English  Español  中文 —  Deutsch  Français  Italiano — 日本語  한국어  русский  Português  Nederlands

Establecer un precio adecuado para tu experiencia puede parecer más fácil de lo que es. ¡Ojalá existiera una fórmula sencilla que pudiéramos compartir contigo que te ayudase a dar con el precio perfecto! Pero lo cierto es que tu experiencia es única y, probablemente, la tarifa que debas escoger también. Hemos entrevistado a anfitriones de todo el mundo y hemos seleccionado siete consejos esenciales de las respuestas de los que mejores reservas y evaluaciones reciben. Recuerda que tú tienes siempre la última palabra a la hora de establecer un precio, pero quizá estas sugerencias te ayuden a dar con el más apropiado para que tu actividad sea todo un éxito.

Piensa en quién es tu público objetivo

¿A quiénes se dirige fundamentalmente tu experiencia? Para averiguarlo, puedes intentar imaginarte al participante ideal. ¿Cómo sería su personalidad? ¿Por qué le interesarían tus habilidades o conocimientos únicos? ¿Qué tipo de trabajo tendría? ¿De qué presupuesto crees que dispondría para gastar en sus vacaciones? ¿Qué otras actividades le podrían resultar interesantes? ¿Qué tipo de  restaurantes y bares podrían gustarle?

Piensa en cuánto dinero podría gastarse esa persona en salir una tarde o una noche. ¿Cuál sería el precio medio de la comida que elegiría o del evento o experiencia al que asistiría? Recuerda que lo que quieres es atraer a personas que valoren lo que tu experiencia y tú podéis ofrecerles sin llegar a fijar un precio desorbitado para sus bolsillos.

Aumenta tus precios poco a poco para atraer a más participantes

Cuando emprendes un nuevo proyecto profesional, es importante tener presente que los inicios pueden ser difíciles y que puede llevar algo de tiempo conseguir que funcione. Muchos anfitriones que acaban de empezar y aún no tienen un público muy amplio o no han recibido evaluaciones de cinco estrellas que animen a otros viajeros a reservar su experiencia consideran razonable empezar fijando un precio inicial reducido. De esta forma, atraen a los primeros participantes, empiezan a acumular evaluaciones y consiguen que la gente hable de lo mucho que su experiencia merece la pena. Además, las evaluaciones forman parte de un fenómeno denominado «demostración social», una forma de avalar las experiencias a través de la opinión de otros participantes que han quedado satisfechos. Se trata de un factor decisivo y una potente herramienta de venta que puede justificar un ligero aumento en el precio.
Asimismo, muchos anfitriones creen que esta fase inicial es el momento ideal para analizar cómo encaja su experiencia en el mercado en el que la ofrecen. Atraer a los primeros participantes estableciendo un precio de partida reducido puede ayudarte a consolidarla. ¡Y, de paso, así te enterarás de qué les parece tu experiencia a esos primeros afortunados!

A continuación, te mostramos la guía de precios que Travis creó al preparar su experiencia, Meditation at Land’s End. Decidió llevar la estrategia de la que te hemos hablado un paso más allá y acabó organizando una estructura de precios por niveles que le permite avanzar hacia unos objetivos concretos de demostración social con los que puede probar distintos precios y versiones de la experiencia.

 

 

Nivel 1: empezar con 20 $

  • Aumentar el precio tras recibir 10 evaluaciones.
  • Precio bajo, expectativas asequibles y un grupo grande (puede que haya participantes que finalmente no vengan).
  • Experiencia inesperadamente buena que genera unas primeras evaluaciones fantásticas.

Nivel 2: 34 $

  • Aumentar el precio tras recibir 20 evaluaciones.
  • Gran interés a un precio asequible (lo que cuesta salir una noche a cenar). 

Nivel 3: 49 $

  • Aumentar el precio tras recibir 60 evaluaciones.
  • Empezar con unos precios bajos e ir aumentándolos permite que esta experiencia se haya convertido en una fuente de ingresos real para el anfitrión.

Experimenta con la oferta y la demanda

¿Sabías que puedes ofrecer distintos precios para tu experiencia según la fecha en que la organices? Elige una o dos fechas de tu calendario y prueba a establecer una tarifa más alta o más baja. Si observas que los usuarios se apuntan a las experiencias en las que has modificado el precio, quizá debas aumentar o reducir tus tarifas para adaptarte a la demanda.

Recomendación profesional: ¿cuándo puede aumentar o reducirse la demanda de tu experiencia? Haz una lista con fechas en las que quieras poner a prueba tus precios teniendo en cuenta factores como los eventos locales, las distintas temporadas, el momento del día, el día de la semana, etc. Por ejemplo: en Carnaval, aumenta el número de personas que viajan a Río de Janeiro; en enero o febrero, habrá menos turistas en Nueva York por el frío, etc.

Calcula cuánto te cuesta la experiencia

Elabora una lista detallada donde figuren todos los gastos a los que tienes que hacer frente para organizar tu experiencia. Ten en cuenta el tiempo que tardas en prepararla, los costes de transporte, las licencias y permisos que te hagan falta, los materiales, los suministros, las herramientas, cuánto cuesta alquilar el local, el precio de las bebidas, etc. ¿Cuánto te hace falta? ¿Qué podrías comprar en lotes para ahorrar? ¿De qué puedes prescindir sin dejar de aspirar a organizar una experiencia inolvidable? ¿Podrías añadir algún detalle que no te cueste nada pero que aporte algo especial a la actividad? Recuerda que todas las experiencias deben tener, como mínimo, un participante, así que trata de evitar los gastos fijos por si reservan menos personas de las que esperabas.

James organiza la experiencia See buzz bands with a music blogger en San Francisco, que incluye una cerveza, entradas para un concierto y un extra que a él no le supone ningún gasto: una entrada de blog, una lista de reproducción o un podcast sobre quien actúe ese día y que publica antes del concierto. Como James se documenta sobre los grupos de música antes de sus experiencias, aprovecha esta oportunidad para brindar un detalle único a quienes participen en su experiencia, un valor añadido que no le supone ningún coste.

“He probado a bajar el precio de mi experiencia pensando que así la reservaría más gente. También he modificado un poco lo que ofrezco y eso me ha ayudado mucho a reducir la tarifa.”
–Gabriela, organizadora de Get to know Little Africa en Río.

Cuando empezó a organizar experiencias, Gabriela siempre invitaba a los participantes a una caipiriña al final, pero no tardó en darse cuenta de que este detalle aumentaba demasiado el presupuesto de organización y lo acabó eliminando. Esta decisión le ha permitido reducir el precio de la experiencia y aumentar el número de reservas que obtiene. Además, se ha traducido en que ahora se apuntan más familias.

 

 

 

Véndete bien

Una vez que sepas cuánto te cuesta organizar una experiencia, te será más cómodo probar con distintos precios. Está claro que quieres obtener beneficios, pero no a costa de fijar un precio desorbitado que ahuyente a los posibles participantes. Piensa en qué impresión se llevarán los viajeros después de leer la descripción. Algunos anfitriones optan por decir algo que sorprenda y entusiasme a los usuarios, y aunque esto puede ayudar a mejorar la satisfacción general de los participantes, debes asegurarte también de transmitirles siempre lo mucho que se van a perder si no reservan tu experiencia.

Pero ¿cómo aumentar el valor que perciben los usuarios? A muchos organizadores de experiencias les funciona muy bien la opción de incluir una descripción muy elaborada y exhaustiva en el anuncio, centrando especialmente la atención en las secciones «Qué incluiré», «Qué haremos» y «Dónde estaremos».

Las evaluaciones positivas también pueden cambiar la forma en que los participantes califican la experiencia. James opina que los detalles únicos que les ofrece se han traducido en evaluaciones positivas muy valiosas que ha podido conseguir muy rápidamente. ¡Algunos viajeros incluso están dispuestos a pagar más!

¡Una experiencia muy divertida! James sabe un montón sobre el grupo (y sobre la cerveza de San Francisco). ¡Que no te eche para atrás el precio! Aunque hubiera tenido que pagar cinco veces más, seguiría habiendo merecido la pena, teniendo en cuenta lo bien que me lo pasé esa noche. – Hannah

Survey your guests Sondea a los participantes

Si haces una ronda de prueba de tu experiencia con tus amigos y familiares, pídeles que te den su opinión sobre el precio inicial que hayas elegido. Recuerda que nunca debes preguntar a los participantes cuánto pagarían, porque siempre suelen dar una cifra mucho más baja de la que seguramente tengas en mente. También puedes plantearles si estarían dispuestos a pagar 10 o 20 dólares más del precio establecido. Si la respuesta es un sí rotundo, es que vas por buen camino; el objetivo siempre es superar las expectativas de los participantes, lo que también puede traducirse en más evaluaciones de cinco estrellas.

Adopta una visión global

Puede que tu primer impulso sea comparar tu precio con el de otras experiencias similares, pero, cuando los viajeros buscan experiencias, quizá tengan en cuenta factores que van un poco más allá. A algunos les interesarán actividades que solo puedan encontrarse en tu ciudad o tu barrio; otros querrán pasar una noche de viernes inolvidable; y otros, sencillamente, buscarán relajarse una tarde de un día entre semana. Puede resultarte útil pensar cómo podría encajar tu experiencia en los planes de un viajero y comparar tu precio con el de otras actividades por las que se podría decantar. Cuando los usuarios ven una experiencia que consiste, por ejemplo, en ir de bares que tengan máquinas de pinball, puede que lo comparen con experiencias que consistan en salir de noche o asistir a un concierto más que con otras actividades relacionadas con máquinas de pinball.

Also note that if you compare the price of your ad with another experience, you have no way of knowing if the host has been adjusting your rate or if what you are seeing is a price that is not yet final.

The price of the experience is totally up to you. We hope that these tips encourage you to try different prices until you find the ideal option both for the pocket of the participants and to help you boost your activity as a host. Do you want to start experimenting with your prices? Enter your ad and get to work . Good luck!