English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), con el fin de elaborar unas recomendaciones de seguridad y buenas prácticas que te ayuden a ofrecer una experiencia de surf. Nuestro objetivo es ponérselo fácil a las personas interesadas para que elijan una experiencia adecuada para ellas y garantizar su protección, entre otras cosas.

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Entre otras cosas, deberás incluir información sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, así como indicar si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo.

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia de surf: 

Principiante: los participantes deben saber nadar, pero no es necesario que hayan hecho surf previamente. Olas suaves, hasta la cintura, que rompen sobre un fondo blando que amortigua los golpes.

Intermedio: los participantes deben saber nadar y sentirse cómodos remando y surfeando, cerca de la orilla, olas de intensidad media que les lleguen hasta el pecho. Estas romperán desde la cresta sobre un fondo de arena o roca.

Avanzado: los participantes deben sentirse cómodos remando y surfeando, lejos de la orilla, olas que les saquen hasta una cabeza y media de alto. Estas podrían romper con fuerza sobre un fondo de arena, arrecife o mixto.

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Cuando reserven, escríbeles a través del sistema de mensajes de Airbnb para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Aprovecha para decirles que estás a su disposición para responder a cualquier duda que tengan. 

Como anfitrión, debes fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Aunque te parezca una obviedad, confirma que todo el mundo sabe nadar. Resuelve bien todas las dudas y asegúrate de que todos sepan que estarás a su disposición para lo que necesiten durante toda la experiencia. 

Escucha con paciencia e interés, y trata de ponerte en su piel. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. Procura aclarárselos antes de que te pregunten. No des nada por sentado: algo que a ti te parece perfectamente normal a los participantes puede resultarles complicado o darles miedo. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Sigue las normativas locales y comprueba las previsiones meteorológicas

Ya sea porque conoces la zona o porque te has informado, es importante que sepas si está permitido ofrecer la experiencia de surf en el lugar que tienes pensado y, en su caso, cuándo puedes hacerlo. Además, es necesario que conozcas las normativas que se aplican a las zonas donde podrías realizar la actividad. Debes consultar las previsiones relativas a las olas y conocer la zona lo suficientemente bien como para determinar si las condiciones son adecuadas para surfear antes de empezar la experiencia.

Explica al grupo todo lo que necesiten saber antes de empezar

En la arena, enseña a los principiantes a remar, dar la vuelta a la tabla y subirse en ella. Para asegurarte de que todos los participantes se sientan a gusto con independencia de su nivel, antes de que se metan en el agua háblales de la zona y de cómo deben comportarse durante la experiencia. 

Como anfitrión de una experiencia de surf, debes evaluar sus capacidades continuamente, tanto durante las explicaciones en tierra, como mientras reman y cuando estén en el mar. Una vez en el agua, sigue preocupándote por su bienestar: pregúntales cómo se sienten y obsérvalos atentamente para saber si están a gusto y si sus habilidades son adecuadas para la situación. 

Proporciona el equipo adecuado

Cerciórate de que los participantes se sienten cómodos con su tabla en las condiciones en las que se va a desarrollar la experiencia. A los principiantes debes facilitarles tablas largas de espuma de poliuretano o con una superficie blanda que tengan quillas flexibles y una buena correa. 

Si vas a proporcionarles trajes de neopreno, escarpines, guantes y gorros, comprueba que no tengan agujeros ni rasgaduras y asegúrate de que sean de su talla. Para conservar tu equipo en buenas condiciones, al terminar enjuágalo con agua dulce y guárdalo en un lugar donde no le dé el sol.

Elige las condiciones adecuadas

Antes de que se metan en el agua, explica a los participantes las condiciones que podrían darse durante la experiencia, como el tamaño y la fuerza de las olas o las corrientes, y cualquier aspecto del que deban estar al tanto, como la posibilidad de encontrarse con animales marinos u obstáculos. Deja claro desde el principio dónde y cómo deberían romper las olas. 

Presta atención a las condiciones en todo momento, por si acaso cambian y tenéis que interrumpir la experiencia. Debes ser capaz de determinar cuándo son demasiado peligrosas para los conocimientos de surf de los participantes. No realices la experiencia si existe un riesgo excesivo o imprevisible.

Recuerda: la seguridad es lo primero

Como anfitrión de una experiencia de surf, debes tener conocimientos de salvamento en el agua, así como formación en primeros auxilios y reanimación cardiopulmonar con certificados vigentes.  Si los participantes y tú vais a estar a más de 1 hora del centro de asistencia sanitaria más cercano, lo ideal es que, además de tener un certificado que acredite que sabes realizar la reanimación cardiopulmonar, hayas hecho un curso de primeros auxilios en zonas remotas de nivel básico o avanzado. Recuerda que debes contar con una amplia experiencia surfeando en las zonas y en las condiciones en que llevarás a cabo la actividad. 

Además, debes tener siempre a mano en la playa un botiquín bien surtido. También conviene que tengas un plan de acción en caso de emergencia y que indiques a los participantes qué deben hacer si alguien se lesiona, si el tiempo o las corrientes cambian de improviso, si os encontráis con animales marinos que no esperabais, o si el tamaño de las olas aumenta de repente, entre otras situaciones. Descubre cómo preparar un plan para emergencias.

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.