El ecléctico panorama de la moda de Notting Hill, su selección de sofisticados locales alternativos y una arquitectura de foto han logrado que este barrio sea desde hace tiempo uno de los más sugerentes y animados de Londres tanto estética como culturalmente.Notting Hill

La composición cultural de la zona empezó a cambiar rápidamente a mediados del siglo veinte. Las residencias que habían sufrido daños durante la Segunda Guerra Mundial se dividieron en varias viviendas más pequeñas, lo que hizo que el precio de los alquileres disminuyera y se produjera un florecimiento de la inmigración caribeña.

Los nuevos residentes fueron recibidos con cierta hostilidad por parte de los vecinos de la zona. Las tensiones fueron en aumento con el paso de los años y culminaron en una serie de disturbios en el barrio. En respuesta a la violencia entre ambos grupos, la comunidad caribeña decidió organizar una feria infantil para celebrar sus raíces y su cultura en el ayuntamiento de St. Pancras, en Euston. En ella participaron las bandas de percusión caribeñas que solían tocar en Earl’s Court. Así nació el que 60 años más tarde se convertiría en el festival urbano más grande de Europa: el Carnaval de Notting Hill.

El carnaval puede considerarse un elemento clave en la relación de Notting Hill con las artes. Durante los sesenta, surgieron un gran número de salas de conciertos alternativas en el barrio (por lo general, ilegales). Además de esto, el hecho de que algunos personajes famosos, como Brian Jones, de los Rolling Stones, o el legendario Eric Clapton, decidieran establecer su residencia en la zona hizo que Notting Hill se pusiera de moda y se convirtiera rápidamente en un barrio muy popular.

Hoy en día, el barrio sigue atrayendo a artistas y famosos. Los sábados, cientos de turistas se congregan en la zona atraídos por el bullicio de los fines de semana, ilusionados con la esperanza de encontrarse a alguna celebridad o dispuestos a disfrutar de un paseo tranquilo por sus calles adoquinadas menos concurridas.
007097-R1-015_FullSi preguntas a cualquier estudiante de diseño de moda, amante del arte o fotógrafo en ciernes, te dirá que el código postal W11 es sinónimo de inspiración y multiculturalidad. El mejor momento para apreciar la diversidad cultural del barrio es el último fin de semana de agosto, cuando el Carnaval de Notting Hill llega a la ciudad al ritmo del calipso, acompañado de puestos de comida deliciosa y un millón de visitantes.

Aunque es difícil no dejarse llevar y perderse entre las carrozas y el baile del carnaval, Carla Williams, una anfitriona de Airbnb que vive en el barrio desde hace 15 años, nos propone, como buena conocedora de la zona, algunos lugares a los que ir durante nuestra estancia en uno de los rincones más populares de Londres.

Carla: Cuando hablo de Notting Hill, la gente suele pensar automáticamente, sea de donde sea, en lo mismo: en la película y el carnaval. Yo creo que tiene mucho más que ofrecer. Es un lugar acogedor e incluso extravagante, el resultado de una interesante mezcla entre la riqueza del barrio y la excentricidad de sus habitantes. Es lo que hace que sea tan estimulante explorarlo o, simplemente, disfrutarlo sentándose a mirar a la gente pasar. El mejor lugar para observar a los transeúntes es el mercado de Portobello Road.

Notting Hill

Carla: Aunque viva aquí siempre, el mercado es el lugar al que más me gusta ir. Me encanta pasear por allí los viernes. Normalmente es cuando suele ir la gente del barrio, ya que está un poco más tranquilo que los sábados y los domingos, cuando vienen muchos turistas. Si vas a visitarlo, procura verlo entero; no te detengas al llegar al puente Westway, ¡es justamente donde empieza la parte más auténtica!

Notting Hill

Si pasas por debajo del puente y continúas todo recto, te encontrarás prácticamente con lo mejor del barrio. Verás varios puestos de comida riquísima en la calle, un par de cafeterías muy agradables (hay una libanesa muy especial) y bastantes tenderetes de artesanía si sigues andando en dirección a Golborne Road. Hay un puesto en el que te preparan en el momento uno de los pescados más frescos que he probado, ¡y está buenísimo! Si el pescado no es lo tuyo, puedes comer en Pizza East, un restaurante excelente con bastante sitio para sentarse fuera. Si estás por ahí por la tarde, es el lugar perfecto adonde ir.

Cuando llega el fin de semana del carnaval, la zona se llena de gente muy pronto. Si llegas antes, podrás elegir desde dónde quieres verlo. No intentes acceder en coche; los organizadores cortan el acceso a las calles y no se puede aparcar, así que lo mejor que puedes hacer es callejear por la zona y descubrir qué te encuentras.

Hay algunos sitios que no te puedes perder cuando visites el barrio.

Por ejemplo, en Ledbury Road está el BBB (Beach Blanket Babylon). La decoración es espectacular. Es un buen sitio para ir a tomar una copa de vino y escuchar música antes de cenar. Portobello Pizzeria también está muy bien. Se encuentra a la salida de la estación de metro de Notting Hill Gate, en Kensington Park Road. Tiene la mejor cocina de la zona. Es curioso, a pesar de su nombre, sirven sobre todo marisco y pasta.

Notting Hill

Si solo quieres tomarte un café (y puede que hasta sentarte a leer un rato un libro que hayas comprado en alguna librería del barrio), te recomiendo que vayas a Bill Granger. Suele haber cola para entrar, pero merece la pena. 202 (en Westbourne Grove) también es un buen sitio para ir a tomarse un café o a almorzar. Me ha entrado hambre de tanto hablar de comida. ¿Por qué el mercado todavía no está abierto?


Consulta el programa del Carnaval de Notting Hill e información sobre cómo llegar: http://www.thelondonnottinghillcarnival.com/.