English — Español — 中文 — Français — Italiano —日本語

Hemos colaborado con una asociación líder en el sector de viajes de aventura, la Adventure Travel Trade Association (ATTA), con el fin de elaborar unas recomendaciones de seguridad y buenas prácticas que te ayuden a ofrecer una experiencia de senderismo. Nuestro objetivo es ponérselo fácil a las personas interesadas para que elijan una experiencia adecuada para ellas y garantizar su protección, entre otras cosas.

Indica claramente qué esperas de los participantes

Si para disfrutar de manera segura de la actividad deben tener unas condiciones de salud o una forma física determinadas, o cumplir algún requisito de otro tipo, déjalo claro en la descripción de la experiencia. Detalla con claridad el entorno y la ruta que realizaréis, de modo que los asistentes estén al tanto de todas sus características y del tipo de terreno. Por ejemplo, indica si será en el desierto, por la costa o en la montaña; si estará señalizada o no, o si los árboles os protegerán del sol.

En la descripción de la experiencia, incluye detalles sobre la duración de la actividad, el esfuerzo y las condiciones físicas necesarias, e indica si los asistentes deben poseer algún conocimiento previo. 

Esta guía de la ATTA te ayudará a comunicar de forma apropiada el nivel de habilidad necesario para participar en tu experiencia de senderismo: 

Principiante: rutas sencillas y cortas. Los participantes no deben cumplir ningún requisito físico, salvo poder caminar a un ritmo normal.

Intermedio: pueden ser rutas señalizadas o caminos sencillos sin señalizar, en un terreno de nivel fácil o moderado. Para realizar la actividad podría requerirse cierta resistencia física. Si se trata de una actividad que dura un día completo o varios días, los participantes tendrán que llevar mochilas con el equipo necesario.

Avanzado: los participantes tendrán que caminar durante horas y la actividad podría durar varios días. La ruta puede incluir tramos con pendientes pronunciadas, y las personas que asistan podrían tener que subir a picos sin necesidad de poseer conocimientos técnicos y atravesar ríos, acantilados o valles. Por lo general, hay que tener la resistencia física necesaria para cargar con una mochila durante un día entero.

Comunícate con los asistentes con frecuencia 

Cuando reserven, escríbeles a través del sistema de mensajes de Airbnb para presentarte y darles toda la información necesaria para que se sientan a gusto y preparados. Pregúntales si tiene problemas de salud que puedan afectar a su participación en la experiencia, como una alergia alimentaria o una enfermedad cardíaca, y déjales claro qué cambios puedes o no te importaría hacer para que puedan asistir. Aprovecha para decirles que estás a su disposición para responder a cualquier duda que tengan. 

Como anfitrión, debes fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos para hacerte preguntas en cualquier momento. Intenta ponerte en su lugar y piensa qué aspectos pueden generar dudas para resolverlas antes de que te las planteen. Por ejemplo, explícales cómo pueden ir al baño durante la actividad o cómo interactuarán con el resto de las personas del grupo. Además, recuerda facilitarles con antelación una lista de todo lo que necesitarán. Para este tipo de actividad puedes indicar, entre otras cosas, qué condiciones físicas deben reunir para disfrutar de la experiencia, qué equipo proporcionas y qué artículos deben llevar (por ejemplo, una mochila para meter sus efectos personales, calzado adecuado y varias capas de ropa). Resuelve bien todas las dudas y asegúrate de que todos sepan que estarás a su disposición para lo que necesiten durante toda la experiencia. 

Escucha con paciencia e interés, y trata de ponerte en su piel. Entre otras cosas, es probable que quieran saber detalles prácticos como si les facilitarás comida, aperitivos o agua, si deben llevar su propia botella y si durante la actividad tendrán acceso a un baño. Procura aclarárselos antes de que te pregunten. No des nada por sentado: algo que a ti te parece perfectamente normal a los participantes puede resultarles complicado o darles miedo. Para que la experiencia sea segura y agradable para todos, es imprescindible que te comuniques con claridad. 

Explica al grupo todo lo que necesiten saber antes de empezar

Antes de empezar, asegúrate de que todos tengan claro en qué consiste exactamente la experiencia. Este es el momento ideal para comprobar que tengan la comida, el agua y el equipo que necesitarán durante la actividad, y que el nivel de incertidumbre y dificultad de la caminata no supone un problema para ellos. 

Es posible que para algunos participantes tu actividad implique salir de su zona de confort y necesiten más accesorios que alguien de la zona. Si consigues anticiparte a estas necesidades, su experiencia será todavía mejor.

Proporciona el equipo adecuado

Si vas a proporcionar equipo a los participantes, asegúrate de que se encuentre en buen estado. En el caso del senderismo, puedes facilitarles mochilas, tiendas de campaña, esterillas, sacos de dormir, utensilios de cocina, platos y vasos, bastones y botellas de agua. 

Si no vas a proporcionárselo tú, comprueba que lleven mochila, tienda de campaña, botas y varias capas de ropa, y asegúrate de que su equipo sea adecuado y esté en buenas condiciones. 

Debes llevar (y saber utilizar) un botiquín bien surtido que te permita actuar en caso de que un participante tenga un accidente para estabilizarlo y llevarlo a un lugar seguro, así como disponer de dispositivos de comunicación para solicitar asistencia externa cuando sea necesario. 

Elige las condiciones adecuadas y prepárate para los imprevistos

Informa a los participantes de las condiciones en que se desarrollará la experiencia. Entre otras cosas, indícales el tiempo que hará, cómo será el terreno y a qué altitud estaréis, la longitud de la ruta y los desniveles, y cuánto peso tendrán que cargar. Si vais a caminar por una zona donde hay riesgo de tormentas, comprueba periódicamente las previsiones meteorológicas y ten claro qué debes hacer si se produce una inundación repentina. También conviene que informes a todo el mundo de cómo prepararse para esta y otras situaciones inesperadas que puedan ocurrir. En algunas rutas de senderismo, como las que son más largas o transcurren en entornos más hostiles, las condiciones pueden variar más que en las rutas para principiantes. 

Si tienes que cancelar tu experiencia debido a una emergencia, las condiciones meteorológicas o problemas de seguridad, no se te aplicará ninguna penalización. Más información sobre la política de cancelación aplicable a las experiencias 

Recuerda: la seguridad es lo primero

Asegúrate de que tanto el plan como el itinerario sean claros y comprensibles para todos los participantes. Entre otras cosas, deben incluir información sobre qué deben hacer si se pierden o se hacen daño. 

Como anfitrión, puedes tomar medidas para evitar algunos de los problemas que surgen con más frecuencia al practicar senderismo. Por ejemplo, debes ser capaz de lidiar con un cambio inesperado en el tiempo o saber cómo ayudar a alguien que no esté bien preparado para la duración, la distancia o las características de la ruta. Para evitar situaciones de este tipo puedes revisar el itinerario con el grupo antes de poneros en marcha y asegurarte de que entiendan el nivel de intensidad de la experiencia, entre otras cosas. 

Ten en cuenta que no podrás anticiparte a todos los problemas que podrían surgir, como que el cansancio haga mella, que la ruta se alargue más de lo previsto, que tengáis que cruzar algún río o que haya muchas cuestas, por ejemplo. Por eso, debes prestar atención en todo momento a los riesgos que pueden surgir y dar a los participantes el apoyo que necesiten o adaptar el itinerario como corresponda. 

Debes disponer de un plan de acción en caso de emergencia que hayas probado, así como de los medios necesarios para evacuar a una persona en caso de accidente. Si los participantes y tú vais a estar a más de 1 hora del centro de asistencia sanitaria más cercano, lo ideal es que, además de tener un certificado que acredite que sabes realizar la reanimación cardiopulmonar, hayas hecho un curso de primeros auxilios en zonas remotas de nivel básico o avanzado. Descubre cómo preparar un plan para emergencias.

Exención de responsabilidad de la entidad colaboradora

Adventure Travel Trade Association (ATTA): Cortesía de la Adventure Travel Trade Association. ©2021 Adventure Travel Trade Association. Todos los derechos reservados.

El nombre y el logotipo de la Adventure Travel Trade Association (ATTA) se utilizan con su permiso, lo que no constituye en modo alguno un aval o una verificación, expresa o implícita, de ningún producto, servicio, persona, empresa, opinión o postura política. La ATTA no selecciona ni aprueba experiencias o anfitriones en Airbnb, ni participa en su selección o aprobación. Para obtener más información sobre la Adventure Travel Trade Association, visita adventuretravel.biz.