English  Español  中文 —  Deutsch  Français  Italiano — 日本語  한국어  русский Português Nederlands

Organizar una experiencia solidaria es una forma de llegar a un público más amplio y convertir las típicas actividades asociadas al voluntariado y las ONG en experiencias de aprendizaje que te permiten adentrarte de lleno en las comunidades locales.

Los que reservan experiencias solidarias en Airbnb quieren hacer una actividad única que tenga una influencia positiva y duradera en sus propias vidas mientras aportan su granito de arena a una causa en la que creen.

Los anfitriones han creado experiencias solidarias educativas, recreativas y de voluntariado originales que alientan e inspiran a los participantes sin perder de vista la misión de su causa.

Sea cual sea el contenido de tu experiencia, todas las experiencias solidarias representan una oportunidad para compartir el cometido de tu organización y para informar a los asistentes y animarlos a convertirse en defensores de tu causa.

Sigue estos consejos para organizar una experiencia solidaria de éxito:

Presenta con detalle tu causa. Explíca bien la causa por la que lucha tu organización y por qué es importante.

Cuenta una historia. Comenta el contexto en el que nació tu organización y, si lo crees conveniente, cómo entraste a formar parte de ella.

Muestra los progresos. Explica a los participantes los beneficios que ha aportado tu organización a la comunidad.

Fomenta la implicación. Ofrece a los viajeros formas de mantenerse implicados. Por ejemplo, ayúdalos a registrarse para que reciban tu boletín de noticias, se apunten a tu página de Facebook, hagan donativos o planifiquen alguna acción futura de voluntariado.

«…Nos encantó descubrir el proyecto solidario de Harlem Grown, y ayudar a los voluntarios a regar las plantas, filtrar el abono y cambiar la tierra a las macetas. Trabajamos un montón, pero fue una actividad renovadora tanto para la mente como para el cuerpo. Además, fue muy interesante poder hablar con los voluntarios y descubrir por qué están allí. ¡Larga vida a Harlem Grown!»  

— Sebastian, participante de la experiencia Urban Grown en Nueva York.