Es uno de esos lugares que despiertan los sentidos con solo nombrarlo. Córcega, un lugar de cuento lleno de historia y de fantasmas, una isla rocosa unas veces agrietada y desértica y otras paradisíaca que invita a la exploración y la contemplación. Julie Sarperi, bloguera de viajes y autora de “Carnets de traverse”, se ha alojado en casa de Martine y Philippe, anfitriones de Airbnb, cerca del valle del Restonica. Siguiendo sus sabios consejos, se ha lanzado a descubrir el lado salvaje de la conocida como Isla de la Belleza.


No había vuelto a pisar Córcega desde la universidad.
Llegamos a Ajaccio. Recogemos las llaves del coche. Dirección al centro, a la montaña, al corazón.
Que le den a la playa.
Martine nos espera en el antiguo albergue que ella misma ha restaurado con la ayuda de Philippe, su marido, a los pies de una montaña rosa en alguna parte a una decena de kilómetros de Corte.

 

gif-martine

El Auberge de la Scala, que antiguamente fue el hogar de una familia con 13 hijos (uf) y más tarde una casa de postas, se ha transformado en una casa de huéspedes y ahora recibe el nombre de Casa Magdala.
El gran caserón de color rojizo se adapta a las formas de la D84, aunque también podría ser a la inversa. Esta carretera llega hasta Piana, con sus impresionantes calas. Cuando un motorista se para y pregunta por la dirección a Porto, ella responde entre risas: “¡Todo recto!”. Pero, a decir verdad, “recto” no es lo primero que a uno se le viene a la cabeza al ver la carretera.
Martine nos recibe calurosamente y nos instala en “la suite bajo las estrellas”. Sentimos como si desconectáramos de inmediato pero, al mismo tiempo, como si estuviéramos en nuestra propia casa: nuestra acogedora anfitriona ha mantenido con todo cuidado los preciosos muebles y objetos que ya existían en la antigua casa familiar.
Hay un retrato del abuelo, que murió en la Primera Guerra Mundial, vestido con un traje militar. También hay un viejo aparador, algunas cajas de metal que dan ganas de abrir, velas y una chimenea. El parqué y las vigas parecen llevar siglos aquí. El espejo del baño es precioso, y es como si quisiera que lo mirases a él en vez de a tu propio reflejo. ¡Lo que faltaba! Se respira una atmósfera de vacaciones de verano en una bonita casa de campo.
Martine conoce al detalle la historia de Córcega, es una mujer apasionante. Sé que podremos seguir sus sabios consejos al pie de la letra para descubrir la región.

Martine2b-es

Martine3-es

Martine-es

“¿Queréis ir a daros un baño por la tarde?”

El río, en su descenso por el valle frente a la casa, ha formado un lecho precioso con pequeños bancos de arena casi tan cómodos como nuestra habitación. Durante el verano, niños y jóvenes saltan desde las rocas a la “fosa de las zambullidas”.
Al bajar por el sendero desde el aparcamiento, cruzamos el puente y giramos a la derecha por el camino que atraviesa la maquia, hasta llegar a unas ruinas. Más abajo, una bonita cuenca de agua rodeada de piedras blancas invita a lanzarse al agua de un salto.
Tara, la perra de Martine y Philippe, nos ha seguido emocionada todo el camino. Estamos a finales de mayo y aún nos parece un poco pronto para meterse en el agua, pero con solo el aroma de la maquia ya nos sentimos en pleno verano. ¡Ah, el olor de las higueras!
Y qué decir de esta luz… La luz del sur…Corsica river“Las gargantas de Asco”

Cuanto más nos metemos en el valle, más se estrechan las gargantas y más absortos en el paisaje nos quedamos al conducir. Pero hay que tener cuidado, las carreteras corsas no son moco de pavo. Sobre todo por la montaña.
Pero qué bonito es. Tenemos el tiempo justo antes de emprender el segundo maratón del día. El almuerzo en Chez Jacqueline.

5-Asco

Corsica graph“Hay que ir a comer a Chez Jacqueline”

Jacqueline Costa sirve el mismo menú en su restaurante desde hace… 51 años. Martine nos asegura que es pantagruélico y “muy corso”.
Pues efectivamente. En el gran comedor blanco (hace demasiado viento para estar en la terraza bajo la parra) ya se han sentado algunos lugareños y viajeros. Nada más sentarnos nos dicen: “¡No se os ocurra comer pan!”. Pues sí, en Chez Jacqueline ese es un error que no hay que cometer. Estómago prevenido vale por dos.
Menudo desfile de buñuelos, lasaña, canelones, queso… Jacqueline comenzó con 18 años, y se trata de un negocio familiar: su nieta nos atiende en el comedor y estoy convencida de que en la cocina trabajan exclusivamente las tías y primas.

1 – Charcutería corsa: salchicha, lonzu y coppa.
Apuntes sobre la charcutería corsa.
“En Córcega no se llama ‘salchichón’, sino ‘salchicha’. ¡El salchichón es lo de Argal!”
El jamón corso es bastante difícil de encontrar. El lonzu es mucho más común.
El consejo de Martine para probar lo más auténtico es que un abuelito te invite a comer. “Si os deja probar el figatellu, ¡habréis tocado el cielo!”. Así que id preparando la técnica “Un día me invita a comer” para cuando vayáis a Córcega.
2 – Buñuelos de brocciu y anchoas a la bastiesa (o sea, con mucho ajo)
Apuntes sobre el brocciu.
Podría decirse que es el queso nacional. Es queso fresco de oveja. Solo se produce entre mediados de noviembre y junio. En verano las ovejas paren, por lo que la leche se utiliza para amamantar a los corderos.
“Quien no lo haya probado no conoce la isla”, afirma Émile Bergerat
3 – Lasaña y canelones
4 – Salteado de ternera
5 – Queso “que anda” (o sea, con gusanos) o brocciu: en esta fase se puede elegir entre el verdadero queso para adultos y el queso fresco. Al brocciu se le puede añadir un poco de azúcar y aquavita, un aguardiente corso. ¡Buenísimo!
Apuntes sobre el queso corso
Si queréis comprar queso corso, aseguraos de que la etiqueta está hecha a mano y comprobad su porcentaje de materia grasa: si pone “indeterminado”, es más probable que sea artesanal.
6 – Flan casero con caramelo

chez-jacqueline-es

„Le Relais – Chez Jacqueline“
Ponte Castirla

Menú único por 25 €, en temporada baja solo al mediodía

“La belleza del camino”

Se le conoce como “el desfiladero de la Scala”. La Scala di Santa Regina fue durante mucho tiempo la única vía entre la montaña y la llanura. Un camino de herradura, de trashumancia. Un camino de montaña entero de piedra hecho por la mano del hombre. Impresionantes zigzags de piedra seca dibujados en las rocas de granito y escaleras antiquísimas que parecen haber surgido de la misma roca.
“No importa el destino, sino el camino”.
En la comarcal D84
Aparcamos junto a un pequeño manantial (la Scala aparece indicada).

Restonica

Corsica postcard

“Ni hablar de Ladurée, los auténticos macarons están en la tienda de Anne”

Los macarons corsos de Anne Marchetti gozan de la fama y del buen gusto de la maquia. Los sabores de cidro, castañas al whisky, aceite de oliva, miel de madroño e higos negros se codean con los clásicos de pistacho, pétalo de rosa y menta fresca.
Si estáis de humor para un buen vino, no podéis perderos Le Clos Venturi. Una verdadera historia de amor. Anne dejó Porto Vecchio para irse con su amado, un vinicultor. Produce un vino raro, de altura. Marido y mujer, vino y macarons, forman un buen equipo en esta enorme casa de piedra junto al río.

“Anne Marchetti, galletería excepcional”
Route de Corte Taverna
Piedigriggio

“Todo el mundo hace la ruta del Restonica”

Es el valle por antonomasia, el más famoso de la región, y no seré yo quien se oponga a los imprescindibles. A veces hay que saber dejarse arrastrar por los clásicos, por la apuesta segura.
Y al mismo tiempo, evitar las multitudes.
Aquel día de finales de mayo, un poco lluvioso, estábamos solos y fue una experiencia simplemente fantástica. Durante el camino hay cuencas de agua cristalina donde bañarse, y excursionistas por todas partes. La ruta más típica es la de los lagos Mélo y Capitello.
Pero solo el trayecto en coche hasta el aparcamiento, arriba del todo, ya vale la pena. Me recordó mucho a Yosemite. Bueno, vale, nunca he estado allí, pero aún así os juro que he visto miles de fotos en Instagram y se parece muchísimo.

10-Restonica1

Corsica RestonicaOtros dos consejos de Martine:

* El valle de Niolu y el lago Ninu (1743 m), con caballos salvajes, corderitos… Un bonito paseo de unas 5 horas entre ida y vuelta (más 1 hora para dar la vuelta alrededor del lago).
* La Castagniccia, una zona de castaños, grandes iglesias y conventos muy coloridos. Aquí también se encuentra el manantial de Orezza, el agua con gas de Córcega (se puede visitar la fábrica).
Mis agradecimientos a Philippe, Martine, Jacqueline, Anne, Audrey, Padoune, Tony, Tara, Scotty, Flora, Grisouille, Lilou, Bonux, Eliot, Sissi, Basile, Câline, Margot, Charlie, Noémie y Jules por su recibimiento, su carácter y su simpatía.
No todos son humanos, pero no pasa nada, porque os aseguro que todos son 100 % corsos.

ptitdej2-es


Julie Sarperi es la fundadora de “Carnets de traverse”, un blog de viajes creado en 2007. Siempre en la carretera, Julie captura el mundo con su Leica. En su blog comparte sus mejores experiencias y los lugares que la inspiran. Siempre os la encontraréis buscando aquí y allá pequeños tesoros que guardar como recuerdos: billetes, fotos antiguas, etc. Descubre sus historias en carnets-de-traverse.com