English  Español  中文 —  Deutsch  Français  Italiano — 日本語  한국어  русский  Português Nederlands

«Me dolía el alma», así define Remix, un artista urbano de Ciudad de México, cómo se sentía cuando trabajaba como proveedor para los restaurantes de la ciudad.

Cuesta imaginarse al anfitrión de la experiencia «Pinta un mural con un artista urbano en Ciudad de México» sin una sonrisa en la cara. En su ruta por el arte callejero de la ciudad, los viajeros pueden convertirse en artistas por un día y pasar un buen rato con Remix, que contagia su optimismo y siempre está haciendo bromas. Pero no siempre ha sido tan alegre. Cuando echa la vista atrás y piensa en aquellos días en los que se ganaba la vida como proveedor para restaurantes en Ciudad de México nos comenta que no le llenaba nada.

«Llegué a tener mi propio negocio, pero no tenía tiempo de hacer arte. Fui testigo de cómo muchos de mis amigos artistas alcanzaban la fama internacional y empecé a pensar “¡Yo también me lo merezco!” Así que decidí dejarlo todo y hacer caso a esa vocecilla en mi interior a la que ya no podía mandar callar.»

Ahora Remix organiza varias experiencias en Airbnb, vende sus obras y viaja por el mundo pintando murales. Esta «estrella del arte urbano» ha hecho realidad sus sueños más profundos. Esta semana nos hemos sentado con Remix para que nos cuente su secreto para crear experiencias de 5 estrellas transformadoras.

Cómo crear una experiencia auténtica

«Soy artista urbano desde que tenía 14 años, más de la mitad de mi vida. Para mí, más que una afición es un estilo de vida. Cuando era tan solo un chiquillo, nunca me hubiera imaginado que el arte callejero fuera algo que pudiera interesar a los turistas.

Ahora hay un montón de rutas por ciudades para ver este tipo de arte, pero es complicado meterse de verdad en el mundo de los artistas urbanos. ¡Escalamos paredes! ¡Nos persiguen! Todo el mundo se hace una idea de lo que significa formar parte de esta comunidad, pero las aventuras que vivimos en realidad son desconocidas para la mayoría de la gente.

Así que se me ocurrió la idea de no hacer una ruta al uso para ver piezas de arte urbano, sino de enseñar de verdad lo que significa ser un artista callejero. Me llevo a los viajeros a comprar su propio espray y les enseño a usarlo. Les presento a otros artistas. Les enseño a pintar como uno de nosotros. Creo que permitir que la gente pinte es mucho más original que enseñarles las obras. Suelo buscar rutas como la mía en todo el mundo, no solo en Ciudad de México, y nunca he visto nada parecido.»

Cómo valorar el tiempo que empleas y establecer un precio

«La experiencia dura tres horas, así que suelo pensar en qué voy a emplear el tiempo: puede ser cualquier actividad, desde terminar una obra a mejorar mi porfolio o enseñar algo. Cuando lo tengo claro, procuro establecer un precio justo por el tiempo que voy a dedicar.

Pero no se trata solo de dinero; estas experiencias me hacen feliz. Los que vienen a mis experiencias y yo nos reímos un montón, y eso es algo que no tiene precio. La gente que suele hacer el tipo de rutas que yo ofrezco son abiertos de mente y realmente les interesa el arte urbano. Cuando les digo que vamos a pintar, dan saltos de alegría. Creo que cuando sea viejo y recuerde estos días voy a pensar en lo afortunado que he sido, porque realmente me siento afortunado por poder vivir estos momentos. Aprecio un montón a los viajeros que vienen a mis experiencias porque puedo dedicarme a esto gracias a ellos.»

Cómo gestionar el caos imprevisto

«Yo soy de los que van a muerte con las ideas si de verdad creo que en ellas. Nada puede pararme. Me encanta probar cosas nuevas.

Por supuesto, esto a veces trae asociado algo de caos, y siento por un momento que esta vez no voy a poder surcar las olas. Y pienso “¡Ay! ¡El barco se hunde!” Pero luego me calmo y recuerdo todas las veces que lo he hecho antes y ha ido bien. Todo pasa, las dudas y el caos también, así que no te preocupes porque lo conseguirás. Recuerda todas las veces que has andado este mismo camino antes, recuerda los malos momentos y cómo los superaste, y sabrás que eres perfectamente capaz de hacerlo.

Creo que si das demasiada importancia a las situaciones complicadas que surgen de improviso, la gente también les da importancia. Pero si actúas como si todo fuese bien y adoptas una actitud positiva y amable, los viajeros también harán lo mismo. Como anfitrión, tu labor principal es dirigir la experiencia, sé un buen líder y la gente te seguirá encantada.

Cómo ser un anfitrión de 5 estrellas

«Mi mente está repleta de nuevas ideas. Por ejemplo, hace unos meses se me ocurrió enseñar a la gente a leer la tipografía de los grafitis. Les encanta esta nueva forma de mirar una obra de arte urbano y además poder entender lo que pone. Es algo que se llevan a casa con ellos.

También pienso mucho en cómo aceptar y comprender la personalidad del grupo. He tenido grupos en los que hay alguien introvertido, y lo respeto. Normalmente yo soy muy extrovertido, pero hay que respetar la energía de cada cual.

A todos nos gusta sentir que cuidan de nosotros. Yo suelo recordar a los asistentes lo bien que lo están haciendo continuamente. Y les dejo dar rienda suelta a su creatividad para que creen lo que les salga de dentro. Sin límites. Les hago sentirse importantes, doy importancia a todo lo que dicen o hacen durante la experiencia. Y se lo reconozco chocándoles el puño.»

Cómo me inspiran los viajeros

«Me encanta ver a la gente pintar. Me encanta porque todas estas personas tienen ideas diferentes. Muchos tienen creencias totalmente opuestas, pero mientras pintan son uno. Se divierten. Y no se dan cuenta, pero yo los observo y veo cómo están aprendiendo a pintar líneas finas por su cuenta.»

Remix ha forjado muy buenas relaciones con los que asisten a sus experiencias y no tiene en mente parar. Incluso ha visitado a algunos de los que han asistido a su experiencia, como unos «estudiantes de arte urbano» de Austin (Texas) que le han hecho una ruta por los grafitis locales para demostrarle lo contentos que están de poder leer las obras gracias a lo que habían aprendido con él. ¡Si visitas Ciudad de México, atrévete a aprender a pintar un mural con un artista urbano y déjate llevar por la creatividad!