Tanto huéspedes como anfitriones necesitan sentirse cómodos a la hora de confirmar una reserva a través de Airbnb. Gran parte de la confianza que se genera entre ambos proviene de los mensajes que intercambian: desde que el huésped envía una solicitud hasta el momento de confirmarla u organizar la llegada al alojamiento. Estas conversaciones no son puramente logísticas: suponen la oportunidad perfecta para que anfitriones y huéspedes muestren su personalidad y entablen buenas relaciones. Además, ya que planear un viaje a veces puede resultar complicado y el tiempo es un factor clave, es importante que las respuestas sean rápidas y en firme.

Por eso, calculamos dos factores muy importantes: la ratio de respuesta y el tiempo de respuesta. Ambas cifras aparecen reflejadas en los anuncios. Queremos que los huéspedes tengan claro qué pueden esperar de cada anfitrión al ponerse en contacto con él. Por eso, también pedimos a los anfitriones que sean formales e intenten mantener una comunicación fluida, ya que, de esa forma, se asegurarán muchas más reservas.

Nos gustaría aclarar en qué consiste cada uno de estos datos estadísticos para que nuestros anfitriones sepan cómo ofrecer el mejor servicio posible.

Ratio de respuesta: mide el porcentaje de consultas y solicitudes de reserva a las que el anfitrión ha respondido en menos de 24 horas durante los últimos 30 días.

Tiempo de respuesta: es la cantidad media de tiempo que ha tardado el anfitrión en responder a los hilos de mensajes nuevos durante los últimos 30 días.

Si quieres obtener información detallada sobre cómo calculamos los datos estadísticos sobre las respuestas, consulta nuestro Centro de ayuda.

A la hora de calcular ambas cantidades, contamos como respuesta:

  • Aceptar o rechazar una solicitud de reserva.
  • Responder con un mensaje a la solicitud de reserva de un huésped.
  • Preaprobar o rechazar una estancia descrita en una consulta.
  • Responder a la consulta de un huésped.

Es muy importante que todo el mundo comprenda bien ambos conceptos, ya que vamos a intentar ayudar a los anfitriones a mantener alta su ratio de respuesta cuando tengan problemas a la hora de atender a todos los mensajes que reciban. Si un anfitrión no logra responder a cinco consultas o solicitudes de reserva consecutivas en el plazo habitual de 24 horas para cada una, desactivaremos su cuenta como medida temporal. De esta forma, no recibirá más consultas a las que no pueda atender y su ratio de respuesta dejará de descender. Podrá volver a activar su anuncio al instante cuando esté disponible y pueda responder a sus huéspedes con normalidad de nuevo.

Contestar con rapidez a los huéspedes es la mejor forma de conseguir más reservas. De hecho, los anfitriones que responden a las consultas recibidas en menos de 12 horas obtienen el doble de reservas al mes que el resto. Para mantener un intercambio cordial y unas estadísticas de respuesta altas, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Si recibes una consulta o una solicitud de reserva, es importante que respondas lo antes posible.
  • Es preferible rechazar una solicitud de reserva que dejar que caduque: de esta forma, conservarás tu ratio de respuesta intacta y los huéspedes podrán buscar otro alojamiento.
  • Deja que las conversaciones sigan su curso natural tras iniciarlas: no hace falta que tengas siempre la última palabra para mantener tu ratio de respuesta.
  • Mantén tu calendario actualizado para evitar recibir solicitudes de reserva y consultas sobre fechas en las que tu alojamiento no vaya a estar disponible.
  • Descarga nuestra aplicación para dispositivos móviles: así no te perderás ni un mensaje de tus posibles huéspedes.