«Las palabras son como el vidrio; oscurecen todo aquello que no ayudan a ver mejor» – Joseph Joubert

Hace poco, compartimos algunos consejos con los anfitriones que asistieron a la última edición de Airbnb Open sobre cómo redactar descripciones de calidad para sus anuncios. Ahí va una pista: no hace falta ser un gran escritor para conseguir que la tuya destaque entre las demás y refleje a la perfección cómo es tu alojamiento.

¡Por cierto! Cuando hablamos de la descripción del anuncio, nos referimos a todos los campos personalizables que permiten informar a los huéspedes sobre las características del alojamiento. Cada apartado nos ofrece la oportunidad de destacar detalles concretos de nuestro espacio.

Con tus propias palabras
Nadie espera un texto digno de un Nobel: lo importante es que sea agradable e invite a los huéspedes a quedarse en tu alojamiento. Prueba a describirlo como si estuvieras hablando con alguien cercano, pero no olvides que la concisión es la clave.

De hecho, llamar a un amigo y explicarle las ventajas de alojarse contigo en voz alta puede ser un gran ejercicio. ¿Qué es lo primero que te viene a la mente? ¿Qué aspectos te emociona más compartir? ¿Cuáles crees que están despertando más interés en la otra persona? Las respuestas a estas preguntas pueden resultar de gran ayuda a la hora de redactar la descripción.

Es normal que quieras demostrar al mundo que tu alojamiento es increíble, pero procura no exagerar demasiado o generar unas expectativas que luego no puedas cumplir. Céntrate en esas peculiaridades y detalles capaces de sorprender a los huéspedes. Eso les ayudará a saber qué se van a encontrar y, seguramente, recibirás mejores valoraciones en la categoría de precisión.

Cuando interactúas con los huéspedes, tu personalidad y tu estilo son tan importantes como el propio alojamiento. Es imposible conseguir un buen anuncio si no hay un gran anfitrión detrás. Por eso, debemos ser nosotros mismos y demostrar a los viajeros lo que nos hace únicos.

La brevedad es la clave
Ponte en la situación del otro. ¿Qué piensas cuando estás dejando tus tareas listas desde el ordenador o el teléfono? Normalmente, intentamos hacer un montón de cosas en el menor tiempo posible. A veces tenemos varias pestañas abiertas o nos distraemos con facilidad. Por eso, cuando escribimos contenidos en internet, tenemos que asumir que nuestro público nos leerá rápidamente, de forma transversal, sin detenerse demasiado.

Incluye los datos más importantes al principio de la descripción para que el lector pueda fijarse en ellos sin tener que desplazarse por un texto interminable.

La descripción principal del alojamiento es el lugar perfecto para llamar la atención de los viajeros y capturar la esencia de tu alojamiento. Utiliza palabras que resuman el tipo de experiencia que ofrece tu espacio: ¡ya entrarás en detalles en los siguientes apartados!

Los pies de foto, a menudo olvidados, también nos permiten incluir descripciones breves que sirven como puente entre las imágenes y las experiencias de las que podrán disfrutar los huéspedes. Las fotografías son uno de los factores más importantes para ellos a la hora de decidirse por un alojamiento. Si no sabes qué escribir en el pie de foto, piensa en esas pequeñas cosas que la cámara no es capaz de capturar.

Un ejemplo sencillo: si una de las imágenes muestra el dormitorio principal, aclara a tus huéspedes si la cama es cómoda, si las sábanas son nuevas o si hay una lámpara de lectura cerca.

Puede que tu terraza, por su parte, sea el lugar perfecto para que admiren las vistas mientras disfrutan de una copa de vino.

En definitiva: háblales de esos detalles que demuestran el espíritu de tu alojamiento.

IMG_0673 (1)

Cada anuncio cuenta una historia
Una historia no tiene por qué ser un relato complejo. Puede consistir simplemente en narrar una serie de acontecimientos. Sobre huéspedes no hay nada escrito: algunos viajan por negocios, otros por placer y otros en busca de un poco de paz. Tu descripción puede ayudarles a imaginar cómo sería pasar unos días en tu alojamiento.

Personalidad y atmósfera
Piensa en los huéspedes como en los protagonistas de la historia de tu anuncio. ¿Es el lugar ideal para una escapada en pareja, unas vacaciones en familia o un gran grupo? Perfecto, pero recuerda que puedes reforzar esa idea sin hacer que el resto de viajeros se sientan excluidos. Los apartados «Otros aspectos destacables» y «El alojamiento» te permiten aclarar este tipo de información.

Ayuda a los viajeros a ponerse en situación e imaginar cómo sería pasar una noche en tu alojamiento; céntrate en todo aquello que pueda llevarles a vivir momentos únicos. ¿Tienes un balcón con unas vistas impresionantes o una habitación especialmente acogedora? ¿Hay algún rincón con encanto por la zona que haga que merezca la pena visitar tu barrio?

Para saber qué clase de detalles suelen apreciar los huéspedes, no hay nada como leer las evaluaciones que dejan, tanto a ti como a otros anfitriones. Identificarlos te dará la oportunidad de impresionarles, sin importar qué tipo de alojamiento tengas.