, no se te aplicará ninguna penalización. Más información sobre la política de cancelación aplicable a las experiencias 

Seguridad

Asegúrate de que tanto el plan como el itinerario sean claros y comprensibles para todos los participantes. Entre otras cosas, tienen que incluir información específica sobre cómo deben actuar si se pierden o se hacen daño. 

Como anfitrión, puedes evitar algunos de los problemas que ocurren con más frecuencia al esquiar. Aquí tienes algunos consejos que te resultarán útiles: 

  • Esquí de skating: para proteger a los participantes, enséñales las técnicas necesarias para evitar que se caigan sobre una superficie dura a gran velocidad. Si hay otros usuarios en la pista (por ejemplo, esquiadores o personas con motos de nieve), explica al grupo cómo pueden evitar colisiones.
  • Esquí de fondo: para proteger a los miembros del grupo, explícales buenas técnicas para que sepan controlar la velocidad de descenso, evaluar el nivel de cansancio y mantenerse abrigados e hidratados con el fin de no sufrir una hipotermia. Además, conviene que les indiques la ruta para que no se pierdan.
  • Esquí alpino: algunos riesgos de seguridad habituales son las colisiones con otros esquiadores, equipos o árboles y la hipotermia, así como las lesiones deportivas relacionadas con el equipo y el terreno que pueden ocurrir, por ejemplo, si las fijaciones no liberan las botas en una caída o si los esquiadores escogen un terreno demasiado complicado para su nivel. Los anfitriones deben dar ejemplo y usar casco, ya que llevarlo podría salvar la vida de una persona en una caída.
  • Esquí fuera de pista: en zonas de avalanchas pueden ocurrir situaciones de extrema gravedad. Si los esquiadores u otros usuarios desencadenan una avalancha, podrían quedar sepultados o gravemente heridos. Todos los participantes deben prestar especial atención a no perderse, controlar y conservar su temperatura corporal, y mantenerse hidratados y alimentados. Además, deben evitar los pozos de árboles y otros peligros ocultos por la nieve, como los troncos y las rocas. Por último, es importante que se protejan contra las lesiones deportivas más habituales y que tengan cuidado de no perder accesorios del equipo en las caídas. 

También conviene que tengas un plan de acción en caso de emergencia (que ya hayas probado), así como de los medios necesarios para evacuar a una persona en caso de accidente. Debes llevar contigo (y saber utilizar) un botiquín bien surtido que te permita actuar en caso de que un participante se haga daño, y sea necesario estabilizarlo y llevarlo a un lugar seguro. Si vais a estar a más de 1 hora del centro de asistencia sanitaria más cercano, lo ideal es que, además de contar con un certificado para realizar la reanimación cardiopulmonar, hayas hecho un curso de primeros auxilios en zonas remotas de nivel básico o avanzado. Descubre cómo preparar un plan de emergencia.

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.