English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), para recopilar consejos que te ayuden a ofrecer una experiencia con motos de nieve segura. Aunque debes tener en cuenta las buenas prácticas que te indicamos a continuación, eres tú quien domina este tipo de actividades. Un anfitrión excepcional siempre busca maneras de proteger a todas las personas que participan en su experiencia. 

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Entre otras cosas, deberás incluir información sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, así como indicar si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo. 

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia con motos de nieve: 

Principiante: se recorrerán senderos de nieve compacta específicamente dedicados a la práctica de este deporte. Las excursiones solo durarán unas horas y se realizarán en unas condiciones climáticas aceptables. El anfitrión decidirá a qué velocidad se desplaza el grupo.

Intermedio: se recorrerán senderos específicamente dedicados a la práctica de este deporte, así como rutas fuera de pista. El estado de la nieve y el desnivel podrían ser variables. El anfitrión decidirá a qué velocidad se desplaza el grupo.

Avanzado: se recorrerán rutas fuera de pista alejadas de los senderos señalizados y de cualquier posible ayuda. A lo largo del trayecto habrá laderas, nieve en distintas condiciones y, quizá, tramos helados. Los participantes deben tener experiencia previa y la resistencia física necesaria para pilotar la moto durante horas en multitud de terrenos, sobre nieve en una gran variedad de condiciones y por laderas.

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Cuando reserven, escríbeles a través del sistema de mensajes de Airbnb para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Aprovecha para decirles que estás a su disposición para responder a cualquier duda que tengan. 

Como anfitrión, debes fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Resuelve bien todas las dudas y asegúrate de que todos sepan que estarás a su disposición para lo que necesiten durante toda la experiencia. 

Escucha con paciencia e interés, y trata de ponerte en su piel. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. Procura aclarárselos antes de que te pregunten. No des nada por sentado: algo que a ti te parece perfectamente normal a los participantes puede resultarles complicado o darles miedo. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Aunque te parezca obvio, confirma que todas las personas que han reservado tu experiencia están dispuestas a realizarla en condiciones invernales y quieren conducir un potente vehículo que puede alcanzar grandes velocidades. Acuérdate de indicar que todos los pilotos deben tener el carné de conducir en vigor; los participantes que no cumplan este requisito pueden viajar como pasajeros. También debes dejar claro que no se puede consumir alcohol antes de la experiencia ni en el transcurso de esta.

Sigue las normativas locales y comprueba las previsiones meteorológicas

Debes informarte de si está permitido ofrecer la experiencia con motos de nieve en las ubicaciones que tienes pensadas y, en su caso, cuándo puedes hacerlo. Además, es necesario que conozcas las normativas que se aplican en las zonas donde podrías realizar la actividad. También debes estar al tanto de las previsiones meteorológicas y conocer la zona lo suficientemente bien como para anticiparte a posibles situaciones complicadas y saber qué opciones de evacuación existen.

Explica al grupo todo lo que necesiten saber antes de empezar

Antes de poneros en marcha, enseña o repasa con los principiantes los aspectos básicos. Entre otras cosas, puedes indicarles cómo pilotar la moto de nieve correctamente, qué velocidades son seguras y cómo deben colocar el cuerpo en determinadas curvas o terrenos. Como anfitrión de una experiencia de este tipo, debes evaluar las capacidades de los participantes en todo momento y mostrarles las técnicas y procedimientos adecuados tanto cuando estén parados, como cuando estén subidos en la moto de nieve. Cuando ya estéis en marcha, sigue preocupándote por su bienestar: pregúntales cómo se sienten y obsérvalos atentamente para saber si están a gusto y si sus habilidades son adecuadas para la actividad. 

Es posible que los participantes de nivel principiante o intermedio estén poco o nada acostumbrados a las bajas temperaturas. Por este motivo, recuerda que debes adaptar la actividad y la duración del recorrido a las condiciones climáticas y a sus capacidades. Lo mejor es que seas tú quien marque la velocidad y que el resto te siga, dejando una distancia de seguridad entre una moto y la siguiente que dependerá del tiempo que haga y de su experiencia. Puedes parar de vez en cuando para comprobar qué tal están los participantes o contarles por dónde pasaréis a continuación. En estas paradas puedes explicarles, por ejemplo, qué técnica deben utilizar para sortear un obstáculo que vayáis a encontraros más adelante. 

En el caso de las experiencias de nivel avanzado, lo más probable es que los participantes ya hayan pilotado motos de nieve fuera de pista y en multitud de condiciones y terrenos. Debes ser capaz de entenderlos y comunicarte bien con ellos para adaptarte a sus capacidades y mantener un nivel y una velocidad adecuados en todo momento. Para conseguirlo, es buena idea que les pidas que te demuestren sus habilidades en un terreno sencillo. Además, conviene que contéis con algún tipo de sistema de comunicación, como radios o walkie-talkies. 

Proporciona el equipo adecuado

Indica a los participantes si vas a proporcionarles algún equipo y averigua si tienen pensado llevar el suyo. Todos los artículos que les facilites deben estar en buen estado y limpios y ser de su talla. Aquí tienes unos cuantos consejos para preparar el equipo necesario para tu experiencia:

  • Independientemente del nivel de los participantes, debes proporcionarles motos de nieve limpias y en perfecto estado que sometas a revisiones periódicas. Todas deben cumplir la normativa en vigor, también en lo que respecta a las emisiones y los niveles de ruido. En el caso de los grupos de nivel principiante o intermedio, no importa que los vehículos sean adecuados para un uso general. Sin embargo, en el caso de los pilotos más experimentados, las motos deben adaptarse al objetivo y el nivel de la actividad; por ejemplo, si vais a hacer piruetas y saltos, deben ser adecuadas para ello. 
  • Deberás facilitar a los participantes cascos certificados adecuados para el nivel de la actividad. Recuerda inspeccionarlos regularmente para detectar posibles daños causados por golpes o por el paso del tiempo. El tipo de casco dependerá de las condiciones climáticas, del tipo de actividad y de su grado de dificultad. Si alguien decide llevar su propio casco, comprueba que sea adecuado y esté en perfecto estado. Recuerda que debes enseñar a los participantes a seleccionar un casco de su talla y a ajustárselo bien. 
  • También debes proporcionarles trajes de moto de nieve impermeables que garanticen su aislamiento térmico y los protejan del viento. Si quieren llevar su propia ropa, infórmales de las condiciones en que se desarrollará la experiencia y ayúdalos a determinar si es la opción más adecuada. 
  • En función del nivel de la actividad y las condiciones climáticas, podría ser buena idea que facilites gafas, guantes y botas a los asistentes. En caso de que tengan que llevar ellos este equipo, comunícaselo con antelación y comprueba que sea adecuado para la actividad. 
  • Independientemente del nivel de la experiencia, lo más probable es que los participantes necesiten llevar algo de comida, agua y ropa para cambiarse, así que indícales qué deben llevar exactamente o si te encargas tú del avituallamiento. Diles también si necesitan ropa para cambiarse o prendas de abrigo extra, y si hace falta una mochila o si en la moto de nieve habrá un espacio específico para transportarlo todo. 

Debes llevar contigo (y saber utilizar) un botiquín bien surtido que te permita actuar en caso de que un participante tenga un accidente para estabilizarlo y llevarlo a un lugar seguro, incluso si está inconsciente. 

Te recomendamos que te informes de si tendrás cobertura durante la experiencia y en qué zonas estará disponible. Además, debes contar con los medios necesarios para comunicarte con los servicios de emergencia, en caso necesario. Si no proporcionas el equipo necesario para la experiencia, comprueba el de los asistentes para asegurarte de que se encuentra en perfecto estado y asegúrate de que lo usen correctamente.

Elige las condiciones adecuadas 

Informa a los participantes de las condiciones en que se desarrollará la experiencia, como la temperatura que hará, el viento que habrá, los niveles de visibilidad y si se prevé que llueva o nieve. Indícales cómo influirán estas condiciones en la sensación térmica, la nieve y el desarrollo general de la experiencia, y háblales del peligro de alud y de los riesgos climáticos generales. También es buena idea que les expliques cómo pueden prepararse para estas condiciones, así como para otras situaciones inesperadas que puedan ocurrir. 

Debes ser capaz de determinar cuándo las condiciones son demasiado peligrosas para los conocimientos de los participantes. No sigas adelante con la experiencia si existe un riesgo excesivo o imprevisible.

Recuerda: la seguridad es lo primero

Elabora un itinerario claro y acorde al nivel de experiencia de los participantes, y asegúrate de que lo entiendan y de que sepan qué deben hacer si se pierden o se hacen daño. Aquí tienes algunos consejos para evitar algunas de las causas más habituales de lesión cuando se hacen rutas en moto de nieve:

  • En el caso del nivel principiante e intermedio, cuando vayáis por senderos señalizados asegúrate de que todas las personas del grupo vayan a una velocidad que sea adecuada para las condiciones, sus habilidades y su experiencia y que cumplan las normativas locales. 
  • Indícales cómo deben colocar el cuerpo para girar, atravesar terrenos con desnivel y superar obstáculos. 
  • Debes contar con un sistema de comunicación efectivo con el que los participantes puedan transmitirse información importante, ya sea mediante señales con las manos, bocinas, walkie talkies o radios. Acuérdate de enseñarles a usarlo antes de empezar. 
  • En el caso de las experiencias de nivel más avanzado, si vais a atravesar glaciares, asegúrate de llevar el equipo adecuado para conducir sobre hielo y en grietas, y que todo el mundo sepa utilizarlo. Además, debes conocer las mejores rutas y saber qué condiciones climáticas pueden afectar al hielo y de qué modo. 
  • Si vais a desplazaros por una zona propensa a las avalanchas, consulta el boletín de peligro de aludes y cualquier otra fuente de información oportuna para evaluar el riesgo y determinar si es seguro ofrecer tu experiencia con motos de nieve. Recuerda que debes haber recibido formación para actuar en caso de alud y debes ser capaz de evaluar el riesgo de que se produzca uno, utilizar el equipo necesario en su caso, e informar a los participantes de estos peligros y de cómo deben actuar ante ellos. 

Debes disponer de un plan de acción en caso de emergencia que hayas probado, así como de los medios necesarios para evacuar a una persona en caso de accidente. Si vais a estar a más de 1 hora del centro de asistencia sanitaria más cercano, lo ideal es que cuentes con certificados que acrediten que has hecho un curso de primeros auxilios en zonas remotas de nivel básico o avanzado y que sabes realizar la reanimación cardiopulmonar, ambos en vigor. Descubre cómo preparar un plan para emergencias.

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.